Política

Por primera vez se superaron las 900 camas de CTI operativas y el 48% está ocupado con pacientes con covid-19

La Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) optó por separar los conceptos en su reporte diario de ocupación de camas. A las camas de CTI que tienen los recursos humanos para atenderlas las llamaron “camas operativas” y son las que se cuentan para calcular el porcentaje de ocupación. Pero, también aclararon cuál es la “dotación total de camas”, que incluyen aquellas que tienen algún faltante, tanto de infraestructura como de recursos humanos. 

Este lunes las camas operativas eran 887 y la dotación 941, por lo tanto, había 54 camas con faltante de recursos para usarlas. El panorama este martes cambió. Según dijo a El Observador el presidente de SUMI, Julio Pontet, por primera vez se superó las 900 camas operativas. “Hay algunos servicios que están aumentando sus camas activas, nos están reportando eso”, señaló el intensivista. Según el reporte, hay 901 operativas de una dotación total de 945.

El total de camas ocupadas es del 75% (676), tres puntos porcentuales más que este lunes. Según los indicadores de la SUMI, la saturación se alcanza cuando se llega al 85% de ocupación, algo que, según aseguran desde el gobierno no ocurrirá. A su vez, la ocupación por pacientes covid-19 pasó del 45,5% al 48%, con 432. Este martes hubo 53 ingresos, 11 altas, y 14 muertos en los CTI.

“Está mal cuando la gente se refiere como que nosotros, a nivel del gobierno, solo queremos aumentar las camas de terapia intensiva. Eso no es así, pero lo que sí es moral es tenerlas que aumentar para que todos los uruguayos puedan tener un lugar de atención si lo llegan a necesitar”, dijo este martes el presidente de la Administración de los Servicios de Salud (ASSE), Leonardo Cipriani, tras reunirse con el presidente, Luis Lacalle Pou, y el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas.

Desde la SUMI habían advertido que el aumento de camas precisa venir acompañado de los recursos humanos para atenderlas y evitar el colapso. Así también lo manifestó el coordinador del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, quien dijo en entrevista con Telemundo que el incremento de camas no es una “solución infinita”

Cipriani dijo que si no se hubiesen aumentado las camas el sistema ya hubiese colapsado, y calificó la situación actual como “de mucho estrés” del sistema. Desde ASSE se viene aumentando la capacidad con unidades respiratorias agudas que, si bien no son camas de CTI, pueden prevenir el ingreso a cuidados críticos, según explicó el presidente del prestador público.

Sin embargo, para la SUMI esas camas “no están en su órbita” y no se atienden con médicos intensivistas. En total, ASSE está instalando entre 71 y 76 unidades respiratorias agudas que utilizan un sistema de ventilación llamado OAF (Oxigenoterapia de Alto Flujo) y donde no se intuba al paciente, a diferencia de los CTI donde se utilizan respiradores mecánicos. 

Cipriani precisó que cuando se anuncia la apertura de una nueva cama, los recursos humanos vienen incluidos. A su vez, este viernes el Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología (INOT) empezará a recibir pacientes con coronavirus como segundo centro de referencia y tendrá, en principio, 16 camas operativas de CTI. 

 

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba