20 junio, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Polémica por ley de medios

URUGUAY – Manini Ríos critica la postura del Partido Colorado frente a la ley de medios. El senador y líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, ha expresado fuertes críticas hacia el Partido Colorado debido a su postura frente a la ley de medios. Manini Ríos calificó como “muy triste” la decisión del Partido Colorado de condicionar su voto afirmativo al veto del artículo 72 por parte del presidente Luis Lacalle Pou.

La controversia se centra en el artículo 72, una propuesta de Cabildo Abierto que busca garantizar un acceso a la información política imparcial, plural y equilibrada. Este artículo ha generado un intenso debate en el ámbito político uruguayo, especialmente en el seno de la coalición de gobierno. El Partido Colorado ha declarado que no apoyará la ley de medios sin la garantía de que el presidente vetará dicho artículo. Como resultado, la votación en la Cámara de Diputados se ha pospuesto hasta julio, después de las elecciones internas.

Manini Ríos expresó su desacuerdo con la estrategia del Partido Colorado, argumentando que “no corresponde” que un partido político condicione su apoyo a una ley a decisiones específicas del poder ejecutivo. Según Manini, esta táctica es especialmente irónica, ya que el Partido Colorado había acusado previamente a Cabildo Abierto de chantaje en otros temas legislativos.

El líder de Cabildo Abierto no escatimó en críticas, señalando que la solicitud de los colorados de anular el trabajo legislativo mediante el veto presidencial es “muy triste” y fuera de lugar para integrantes de un poder del Estado. Manini defendió el contenido del artículo 72, argumentando que refleja principios básicos que cualquier comunicador debería respaldar. Para él, exigir el veto de este artículo es una maniobra para desviar la atención de aspectos más controversiales de la ley, como la concentración de medios en pocas manos. En este sentido, Manini sugirió que la discusión sobre el artículo 72 es una “cortina de humo” para eludir temas más espinosos dentro de la normativa.

La ley de medios ha sido un tema recurrente en la agenda política uruguaya. La propuesta busca regular aspectos como la propiedad y concentración de los medios de comunicación, el contenido y la publicidad. Este tipo de legislación es crucial en un país donde los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la formación de la opinión pública.

El Partido Colorado, una de las fuerzas políticas más antiguas y tradicionales de Uruguay, ha sido un aliado clave en la coalición de gobierno liderada por el Partido Nacional. Sin embargo, la relación entre los miembros de la coalición ha mostrado tensiones en varias ocasiones, y la ley de medios es solo el último ejemplo de estas diferencias internas. La insistencia del Partido Colorado en el veto del artículo 72 ha generado fricciones que podrían tener implicaciones significativas para la estabilidad de la coalición y el futuro de la legislación propuesta.

Por su parte, Cabildo Abierto, un partido más reciente en la escena política uruguaya, ha buscado posicionarse como una fuerza reformista, enfocándose en la transparencia y el acceso equitativo a la información. La defensa del artículo 72 se enmarca en esta visión, buscando asegurar que los medios de comunicación ofrezcan una cobertura justa y balanceada de la política y otros temas de interés público.

La postura de Manini Ríos también refleja un intento de consolidar su base de apoyo, destacando su compromiso con principios que, según él, son fundamentales para una democracia saludable. Al criticar al Partido Colorado, Manini no solo defiende su propuesta legislativa sino que también se posiciona como un líder dispuesto a enfrentar las tácticas que considera perjudiciales para el proceso democrático.

Con la votación pospuesta hasta después de las elecciones internas, el destino de la ley de medios sigue siendo incierto. Lo que está claro es que el debate en torno al artículo 72 y la postura del Partido Colorado continuará siendo un tema de discusión clave en la política uruguaya en los próximos meses. La evolución de esta controversia tendrá un impacto significativo en la regulación de los medios de comunicación y en la dinámica interna de la coalición de gobierno.