Deportes

Polémica en River por la omisión de Daniel Passarella en los festejos de su aniversario

“No, pará. No lo nombrés, no lo nombrés. Me estoy agarrando los hue… No no…”. La reacción que tuvo el Beto Alonso cuando le nombraron a Daniel Passarella hace unos meses ejemplifica el rechazo que, usando otros términos, también sienten muchos hinchas al escuchar su apellido. Un apellido prohibido también para la actual dirigencia que lidera Rodolfo D’Onofrio, la cuenta oficial de River no lo saludó para su cumpleaños, que festeja este martes. De hecho, no es novedad: no se lo menciona desde que se fue. Tampoco aparece en el video que se difundió por los 120 años del club, con el slogan “Vivir y jugar con grandeza”, en el que aparece la voz de Marcelo Gallardo.

Que Passarella tenga prácticamente un “derecho de admisión” para circular cerca del Monumental se debe pura y exclusivamente a sus cuatro años como presidente de River. Asumió en el 2009 ganándole las elecciones a D’Onofrio por seis votos y se lo critica por subestimar la situación (crítica ya por la gestión de José María Aguilar) creyendo que el peso de su apellido solucionaría los problemas. La realidad es que un año y medio después, en junio de 2011, el club se fue al descenso.

Patear la puerta de la oficina de Julio Grondona en la AFA y pelarse con él por los supuestos errores del árbitro Patricio Loustau​ en La Boca, la mala elección de Ángel Cappa como entrenador, la apuesta por J.J. López a finales del 2010, la incorporación de jugadores de relleno y poco valor son algunas de las causas que le reprochan al káiser por el peor momento en la historia del club. “Sí, fuimos campeones. Salimos campeones de la B Nacional, ¿qué tiene?”, chicanearía en su última conferencia de prensa como presidente, allá por diciembre del 2013.

A sus 68 años recién cumplidos, su figura sigue generando opiniones contrapuestas por lo que hizo como jugador (campeón del Mundial 1978 y 1986 con la Selección y siete títulos locales, con más de 250 partidos jugados y 101 goles en River) y lo que fue en sus cuatro años como presidente del Millonario.

Tendencia en Twitter desde el mediodía, los mensajes se dividían en hinchas de Boca agradeciéndole irónicamente por su gestión (es confesa su simpatía de la infancia por el clásico rival), saludos de Argentina y otras cuentas, fanáticos de River que lo recuerdan de mala manera y un grupo minoritario que pide que se lo reconozca.

Passarella, en Ezeiza, cuando era presidente de River. (Archivo Clarín)

Passarella, en Ezeiza, cuando era presidente de River. (Archivo Clarín)

Hoy en día, Passarella tiene causas pendientes ante la Justicia por administración fraudulenta, que fueron iniciadas por la dirigencia actual cuando asumió en el 2013. Esto vislumbra un panorama bastante diferente al que pintaba dos días después del descenso, cuando aseguró: “El campeonato económico lo ganamos por goleada”. En ese momento generó un gran debate. Hoy, ni eso en Núñez: su apellido es palabra prohibida.

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba