20 junio, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Papa Francisco y la exclusión de homosexuales

INTERNACIONALES – Controversiales declaraciones del Papa Francisco sobre la admisión de homosexuales en seminarios. El Papa Francisco ha provocado una oleada de controversia tras expresar su firme postura sobre la no admisión de homosexuales en los seminarios, durante una reunión a puertas cerradas en la asamblea de la Conferencia Episcopal Italiana el pasado 20 de mayo. Según informes de medios italianos publicados el lunes 27 de mayo, el Papa utilizó el término despectivo en italiano “frocciagine” (mari…) al dirigirse a los obispos italianos sobre este delicado tema.

Contexto y Reacción

La reunión del 20 de mayo fue parte de la asamblea de la Conferencia Episcopal Italiana, una plataforma clave para discutir asuntos relevantes para la Iglesia Católica en Italia y más allá. En este contexto, el Papa Francisco reiteró la posición de la Iglesia respecto a la admisión de candidatos homosexuales en los seminarios, un tema que ha sido objeto de debate durante muchos años dentro de la institución religiosa.

El uso de la palabra “frocciagine” ha sido confirmado por fuentes presentes en la reunión, según informes de medios italianos como Corriere della Sera y Repubblica. Esta expresión ha generado indignación y controversia tanto dentro como fuera de la Iglesia, siendo considerada ofensiva y despectiva hacia la comunidad LGBTQ+.

La Posición de la Iglesia

El Papa Francisco, al referirse a la admisión de homosexuales en los seminarios, reafirmó la posición tradicional de la Iglesia Católica, que se basa en una instrucción emitida por el Dicasterio del Clero en 2005 bajo el papado de Benedicto XVI y confirmada en 2016. Esta instrucción establece que “la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir en el seminario y en las Sagradas Órdenes a quienes practican la homosexualidad, tienen tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la llamada cultura gay”.

Este posicionamiento subraya la rigidez de la Iglesia respecto a la cuestión, insistiendo en que, aunque se debe respetar profundamente a las personas con tendencias homosexuales, no se les puede admitir en los seminarios ni en las Sagradas Órdenes si estas tendencias están profundamente arraigadas o si apoyan la cultura gay.

Reacciones y Debate

Las declaraciones del Papa han suscitado una serie de reacciones tanto dentro de la comunidad eclesiástica como entre el público en general. Para algunos sectores conservadores dentro de la Iglesia, estas palabras reafirman una posición doctrinal que consideran fundamental para la identidad y las enseñanzas católicas. Sin embargo, para otros, tanto dentro como fuera de la Iglesia, estas declaraciones son vistas como un retroceso en los esfuerzos por fomentar una mayor inclusión y comprensión hacia la comunidad LGBTQ+.

Diversas organizaciones y líderes de derechos humanos han criticado las palabras del Papa, argumentando que perpetúan el estigma y la discriminación hacia las personas homosexuales. Estas reacciones destacan la tensión existente entre las enseñanzas tradicionales de la Iglesia y los movimientos contemporáneos por la igualdad y los derechos civiles.

Antecedentes y Evolución

La postura de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad ha evolucionado lentamente a lo largo de los años. A pesar de que el Catecismo de la Iglesia Católica afirma que los actos homosexuales son “intrínsecamente desordenados”, también llama a tratar a las personas homosexuales con “respeto, compasión y sensibilidad”, condenando toda forma de discriminación injusta.

Bajo el papado de Francisco, ha habido algunos gestos de apertura hacia la comunidad LGBTQ+, incluyendo declaraciones sobre la necesidad de acoger y acompañar pastoralmente a las personas homosexuales. Sin embargo, las recientes declaraciones del Papa indican que, en términos de doctrina oficial, la Iglesia mantiene su postura tradicional sobre la inadmisibilidad de candidatos homosexuales en los seminarios.