Política

otro 1º de mayo en pandemia

Este Primero de Mayo los asados típicos de esta fecha volvieron y pasado el mediodía, el humo en la capital parece un smog tenue. El olor mezclado de la leña encendida y la carne a las brasas inunda las calles y, en paralelo, el movimiento de gente en algunos lugares, como en la rambla, parecen el de un fin de semana sin pandemia.

“Cada uno toma sus protocolos pero no le dan mucha importancia”, dice Emanuel Uria, que cuida autos frente a la pista de patinaje del Parque Rodó. Son las 17:24 y, mientras almuerza, tiene frente a sus ojos a decenas de personas haciendo ejercicio, paseando, o pasando el rato en grupo. La mayoría, sin tapabocas. Algunos, con cuidados.

Su día del trabajador lo empezó ahí porque ahí vive, “en el tráiler”, dice, mientras señala el de una moto estacionada. Este sábado lo pasó con su amigo El Paiba, que está en la misma situación. Los dos son testigos de lo que pasa en la calle con la movilidad y los cuidados sanitarios.

La policía disolvió 75 reuniones desde el sábado en la madrugada hasta las primeras horas de la mañana, según datos aportados por el Ministerio del Interior. Al cierre de este artículo, todavía no había una actualización de los datos.

Avanzada la tarde, en los barrios de Montevideo varios hacen sobremesa sobre la vereda o directamente en la calle. Parrillas vacías y brasas apagadas. También alguna bolsa de carbón. La mayoría de quienes están en grupo coinciden en diálogo con El Observador que se juntan en su burbuja: con los vecinos. Alegan que se ven a diario y que la juntada es al aire libre. Varios teletrabajan, pero el abanico de rubros y de posibles contactos es amplio.

El coordinador general del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), Rafael Radi, se encargó de explicarlo hace un mes, cuando también las autoridades advertían que la percepción del riesgo era baja. “La burbuja chica es la familia, la ampliada puede incluir a algún otro integrante, pero a partir de ahí son muchas burbujas, es casi espuma”, ilustró el científico.

En el barrio Reus, sobre la calle San Salvador aún hay tres grupos de personas en una cuadra. Se conocen entre todos y están al aire libre, pero una de esas reuniones congrega a una quincena. Al caer el sol, se disipa.

En la otra cuadra hay banderas frenteamplistas, dos parrilleros y una mesa. Tres adultos conversando y al menos una decena de niños corriendo y jugando. Es el salón comunal de las viviendas del barrio Reus. Héctor Acuña es quien, entre bromas con sus vecinos, recibe a El Observador. “Estamos disfrutando del 1º de mayo”, dice.

Dentro del salón, las distancias tratan de cumplirse entre los pocos vecinos que aún están conversando. Siete adultos mayores con dificultades para moverse no pudieron estar, pero igual almorzaron asado que se encargaron de hacerles llegar. 

En las viviendas viven 18 familias, unas 60 personas. “No nos podemos juntar ahora por la pandemia”, aclara Acuña y asegura que esta vez lo hicieron con protocolos y poca gente.

A tres cuadras, Florencia, Virginia, Andrea, Carmela y Silvana se juntan, según cuentan, una vez cada tanto. “Somos militantes de la vida, de la vecindad, del feminismo”, dicen, y adelantan que ya están planeando cómo conmemorar el 20 de mayo, día en que tradicionalmente se realiza la marcha en homenaje a las víctimas de la dictadura. Aseguran que, esta vez, pondrán margaritas en la fachada de sus viviendas.

Distanciamiento, aire libre, vaso individual y un tapabocas. También dicen que son vecinas y que pertenecen a la misma burbuja porque, además, son amigas. Una de ellas trabaja en la salud, pero justifica que es pediatra y que no está relacionada con sus colegas que trabajan en los CTI. Igual que una de sus amigas, ya recibió las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus y tienen cierta tranquilidad por eso. Otra admite que, por ahora, no se vacunará. Y entonces empieza una discusión con argumentos a favor y en contra de la vacunación. 

El día del firmazo

Los puestos de recolección de firmas también recibieron alimentos que donarán a la red de ollas populares

Es un 1º de mayo sin las tradicionales movilizaciones. Pero en una de ellas, frente al Palacio Legislativo, participa la fundadora de Plenaria Memoria y Justicia, Irma Leites, así como otros integrantes del movimiento. Uno de los carteles que se exponen se refiere a la “falsa pandemia capitalista”. También hay mensajes en contra de la LUC y de “las leyes antiobreras”.

Mientras, en la rambla, en comités de base y en las plazas, organizaciones sociales y políticas se congregan para recolectar firmas contra la Ley de Urgente Consideración (LUC).

Es “el día del firmazo” y hay “buen recibimiento de la gente”, dice a El Observador el edil frenteamplista Caludio Visillac, que está en el puesto ubicado en la rambla y Ejido. Considera que esa es una “zona bastante frenteamplista” y afirma que el ritmo de recolección es bueno.

La coalición de izquierda adhirió a la jornada que impulsó el PIT-CNT. El presidente de la central sindical, Fernando Pereira, recorrió algunos puestos, incluidos los de la rambla. Allí, Ruben Gago le planteó su situación laboral. Tiene 49 años y vende algodones de azúcar. Este sábado lo hizo en la rambla y, según relata, las ventas fueron “muy flojitas”. “Mil pesos hice —y muestra los billetes entrelazados en la mano—, esto no es todo ganancia. (A Pereira) le dije: ‘Vengo a hablar contigo, no tengo otra’”.

Le reclamó por inspectores de la Intendencia de Montevideo que no permiten “trabajar con tranquilidad”.

Los problemas laborales que trajo la pandemia por covid-19 fueron uno de los temas que más se repitió entre los consultados por El Observador en la recorrida de este sábado. También fue uno de los ejes centrales del PIT-CNT durante su acto virtual por el Día de los Trabajadores.  

Durante la conferencia , una de las oradoras, Tamara García, expresó: “¿De verdad creemos que alguien puede vivir con $10 mil al mes? Una gran parte de nuestras compañeras y compañeros no acceden a un subsidio. Con el ‘quedate en casa’ muchos también se quedaron sin ingresos”.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba