Internacionales

ómnibus en llamas y más de 55 policías heridos

Estalló Irlanda del Norte, el escenario tan temido pos Brexit. Al menos 55 policías fueron heridos en enfrentamientos con las milicias leales protestantes, en una ola de violencia que escaló durante cinco noches y este jueves llegó al paroxismo en Belfast, la capital de la convulsionada provincia.

La Asamblea Legislativa de Irlanda del Norte se reunió para repudiar y encontrar una solución a la crisis a primera hora de la mañana.

Hubo un ómnibus incendiado y un fotógrafo de prensa atacado por las bandas, para impedir ser reconocidos en las fotos.

Arlene Foster, la primera ministra irlandesa protestante unionista, acusó a “elementos malignos y criminales” de incitar a los jóvenes a la violencia y el desorden.

Un ómnibus fue incendiado en plena capital, cuando trataba de escapar de los incidentes el miércoles a la noche mientras las bandas criminales loyalistas, que controlan el tráfico de droga en Belfast, se enfrentaban a la policía y los atacaban.

El área en West Belfast -el centro de los enfrentamientos entre católicos y protestantes durante la guerra civil religiosa que conmovió a la provincia durante 30 años y dejó 3000 muertos- se convirtió en el escenario de la batalla.

Los restos de un micro que fue incendiado en pleno centro de Belfast, la capital de Irlanda del Norte, este jueves. Foto: AFP

Los restos de un micro que fue incendiado en pleno centro de Belfast, la capital de Irlanda del Norte, este jueves. Foto: AFP

“Afortunadamente, el conductor escapó sin lesiones. Un autobús en movimiento en llamas, rodeado por una gran multitud, podría haber provocado que miembros de la comunidad local resulten gravemente heridos”, explicó el jefe antiterrorista de la policía en Belfast.

Asamblea legislativa de urgencia

“Los ataques a policías, servicios públicos y comunidades son deplorables y deben cesar”, dijo en un comunicado la primera ministra Arlene Foster.

“La destrucción, la violencia y la amenaza de violencia son completamente inaceptables e injustificables, sin importar las preocupaciones que puedan existir en las comunidades”, agregó, en su llamado a la calma.

“Aquellos que buscan usar y abusar de nuestros niños y jóvenes para llevar a cabo estos ataques no tienen lugar en nuestra sociedad”, aseguró la jefa de gobierno.

“Si bien nuestras posiciones políticas son muy diferentes en muchos temas, todos estamos unidos en nuestro apoyo a la ley y el orden”, remarcó.

El Ejecutivo de Irlanda del Norte ha condenado los “deplorables” disturbios, que dejaron al menos 55 policías heridos, durante una semana de violencia.

Los ministros fueron actualizados por el jefe de policía durante una “reunión especial” el jueves por la mañana, dijo el Ejecutivo.

Vehículos policiales en las calles de Belfast, el miércoles a la noche. Foto: AP

Vehículos policiales en las calles de Belfast, el miércoles a la noche. Foto: AP

Están “profundamente preocupado por las escenas que todos hemos presenciado en nuestras calles, incluidas las de la intersección de Lanark Way anoche”, dijeron en un comunicado.

El secretario de Irlanda del Norte, Brandon Lewis, está viajando con urgencia a Irlanda del Norte y se espera que haga una declaración.

“Pandillas criminales” y bombas incendiarias

Ante la prensa, este jueves a la hora del almuerzo, el subjefe de policía, Jonathan Roberts, dijo que había “más de 600 personas presentes” el miércoles por la noche, algunas de ellas tan jóvenes como de 13 años.

Roberts dijo que se utilizó un “gran volumen de bombas de gasolina”, algunas de las cuales fueron arrojadas al autobús.

“‘Pandillas criminales’ alientan a los niños a la violencia en las calles de Irlanda del Norte”, dice la policía.

Coches incendiados en Newtownabbey, fuera de la ciudad, despiertan temores de más problemas extendidos en la provincia.

Las escenas de fuego y caos se repiten desde hace varias noches en Irlanda del Norte. Foto: AP

Las escenas de fuego y caos se repiten desde hace varias noches en Irlanda del Norte. Foto: AP

Las escenas violentas del miércoles por la noche y sus incendios en Belfast siguieron a varias noches de disturbios en comunidades leales, en medio de tensiones por el controvertido Protocolo de Irlanda del Norte, dentro del acuerdo Brexit del Reino Unido y la UE.

El Brexit y la guerra de las vacunas

En la guerra de las vacunas contra el coronavirus, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen decidió aplicar el artículo 16 del Protocolo de Irlanda del Norte.

Sin consulta impuso una frontera dura entre la provincia e Irlanda, ante su presunción de que podían ingresar por allí las vacunas de AstraZeneca a Gran Bretaña, junto a las de Pfizer, que tambien se hacen en Irlanda.

La decisión inconsulta alarmó a Irlanda, que llamó a Bruselas para que la retirara inmediatamente.

v1.6

Irlanda del Norte en llamas

El legado del Brexit desata serios incidentes



Fuente: Archivo Clarín
Infografía: Clarín

La decisión de Bruselas llevó a una cumbre telefónica a medianoche entre ella y Boris Johnson, que la alertó de las graves implicancias que podía tener en la paz de Irlanda del Norte y su delicado equilibrio.

Los ex guerrilleros loyalistas protestantes se niegan a una frontera abierta entre ambos lados y comenzaron a amenazar a los camioneros que la cruzaban y a los aduaneros.

La decisión se levantó, pero fue demasiado tarde. Los protestantes leales ya estaban en la calle, armados, intimidando.

El peligro ahora es que el disidente Ejército República de Irlanda enfrente a los loyalistas, en un escenario similar al anterior de las negociaciones de paz en Irlanda del Norte.

Alarma entre los políticos

La primera ministra, líder del DUP, dijo: “Todos debemos saber que cuando se percibe que la política fracasa, quienes llenan el vacío causan desesperación”.

La viceprimera ministra y vicepresidenta del Sinn Fein, Michelle O’Neill, afirmó que es un “milagro que, mientras estamos hoy aquí, nadie haya muerto. No hay lugar en la mesa para las bandas criminales”.

El líder unionista del Ulster, Steve Aiken, aseguró que los disturbios eran “completamente inaceptables”. Condenó “las bandas delictivas organizadas que sacan a la luz a niños, jóvenes y otros para cometer actos de destrucción”.

La líder del partido de la Alianza y ministra de Justicia, Naomi Long, señaló a su vez que hubo “una retórica incendiaria, con amenazas de violencia renovada, lanzada por personas que afirman estar tratando de alejar a otros del pasado violento”.

También declaró que “era perturbador que niños de tan solo 12 años estuvieran involucrados en enfrentamientos con la policía”.”Esto es nada menos que abuso infantil”, dijo Long.

Defender el acuerdo de paz

El líder laborista británico, Sir Keir Starmer, aseguró que Boris Johnson necesitaba “dar un paso al frente, mostrar liderazgo” y convocar conversaciones de todos los partidos. También dijo que había “preocupaciones en Irlanda del Norte sobre el Brexit”.

“No hay justificación para esta violencia, particularmente la violencia contra el servicio de policía en Irlanda del Norte”, agregó Starmer.

“El gobierno británico es custodio del Acuerdo del Viernes Santo. Son responsables de la paz y la estabilidad en Irlanda del Norte. Boris Johnson necesita intervenir y mostrar cierta responsabilidad ahora”, declaró Louise Haiug, la secretaria laborista en las sombras de de Irlanda del Norte.

El primer ministro Boris Johnson tuiteó el miércoles por la noche que estaba “profundamente preocupado” por la violencia, “especialmente los ataques contra (el) PSNI”. “La forma de resolver las diferencias es a través del diálogo, no la violencia o la criminalidad”, agregó.

En el corazón del “domingo sangriento”

Derry es el otro punto explosivo de Irlanda del Norte, el corazón del Bloody Sunday (domingo sangriento) cuando los paracaidistas británicos mataron a mansalva a manifestantes católicos en una marcha, en enero de 1972.

Se lanzaron bombas de gasolina a la policía, que dijo que este miércoles se incendiaron dos vehículos en un área de Londonderry, donde se habían reunido jóvenes y algunos niños.

Fue la séptima noche de desorden en la ciudad, después de que se supo que los fiscales no acusarían a nadie, incluidos 24 políticos del Sinn Fein, por asistir al funeral en junio del año pasado de Bobby Storey, un ex miembro del IRA y político del Sinn Fein.

Se incendiaron coches y cabinas telefónicas en Derry. Darrin Jones, el comandante del distrito de Derry & Strabane, declaró: “Anoche vimos más desorden en nuestra ciudad, durante los cuales nuestros oficiales fueron atacados. Nuevamente vimos escenas vergonzosas, durante las cuales se incendiaron automóviles y se dañaron propiedades”.

El funcionario agregó que “este es un comportamiento imprudente y criminal, y tiene que terminar. Es absolutamente espantoso y no logra nada más que dañar a nuestra comunidad. Continuaré apelando a aquellos en nuestra comunidad con influencia para que hagan lo que puedan para detener este comportamiento sin sentido”.

Mark Lindsay, presidente de la Federación de Policía de Irlanda del Norte, aseguró que los jóvenes estaban siendo “utilizados cínicamente” por “elementos más siniestros de la sociedad” para causar desorden.

Dijo que había habido una “tormenta perfecta”, incluida la decisión de no procesar a los miembros del Sinn Fein, en relación con el funeral de Bobby Storey y los problemas con el Protocolo de Irlanda del Norte del acuerdo Brexit.

Lindsay dijo al programa Today de BBC Radio 4: “Hay jóvenes que están siendo utilizados cínicamente por elementos mayores y más siniestros de la sociedad, más que probablemente alineados con lo que llamaríamos paramilitares. Pero que en cualquier otro lugar son organizaciones criminales y grandes bandas criminales. Los jóvenes suelen ser la carne de cañón que utilizan para salir a las calles a atacar a la policía”, alertó.

La violencia y el Covid

La captación de los jóvenes está vinculada al cierre de centros juveniles durante la epidemia del Covid en Irlanda del Norte. Niños de hasta 12 años han estado involucrados en algunos de los actos de violencia.

La primera ministra Foster pidió a los jóvenes que “desistan de la violencia”. y agregó que “los problemas deben resolverse políticamente”.

La jefa de gobierno dijo que había hablado con trabajadores juveniles en toda Irlanda del Norte, quienes dijeron que “parte del problema era el cierre de los centros juveniles”.

“Le he pedido al Ejecutivo que mire eso con urgencia. Esos centros juveniles deben abrir de inmediato para que esos jóvenes puedan salir de las calles y alejarse de algunas influencias malignas, que están en nuestra sociedad. Ciertamente creo que en un área particular de Irlanda del Norte hay elementos malignos y criminales que están azotando a algunos de nuestros jóvenes”, remarcó Foster.

Se extiende la violencia

Nueve agentes del Servicio de Policía de Irlanda del Norte resultaron heridos en Ballymena el lunes, lo que eleva el número de heridos en desorden en Irlanda del Norte, desde el viernes por la noche, a 55 personas.

Los enfrentamientos más intensos del lunes se presenciaron en Ballymena, cuando nueve policías antidisturbios resultaron heridos, tras intervenir en una marcha ilegal de leales.

El desorden también estalló en partes de Carrickfergus, Newtownabbey y Londonderry el lunes, con bombas de combustible y otros misiles arrojados a los oficiales.

Las tensiones se habían estado gestando dentro de la comunidad leal por las nuevas barreras regulatorias y aduaneras posteriores al Brexit entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Durante el período de Pascua, los leales incendiaron automóviles y lanzaron bombas de gasolina, ladrillos, fuegos artificiales y botellas a la policía, en al menos cuatro partes diferentes de Irlanda del Norte, incluida Belfast.

¿Por qué tanta furia?

El origen de la violencia es complicado. Una causa inmediata fue la decisión de la semana pasada de no procesar a 24 políticos del Sinn Fein por asistir al funeral de Bobby Storey en junio pasado, desafiando las reglas de Covid.

Storey había sido una figura importante del IRA durante la guerra civil. Entre los presentes se encontraban Michelle O’Neill, la viceprimera ministra, y Gerry Adams, el ex presidente del Sinn Fein.

Arlene Foster pidió al jefe de policía que renunciara por la decisión.

Los disturbios también siguen a tres meses del protocolo de Irlanda del Norte posterior al Brexit, que rige cómo se negocia los bienes con el resto del Reino Unido y con la UE.

Esto ha afectado al deseo de los sindicalistas de recibir el mismo trato que los de otras partes de Gran Bretaña. Los leales protestantes temen que separar económicamente a Irlanda del Norte de Gran Bretaña sea un atajo para dividirla políticamente y crear una Irlanda unida. Ellos quieren seguir siendo parte de Gran Bretaña, aunque Irlanda del Norte votó masivamente contra el Brexit.

París, corresponsal

CB​




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba