Deportes

N’Golo Kanté, el pequeño todoterreno que corre a todos los rivales y hace jugar a los suyos

N’Golo Kanté es quizás el más crack de los petisos de este tiempo. Su entrenador, Thomas Tuchel, unos 22 centímetros más alto,  lo abraza como a una celebridad. El Chelsea acaba de ganar su segunda Champions League, en el Estadio do Dragao en Oporto. El Manchester City, candidato según las encuestas, no pudo contra ese pequeño capaz de salir campeón del mundo con su selección y de Europa con su equipo.

Mide apenas 168 centímetros. Se parece a Masha, la estupenda niña creada por los artistas rusos que lograron que una serie llegada del Este de Europa fuera la mas vista en la historia de YouTube (sin contar episodios musicales). Kanté corre como esa nena. Kanté hace lío como esa nena.

Se formó en los bajos fondos del fútbol francés. También fue figura en el Leicester con el que fue campeón de la Premier League, en aquel equipo que Claudio Ranieri armó con recursos mínimos. Quizá la mayor hazaña de las grandes Ligas en los tiempos recientes. Por primera vez entre los británicos un equipo de presupuesto menor se encargó de festejar al final de la temporada.

Nada de los gigantes de Manchester y de Londres, nada del dinero exorbitante del mundo árabe, nada de nada, un equipo que se bancó establecer condiciones.

A upa de Kurt Zouma, N'Golo Kante celebra el triunfo de Chelsea. Foto: Reuters.

A upa de Kurt Zouma, N’Golo Kante celebra el triunfo de Chelsea. Foto: Reuters.

Kanté ya sabía varias cosas. El fútbol podía ofrecer lo mejor y lo peor. Él es hijo de lo que África sabe y lo que Francia oculta. Él representó a los galos y les ofreció lo mejor. Y sigue siendo bandera de ese país.

Lo volvió a demostrar ahora: en la final de la Champions, fue figura. Patrón del mediocampo del Chelsea, se cargó, quizás a los dueños de la posesión de la pelota en el mundo. Quites de elite, posicionamiento perfecto, pases inobjetables.

Kanté, que tan pequeño parece, es inmenso.

Kante y la Orejona.

Kante y la Orejona.

Tal vez parece una exageración: hoy Kanté es el Maradona del mediocampo defensivo. O no tan defensivo. Porque ese jugador, también de sangre maliense, demuestra que con sus pases un mundo puede suceder. Alguno podrá discutirlo, pero él estará ahí siempre, campeón del mundo con Francia. Campeón de Europa con Chelsea. Campeón de Inglaterra con Leicester. Hay poco por discutirle.

Un detalle: N’Golo ya sabe de qué se trata. El fútbol, más en estos tiempos, transcurre en el mediocampo. Esa es la lucha que establece y que frecuentemente gana.

Está en todos los rincones. Eso que cada equipo necesita.

La historia contará de qué se trata…

Mirá también

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba