Deportes

Murió Justo, uno de los hijos de Eduardo Novillo Astrada, en un accidente en la ruta 8

El polo argentino amaneció con una dolorosa noticia. Justo Novillo Astrada, hijo del ex polista y ex presidente de la Asociación Argentina de Polo, Eduardo Novillo Astrada, murió en la madrugada de este domingo tras sufrir un accidente de tránsito cerca de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco.

El joven de 22 años regresaba a Buenos Aires desde Chivilcoy y chocó de frente con su auto, un Volkswagen Gol, contra un micro cuando ambos circulaban por el kilómetro 103 de la Ruta 8. Los dos vehículos se incendiaron. El chofer del colectivo y los cuatro pasajeros que llevaba resultaron ilesos.

Nacido en el seno de una de las familias más tradicionales del polo argentino, Justo era nieto de Eduardo “Taio” Novillo Astrada, fundador de La Aguada y uno de los cuatro hijos de Eduardo Novillo Astrada, quien hasta mayo pasado fue presidente de la Asociación Argentina de Polo y formó parte de la histórica formación de ese equipo que en 2003 ganó la Triple Corona junto con sus hermanos Ignacio, Javier y Miguel, el único integrante del clan que llegó a ser diez de handicap. 

Justo aprendió a jugar ese deporte y tenía un gol de handicap, pero no era habitué de los torneos de polo a diferencia de su mellizo, Cruz, quien es dueño de una valoración de 4 goles y este año jugó con La Aguada el Torneo de la República.

La muerte del joven, que será velado en el campo familiar ubicado en Open Door, cerca de Luján, es un durísimo golpe para los Novillo Astrada, que hace siete años tuvieron que despedir a Javier, uno de los integrantes del equipo campeón de 2003 y tío de Justo, quien falleció en 2014 a los 38 años por un tumor cerebral.

Enamorado de la pesca y de la naturaleza

Justo aprovechaba sus redes sociales para compartir sus aventuras, como hizo hace poco menos de un mes. Foto Instagram @justonovillo

Justo aprovechaba sus redes sociales para compartir sus aventuras, como hizo hace poco menos de un mes. Foto Instagram @justonovillo

Amante de la naturaleza, quienes los conocieron lo describían como un “espíritu libre”. Él mismo eligió la palabra “Globetrotter” (Trotamundos, en inglés) para personalizar su perfil de Instagram, donde compartía fotos de sus viajes y su día a día y reflexiones personales.

En una publicación del 31 de mayo, contó las sensaciones que le había dejado una aventura que habia compartido con amigos en los Valles Calchaquíes. Y cerró su posteo con una invitación abierta a todos: “¡Viajen gente, salgan y conozcan este país increíble que tenemos que a mí me enamora y me tiene embobado cada vez más! Es una explosión de naturaleza, y cuanto más estemos conectados con la naturaleza, más conectados estamos con nosotros mismos”. 

Aficionado de la pesca, en las últimas semanas había regresado de un viaje por Salta y, como era su costumbre, había aprovechado sus redes sociales para contar una vez más qué significaba viajar y la vida al aire libre.

“¿Sabés por qué me gusta tanto la pesca? Porque es algo que me cambió la vida. Pescar me transporta a un lugar en el que no pienso en nada, me conecto al 100% con la naturaleza, me conecta con la esencia mas profunda de mi alma. Me aleja de los mambos de mi vida o quilombitos del día a día, de los miedos e inseguridades”.

Uno de los últimos posteos de Instagram de Justo Novillo Astrada.

Uno de los últimos posteos de Instagram de Justo Novillo Astrada.

“Haciéndolo no jodés a nadie, sos vos solo contra el pez. Que capaz que sí, lo lastimás y sufre un poquito, pero es la adrenalina de pelear contra un ser vivo, un salto del agua, un pique, que se zafe el anzuelo y te gane, no es algo matemático”.

“Capaz que vos solo vez una foto de un pescado, pero es más allá de una foto, son miles de horas planeando, organizando, imaginando, anticipando, horas de viaje, caminata, sudor, cansancio, hambre, picaduras de mosquitos, compartir, reirse, aprender”.

“Pesco porque te lleva a los lugares mas recónditos que hay, en el medio de la nada, lugares que casi no están tocados por el hombre, lugares que son una explosión de vida y lo más salvaje que existe, que te cambian la cabeza y la manera de ver las cosas, de percibir, de entender, de valorar las cosas más simples de la vida como tomar unos mates calentando un cacharrito con un fueguito al costado del río al final del día”.

“Pesco porque tambien me trae los recuerdos mas lindos de la infancia, caminando un arroyo con una cañita de bambú y entusiasmado de lo más mínimo, aprendiendo en cada salida algo nuevo, si la pesca del día haya sido hasta una mojarrita”.

“Esta foto fue del ultimo viaje que hice, fueron 4 dias de pesca en las yungas de Salta de la mano del primo y de mi gran amigo, de pura compartida y risas. Un viaje que va a quedar en mi memoria siempre”.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba