Internacionales

Murió el anteúltimo sobreviviente del comando francés que participó en el desembarco de Normandía

“El futuro pasa por el pasado. Los jóvenes de hoy deben conocer lo que pasó para aprender y continuar. Sin lograr lo que se consiguió en aquel desembarco hoy todavía estaríamos bajo la bota alemana“. La reflexión pertenece a Hubert Faure, el anteúltimo sobreviviente del comando francés que participó en el desembarco en Normandía, quien murió este sábado, a los 106 años.

Fue el ministerio de Defensa francés el ente encargado de dar el anuncio de su muerte, recordado como “Héroe de la ‘Francia Libre‘” por formar parte de unos de los 177 franceses del Día D que desembarcaron en Normandía, el 6 de junio de 1944.

La historia de Faure es digna de una película, como las tantas que se realizaron alrededor de aquel día en el que para muchos cambió la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Faure fue capturado dos veces antes del Día D, pero en ambas ocasiones logró escapar. Foto AFP.

Faure fue capturado dos veces antes del Día D, pero en ambas ocasiones logró escapar. Foto AFP.

El soldado francés había sido capturado en su país por los alemanes en junio de 1940, pero meses más tarde logró escapar hacia España, donde los franquistas volvieron capturarlo. Hubert consiguió huir una vez más y se dirigió caminando hacia Portugal.

Allí, como se trataba de un país neutral, obtuvo ayuda para llegar hasta Inglaterra, donde se unió al comando Kieffer, un Batallón de Fusileros Marinos dirigidos por el teniente de Marina Philippe Kieffer.

“El 25 de mayo de 1942 nos dijeron que nos preparáramos para liberar a Europa de los nazis. El comandante nos dijo que sería una batalla muy dura, que calculaban una pérdida del 50% de los efectivos. Nos dijo también que aquellos que deseáramos abandonar podíamos hacerlo y no se les guardaría rencor. Pero nadie abandonó“, contó Faure en distintas entrevistas.

La llegada de soldados durante el desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944. EFE/ Ministerio Británico De Defensa

La llegada de soldados durante el desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944. EFE/ Ministerio Británico De Defensa

El comandante Kieffer tenía razón. De los 177 que desembarcaron el 6 de junio de 1944, 10 fueron asesinados el mismo día y 10 durante los días siguientes. Sólo 24 hombres terminaron la campaña de Normandía sin resultar heridos.

“Estuvimos 15 días preparando la operación en un campamento secreto de Southampton. Fue allí que nos enteramos que por el clima la operación se había pospuesto hasta el 6 de junio“, recordó en distintas entrevistas.

Faure contaba con lujo de detalles cómo fueron esos días de guerra: “Nos embarcamos por la tarde, para viajar toda la noche y llegar temprano al otro día hasta las costas de Francia. Durante la travesía escuchábamos los aviones ingleses sobre nuestras cabezas, que se dirigían a bombardear las posiciones alemanas“.

Prisoneros alemanes capturados tras el desembarco del Día  D, en Normandía. / US. National Archives vía The New York Times

Prisoneros alemanes capturados tras el desembarco del Día D, en Normandía. / US. National Archives vía The New York Times

Lo que más le impactó a Faure fue la llegada, el famoso desembarco en Normandía: “Cuando llegamos había acorazados, torpederos, tanques que empezaban a descender. Era formidable ver esa escena“.

Cuando el barco en el que viajaba bajó las rampas para poder pisar la arena en el fondo del mar, el lugar estaba ya repleto de cuerpos de soldados muertos y heridos, “por lo que el capitán decidió que la única opción era saltar al agua desde arriba del barco“.  

Este sábado, el hombre de 106 años falleció. Y su muerte deja a Léon Gautier, de 98, como el único sobreviviente francés del comando Kieffer en aquella operación.

Rifles cruzados en la arena en señal de tributo a un soldado muerto tras el desembarco, en Normandía. / US Coast Guard vía The New York Times

Rifles cruzados en la arena en señal de tributo a un soldado muerto tras el desembarco, en Normandía. / US Coast Guard vía The New York Times

“Un puñado de valientes del ejército de la libertad. Al pisar la arena de Colleville-sur-Orne y de Ouistreham, encarnaron a Francia, fueron el alma de nuestra nación“, precisó el comunicado del Ministerio de Defensa difundido tras la muerte de Faure. 

“El 6 de junio de 1944, a pesar de los disparos y de una dura resistencia, estuvieron a la altura de las esperanzas y lograron sus objetivos. En los bosques de Normandía, pese a la tenacidad alemana, los fusileros marinos lograron aguantar sus posiciones durante semanas“, continuó el texto.

“Gran cruz de la Legión de Honor, Huber Faure es un ejemplo de aquellos combatientes franceses que, al abrazar la causa de su patria, defendieron el honor de nuestro país y le permitieron sentarse en la mesa de los vencedores“.

La ministra de Defensa, Florence Parly, y la ministra adjunta, Geneviève Darrieussecq, expresaron su “profunda tristeza” y “acompañaron en el sentimiento a su familia y allegados”.

Con información de AFP


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba