Deportes

Murió Betty, la mamá de Gabriela Sabatini

Beatriz Garófalo, la mamá de Gabriela y Ova Sabatini, murió este sábado a los 81 años. Betty, tal como era conocida por sus seres queridos, tenía problemas pulmonares que se habían agudizado después de contagiarse coronavirus en septiembre del año pasado.

La noticia impactó tanto en el mundo del deporte como en el del espectáculo. Guillermo Vilas, viejo amigo de la familia Sabatini, le dedicó un tuit a Gaby en el que bastó compartir el emoji de un corazón roto para expresar su tristeza.

Eduardo Puppo, uno de los periodistas especializados más conocidos en el ambiente, también le dedicó unas palabras a la mamá de la mejor tenista argentina de todos los tiempos. “Solo un eterno abrazo al corazón, Gaby”, expresó. En la foto también aparece Osvaldo, el padre de los Sabatini, quien falleció en marzo de 2016.

La modelo y conductora venezolana Catherine Fulop, nuera de Betty, también compartió una dulce foto familiar para demostrar el sentimiento que tenía por la abuela de sus hijas: “Mamá Betty”, escribió. Allí aparecen Oriana y Tiziana, las hijas de Cathy y Ova, de pequeñitas.

La madre de Gabriela Sabatini, junto a sus nietas, Oriana y Tiziana.

La madre de Gabriela Sabatini, junto a sus nietas, Oriana y Tiziana.

Como suele ocurrir en los deportes de alto rendimiento y especialmente en el tenis, el papel de Betty, Osvaldo y toda la familia Sabatini fue clave como sostén anímico en la carrera de Gabriela.

Pero Betty, desde su rol de madre, marcó la vida de Gabriela mucho más allá de lo deportivo. La propia Gaby lo contó hace poco en una entrevista, en la que reveló cuánto la ayudó a superar sus problemas de timidez.

“En el colegio tengo miles de anécdotas de mi madre, de llevarme al jardín, con cuatro años creo que fui. Mi hermano ya estaba en el colegio porque él es cinco años mayor, en el mismo colegio, y mi madre, me acuerdo que me dejó el primer día y yo me quedaba en la ventana viendo a ver si lo veía a mi hermano. Me quería ir de ahí. Me llevó dos o tres veces y la maestra le dijo: ‘Mire, llévesela a su casa y tráigala más adelante porque no puede estar acá’. Y así miles de anécdotas, de darme vergüenza pedir ir al baño…. Y bueno, mejor no te cuento lo que sigue, pero cosas así… o en el recreo que me quedaba contra la pared. Si, a mí me ayudó mucho toda mi carrera“, contó Gaby en un reportaje para la CNN con Marcelo Longobardi.

En ese reportaje, Gaby también habló de cuánto se preocupó cuando el coronavirus llegó a su familia, situación que desencadenó en este lamentable final para su madre.

“Me preocupé un poco porque toda mi familia se contagió el virus. Bueno, mi sobrina Oriana ya se había contagiado en abril y después se contagió toda mi familia, incluida mi madre, que era, digamos, el miedo más grande con ella. Por suerte lo pasaron dentro de todo bastante bien“, decía Gaby.

En septiembre, Betty tuvo que pasar unos días internada como consecuencia del paso del COVID-19 por su cuerpo. Recibió el alta pero el daño que había hecho el virus en sus pulmones terminó dejando secuelas que con el correr de los meses se hicieron irreversibles.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba