Política

MSP informó a prestadores de salud criterios de ingreso a CTI en caso de saturación

El MSP divulgó recomendaciones a los prestadores de salud para hacer frente a una eventual saturación del sistema de camas de CTI y marcó los criterios para priorizar los pacientes que entran en los CTI y los que deberían recibir tratamientos por fuera de estas camas.

En un comunicado interno a todos los prestador del Sistema Nacional Integrado de Salud y al que accedió El Observador, el MSP alertó sobre el alto nivel de ocupación que tienen los centros de cuidados críticos debido al avance de la pandemia por covid-19. El texto remarca que, si bien el gobierno espera que el avance de la vacunación aliviane la situación, la exigencia en estos centros se va a mantener por los próximos días.

Por eso, el gobierno exhortó a “extremar esfuerzos para asignar y optimizar los recursos humanos y materiales que permitan asegurar la máxima disponibilidad de camas de Cuidados Críticos”, a “implementar mecanismos internos” de monitoreo “estricto” sobre los criterios de admisión, permanencia y alta de los pacientes en cuidados intensivos, mantener actualizado el sistema de monitoreo de camas disponibles, y a informar “de inmendiato” al director departamental de salud y a la Mesa Nacional de Cuidados Críticos sobre casos de saturación del sistema de manera de poder tomar medidas para una eventual “reasignación de pacientes”.

El documento fue divulgado este lunes a las direcciones departamentales y las instituciones de salud, y está firmado por toda la mesa nacional de cuidados técnicos: SUMI, ASSE, instituciones de salud y técnicos del MSP.

Luego, en una guía técnica elaborada por Comisión de Bioética de SUMI, el Ministerio de Salud Pública emitió a los prestadores una serie de recomendaciones con el objetivo de “optimizar los procesos asistenciales en el escenario de saturación del sistema y de disponibilidad limitada de camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI)”. 

En ese sentido, el MSP pide que se tomen los criterios de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) para priorizar pacientes con más necesidad de entrar en un CTI y con “mayor probabilidad de beneficiarse” de él. 

Si el sistema se satura, todos los pacientes con prioridad 1 deben entrar en cuidados intensivos y recibir el “tratamiento pleno”; los pacientes con prioridad 2 deben ingresar en áreas de ampliación de cuidados intensivos o de cuidados intermedios; los pacientes de prioridad 3 y 4 deben recibir cuidados moderados y no se los considerará candidatos para entrar en un CTI ni otorgarles ventilación mecánica asistida. 

En el documento hay adjuntas dos tablas: una sobre la descripción de criterios para ingresar pacientes según las prioridades en un contexto normal y otra sobre la priorización en un contexto de saturación del sistema.

En una situación de saturación del sistema los criterios recomendados para ingresar pacientes en CTI son los siguientes:

Prioridad 1. Pacientes agudos, críticos, recuperables, que necesitan ventilación mecánica o intubación y cuyo tratamiento no puede llevarse acabo por fuera del CTI. Ellos van directo a CTI. 

Prioridad 2. Pacientes inestables, que requieren monitoreo y eventual intervención médica. Pueden requerir ventilación mecánica, pero necesitan ventiloterapia. Estos casos pueden ir a ampliaciones externas de CTI o a cuidados intermedios. 

Prioridad 3. Pacientes intestables con poca probabilidad de recuperación por enfermedad base o situación aguda. Pueden recibir ventilación mecánica, pero no requieren ser intubados. Estos pacientes son derivados a cuidados moderados. 

Prioridad 4. Expectativa de vida menor que seis meses. Estos pacientes tienen enfermedades terminales. Pueden recibir oxigenoterapia, pero no necesita ventilación mecánica. Estos casos también van a cuidados moderados. 

En una situación normal, los pacientes de prioridad 2 y 3, cambiarían el lugar de internación. Los de prioridad 2 tendrían la posibilidad de ir a un CTI en caso de necesitarlo. Lo mismo con los pacientes de prioridad 3, que podrían estar en CTI, en cuidados intermedios o en cuidados moderados dependiendo de cada situación particular. Los pacientes de prioridad 4, con expectativa de vida menor que seis meses y con bajo riesgo de adquirir la enfermedad de manera aguda, irían de todos modos a cuidados moderados. 

Entre las recomendaciones se señala que “todos los pacientes deben ser asistidos“, y esa asistencia será “proporcional a las necesidades y de acuerdo a las posibilidades reales de recursos”. Además, se recomienda “aplicar el triaje” que evalúe para todos los casos el ingreso a CTI, sean vinculados con covid-19 o no. 

La edad en sí como limitante para entrar en el CTI solo debería ser considerada en última instancia si hay “completa saturación del sistema”. 

El MSP pide también “revalorar pacientes ya admitidos”. “La obstinación terapéutica, prohibida por ley, nunca debe ser empleada, resulta especialmente rechazable e inmoral en circunstancias de saturación del sistema”.

Además, todas las decisiones deben ser tomadas por profesionales idóneos, deben ser documentadas e informadas a la familia del paciente.

Otra recomendación es que los prestadores de salud prioricen los grupos que toman riesgos para asistir, como los trabajadores de la salud, o otros servicios, como el de los policías, según “su función en el contexto sanitario”. 

El criterio para atender a los pacientes se basa en la orden de llegada al prestador siempre que no haya prioridades diferentes entre dos personas que lleguen al mismo tiempo. 

También se recuerda tener en cuenta los cuidados paliativos, que se vinculan con la calidad de vida en el tramo final y la muerte digna; y mantener “un trato humanitario”, que incluye, por ejemplo, que el paciente pueda despedirse de sus allegados, y ayudar a la familia a transitar el duelo. 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba