Uruguay

Mirá las zonas del país donde quedan más y menos camas de CTI libres

En todo el país hay en total  860 camas de cuidados intensivos operativas y el 39,4%  están ocupadas por pacientes internados con covid-19. El porcentaje sobrepasó el 35% fijado para llegar a una situación, por lo menos comprometida, de los recursos materiales y humanos para atender el área de cuidados críticos.

Según el reporte diario realizado por la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI), este miércoles se registró un 70% de ocupación total de camas (tanto por covid-19 como por otras patologías) lo que se traduce en 604 camas ocupadas. De esas, 339 las están utilizando pacientes con covid-19 (el 39,4% del total).

Si se mira la ocupación por región, las zonas más comprometidas son el noreste y el área metropolitana, y en todas las zonas del país hay más del 50% de camas ocupadas. Tanto en el noreste como en el litoral sur la mayoría de los internados son pacientes con covid-19.

El noreste, que comprende a Cerro Largo, Rivera y Tacuarembó, tiene un 74,6% de las áreas de cuidados intensivos ocupadas, según datos a los que accedió El Observador.

En esa zona hay 50 camas ocupadas de un total de 67 y 34 de ellas (más de la mitad del total) por pacientes con covid-19. Quedan 17 camas libres. En el Hospital de Tacuarembó, por ejemplo, de las 21 camas que tiene el centro casi la mitad están ocupadas y siete de los internados fueron trasladados desde Rivera, donde el CTI está saturado.

En la región metropolitana, que incluye a los centros de Montevideo, Canelones y San José, la ocupación total de los CTI es de 72,4%. En esa zona hay 579 camas en total, 419 están ocupadas y 160 libres. De las ocupadas, 233 las están utilizando pacientes con covid-19.

Este miércoles el Hospital Español, ubicado en Montevideo, definió remover su servicio de emergencias para que comience a funcionar como un centro de tratamientos intensivos. Debido al crecimiento exponencial de los casos de coronavirus en el país, la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) solicitó apoyo al equipo de gestión de la institución, que consideró que el área de urgencias debía reconvertirse y trabajar, de ahora en más, cumpliendo funciones de CTI, en colaboración con los especialistas ya abocados a esa unidad.

En el litoral norte, que comprende a Artigas, Paysandú y Salto, quedan nueve camas libres de un total de 50 que hay en los tres departamentos en total. De esas, 19 las están ocupando pacientes con covid-19 y 22 personas con otras patologías. Con ese nivel de ocupación, el litoral norte tiene un 82% de ocupación de CTI.

En el Hospital de Salto, por ejemplo, hay 30 camas de CTI en total, pero 24 están ocupadas y solo seis están libres.

A su vez, en el litoral sur (Colonia, Río Negro y Soriano) hay 41 camas en total y 28 ocupadas (18 por pacientes con covid-19) y 13 libres. Por lo tanto, tiene un 68,2% de ocupación de CTI en total, lo que la ubica como la segunda zona con menor cantidad de ingresos, solo por detrás del centro del país.

En el centro, que comprende a Durazno, Flores y Florida la ocupación total es del 56,7%. La zona tiene solo 30 camas, 17 de ellas ocupadas y nueve son pacientes covid-19. 

Por último, en el este del país (Lavalleja, Rocha, Maldonado y Treinta y Tres) hay 25 pacientes con covid-19 ingresados en CTI, hay 49 camas ocupadas y 34 libres. La ocupación total de los CTI en esa zona es del 59%.

Priorización en caso de saturación total

Días atrás el Ministerio de Salud Pública (MSP) divulgó recomendaciones a los prestadores de salud para hacer frente a una eventual saturación del sistema de camas de CTI y marcó los criterios para priorizar los pacientes que entran en los CTI y los que deberían recibir tratamientos por fuera de estas camas.

El gobierno exhortó a “extremar esfuerzos para asignar y optimizar los recursos humanos y materiales que permitan asegurar la máxima disponibilidad de camas de cuidados críticos”, y también a “implementar mecanismos internos” de monitoreo “estricto” sobre los criterios de admisión, permanencia y alta de los pacientes en cuidados intensivos.

Si el sistema se satura, todos los pacientes con prioridad 1 deben entrar en cuidados intensivos y recibir el “tratamiento pleno”; los pacientes con prioridad 2 deben ingresar en áreas de ampliación de cuidados intensivos o de cuidados intermedios; los pacientes de prioridad 3 y 4 deben recibir cuidados moderados y no se los considerará candidatos para entrar en un CTI ni otorgarles ventilación mecánica asistida. 

El orden de prioridades es el siguiente:

Prioridad 1. Pacientes agudos, críticos, recuperables, que necesitan ventilación mecánica o intubación y cuyo tratamiento no puede llevarse acabo por fuera del CTI. Ellos van directo a cuidados intensivos. 

Prioridad 2. Pacientes inestables, que requieren monitoreo y eventual intervención médica. Pueden requerir ventilación mecánica, pero necesitan ventiloterapia. Estos casos pueden ir a ampliaciones externas de CTI o a cuidados intermedios. 

Prioridad 3. Pacientes inestables con poca probabilidad de recuperación por enfermedad base o situación aguda. Pueden recibir ventilación mecánica, pero no requieren ser intubados. Estos pacientes son derivados a cuidados moderados. 

Prioridad 4. Expectativa de vida menor que seis meses. Estos pacientes tienen enfermedades terminales. Pueden recibir oxigenoterapia, pero no necesita ventilación mecánica. Estos casos también van a cuidados moderados. 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba