20 junio, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Milei causa crisis diplomática

INTERNACIONALES – Javier Milei provoca un conflicto diplomático sin precedentes con España. El presidente de Argentina, Javier Milei, generó un conflicto diplomático sin precedentes con España tras sus polémicas declaraciones sobre el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez. Durante su intervención en la convención internacional organizada por el partido Vox en Madrid, Milei calificó a Gómez de “corrupta” y se refirió a Sánchez como “calaña”.

Las palabras de Milei desataron una rápida respuesta del gobierno español. El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, compareció públicamente para condenar los comentarios del mandatario argentino y anunció la llamada a consultas de la embajadora en Buenos Aires, María Jesús Alonso. Albares exigió que Milei se disculpe, advirtiendo que de no hacerlo, España tomará las “medidas oportunas” para defender su “soberanía y dignidad”.

El ministro español subrayó que las declaraciones de Milei “sobrepasan cualquier tipo de diferencia política e ideológica” y que son “sin precedentes en la historia de las relaciones internacionales y aún menos en la historia de las relaciones entre dos países y dos pueblos unidos por fuertes lazos de hermandad”. Albares calificó de “inaceptable” que un presidente en ejercicio insulte a España y a su jefe de gobierno, señalando que esto “rompe con todos los usos diplomáticos y las más elementales reglas de convivencia entre países”.

Durante su discurso en la convención de Vox, Milei arremetió contra la izquierda, a la que denominó “zurdos”, y acusó a los socialistas de aprovecharse de los más débiles. “Nunca podemos dar el brazo a torcer en nada, nunca podemos dejarnos retroceder un milímetro por los ‘zurdos’, porque, aunque parezca que tienen razón, nunca la tienen, se aprovechan de los más débiles, de los que no se han ganado la abundancia de la que disfrutan y quieren usarnos a nosotros para resolver su situación”, afirmó Milei.

El presidente argentino insistió en que aquellos que apoyan su ideología han trabajado arduamente para obtener lo que tienen. “Nosotros nos hemos ganado lo que tenemos, nos ha costado sangre y sudor llegar a donde hemos llegado y nadie se va a interponer en nuestro camino”, destacó. Además, reiteró su desprecio por las críticas de la izquierda, declarando que “me importa un rábano lo que opinen los ‘zurdos’, no hay nada que puedan hacer para alterar el curso de los acontecimientos”.

Milei también atacó al socialismo, describiéndolo como una ideología que esconde “lo peor del ser humano, que es la envidia, el odio, el resentimiento y si es necesario el asesinato. Nunca se olviden que los malditos socialistas asesinaron a 150 millones de seres humanos”. En su discurso, criticó el concepto de Estado y llamó a librar una “batalla cultural” para asegurar que las políticas implementadas sean duraderas y que en el futuro, la ciudadanía defienda su libertad y no se deje pisotear por los socialistas, que en su país “tienen hasta el control del fútbol”.

La intervención de Milei en la convención de Vox contó con una asistencia notable, con 29.300 personas participando en los tres días del evento y 10.800 solo el domingo. El presidente argentino concluyó su discurso animando a los asistentes a defender los valores que hicieron grande a Occidente: la vida, la libertad y la propiedad.

Este conflicto diplomático se produce en un contexto de tensión creciente entre Argentina y España, dos países que históricamente han mantenido relaciones cordiales y una profunda conexión cultural y social. Las declaraciones de Milei no solo han generado malestar en el gobierno español, sino que también han provocado reacciones mixtas en Argentina, donde algunos sectores aplauden su retórica combativa mientras otros critican su falta de diplomacia y respeto hacia un aliado histórico.

Además de las repercusiones diplomáticas, las declaraciones de Milei también han suscitado un debate sobre los límites de la libertad de expresión y la responsabilidad de los líderes políticos en sus discursos públicos. Algunos analistas argumentan que, aunque los líderes tienen derecho a expresar sus opiniones, deben hacerlo de manera que no socave las relaciones internacionales ni ofenda a otros países.

En resumen, la situación actual plantea un desafío significativo para las relaciones bilaterales entre Argentina y España, y es probable que las próximas semanas sean críticas para ver si se logran superar estas tensiones o si se profundizan aún más.