Deportes

«Me tiraron un perro muerto en la puerta de mi casa»


Ya nada sorprende en el fútbol argentino. De los autos incendiados en el predio de Aldosivi a los pasacalles en Lanús. Del apriete de la barra de Colón a los jugadores a estas desopilantes declaraciones de Pablo De Muner, el entrenador de San Martín de Tucumán que denunció este jueves el hostigamiento que vive y que incluso ya trascendió los límites del club: «Me hicieron de todo, me han tirado un perro muerto en la puerta de mi casa», declaró. E involucró a los dirigentes.

El ex defensor central, de recordado paso por Argentinos Juniors y las selecciones juveniles, también tuvo dos etapas como futbolista del Santo tucumano, actualmente es el entrenador del equipo de La Ciudadela que marcha tercero en la tabla de la Primera Nacional.

El Santo viene de perder como visitante por 2-0 ante Villa Dálmine, pero las chances de ascender a Primera existen. El Santo jugará el Reducido y si logra el segundo puesto (está a tres puntos de Instituto) se clasificará directamente a las semifinales del mini-torneo por el segundo ascenso.

Pero la relación de De Muner con los hinchas y algunos dirigentes no es la mejor. De Muner volvió a hablar con la prensa este jueves después de más de cuatro meses de silencio. Sin embargo, hace una semana se manifestó a través de su cuenta de Twitter donde escribió “No escucho y sigo”, ante las críticas por el juego de su equipo.

“Me ha escrito mucha gente mensajes de WhatsApp, a veces desubicados. No sé cómo tienen mi número. El año pasado hasta me amenazó un cura. Son cosas que por ahí la gente no sabe y ojo, que uno a veces se cansa; porque yo tengo familia. En el fútbol tenés que estar preparado para todo. Pero hay cuestiones que van más allá de eso”, había dicho la última vez que dialogó con los medios, el el 14 de mayo, tras el empate 1-1 ante Agropecuario en Carlos Casares por la fecha 14.

El equipo alternó buenas y malas, pero en la recta final del torneo Belgrano se cortó arriba y el sueño de San Martín de obtener el título se diluyó. Los detractores de De Muner que estaban agazapados salieron a criticar al DT, que ahora decidió volver a hablar.

«Siempre me manejé con la verdad. Me han hecho cosas increíbles que nunca viví en el fútbol en estos seis meses. Me han tirado un perro muerto en la puerta de mi casa, por ejemplo. Eso es el odio que se genera a través de las redes sociales. No sé si es política», declaró De Muner.

«Hace tres meses hablaron con un entrenador. Cuando me vaya yo seguramente ese va a ser el entrenador», agregó.

Este sábado, San Martín recibe a Almirante Brown por la fecha 35 del campeonato de la Primera Nacional con la necesidad de ganar para meterle presión a Instituto, que el domingo juega como local ante Temperley.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba