Política

Lula y Bolsonaro frente a frente en el primer debate televisivo de la campaña electoral en Brasil

El presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva se cruzaron este domingo en el primer debate televisivo de la campaña electoral en Brasil, en uno de los momentos más esperados rumbo a los comicios del 2 de octubre.

Casi 50 millones de personas siguieron desde sus televisores el primer enfrentamiento cara a cara de los dos archirrivales en las elecciones más polarizadas desde el regreso a la democracia en 1985.

Los dos principales contendientes debían estar uno al lado de otro en las tarimas según el sorteo previo, pero los organizadores optaron por separarlos y lo mismo ocurrió con los asesores.

Al ser interrogado por periodistas, antes del debate, sobre el motivo del cambio, Bolsonaro dijo que no tenía inconveniente en aparecer a su lado, pero que «no estrecharía la mano de un ladrón», dijo, en alusión a los escándalos de corrupción que salpicaron los mandatos de Lula.

En el primero de los tres bloques del debate el actual presidente de Brasil y candidato a la reelección acusó a su principal rival de haber comandado “el gobierno con mayor corrupción de la historia”.

El presidente de Brasil y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, acusó a su principal rival para las elecciones del 2 de octubre, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, de comandar el gobierno con mayor corrupción de la historia, mientras que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) dijo que el país está «abandonado» al enfrentarse cara a cara en el primer debate de campaña en el canal de televisión Bandeirantes.

Bolsonaro eligió a Lula para preguntarle en el inicio del debate y le habló de la «corrupción» en su gobierno, acusándolo de haber comandado uno de los gobiernos “más corruptos de la historia brasileña”.

En el primero de los tres bloques, el candidato del Partido de los Trabajadore evitó debatir sobre ese asunto ateniéndose a un discurso moderado que reiteró en varias oportunidades.

En todo momento enumeró detalladamente los logros de su gestión en materia de inclusión social y centró su discurso en la defensa del medioambiente y la Amazonia, al tiempo que Bolsonaro fue criticado por los demás candidatos por el aumento de la deforestación durante su mandato, el avance de la inflación y el hambre.

Lula acusó a Bolsonaro de haber “abandonado” al país.

Uno de los flancos más débiles en el que varios candidatos golpearon a Bolsonaro fue su reciente afirmación de que en Brasil no existía hambre

Según las instituciones que realizan relevamientos sociales, unos 33 millones de personas no completan en la actualidad tres comidas diarias, ítem en el que el candidato Ciro Gomez, fue especialmente incisivo.

En el debate participaron también participaron los candidatos Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), Simone Tebet, del Movimiento de la Democracia Brasileña del expresidente Michel Temer, Soraya Thronicke, de Unión Brasil del exjuez Sergio Moro y Felipe D’avila, del libertario Partido Novo.

El evento fue organizado por un conjunto de medios brasileños, entre ellos la Red Bandeirantes y el periódico Folha de Sao Paulo, y es el primero del calendario de campaña con vistas a los comicios del 2 de octubre.

El presidente negó la existencia de 33 millones de personas con hambre y manipuló datos para indicar que el plan social actual es mayor que el que pagaban los gobiernos del PT.

En ese sentido reivindicó su plan electoral que volcó US$ 7.000 millones para aumentar la asignaciones familiares a 600 reales hace dos meses y acusó al PT de haber votado en contra en el Congreso.

Pero Lula negó esa afirmación y acuso una vez más a Bolsonaro de falsificar datos, recordando que su partido había apoyado las mejoras a los sectores más sumergidos, pero no sólo hasta fin de año, sino que proponía en darle continuidad.

En otros momentos, el presidente rafificó su oposición a la interrupción voluntaria del embarazo y a las drogas, al tiempo que reconoció sus choques con el tribunal supremo, pero dijo que había mucha “injerencia judicial que interfirió con mi mandato.

 Ambos candidatos, vestidos con traje oscuro, camisa blanca y corbata, se acusaron mutuamente de mentir, pero la tensión fue especialmente palpable en la sala contigua, donde periodistas y políticos seguían el debate por una pantalla.

En esa sala se registró un principio de tumulto durante una discusión entre el diputado André Janones, aliado de Lula, y el exministro de Medio Ambiente de Bolsonaro Ricardo Salles, quienes estuvieron a punto de golpearse.

Lula gobernó Brasil entre 2003 y 2010, y en la última encuesta difundida por Datafolha el 18 de agosto lideraba la carrera presidencial con 47 % de la intención de voto contra 32 % de Bolsonaro.

El martes la principal consultora de opinión volverá a difundir datos de su sondeo en el que deberían reflejarse los resultados de este primer debate.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba