Internacionales

Lula da Silva recibe la segunda dosis de la vacuna y pide a Jair Bolsonaro que “escuche a la ciencia”

El ex presidente de Brasil, brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, recibió este sábado la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus y pidió al gobierno de Jair Bolsonaro que “escuche a la ciencia” en el combate a la pandemia.

“Solo tiene que hacer una cosa: escuchar a la ciencia, a aquellos que saben y cumplir las determinaciones”, recalcó Lula, sin citar directamente a Bolsonaro, uno de los líderes más negacionistas sobre la gravedad de la pandemia.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT), de 75 años, fue inoculado con la segunda dosis de la vacuna china Sinovac, en momentos en los que Brasil atraviesa la peor fase de la pandemia, con una media diaria de 3.000 muertos por covid-19.

Brasil, el país más azotado por la enfermedad en la actualidad, registra ya un total de 328.206 muertes por covid-19 y 12.910.082 casos desde el inicio de la crisis sanitaria, hace poco más de un año.

El ex líder sindical, quien retransmitió la vacunación en directo a través de las redes sociales, recalcó que la inmunización va a aumentar su protección frente al coronavirus, pero precisó que no es momento de relajarse.

“Nada de jugar y de dudar de ese virus que la naturaleza impuso a la humanidad. El coronavirus es una guerra de la naturaleza contra la humanidad, tal vez debido a la irresponsabilidad que los humanos tuvieron durante tanto tiempo contra el medio ambiente”, sostuvo.

Lula, principal rival político de Bolsonaro en el campo de la izquierda, se ha alzado como un contrapeso al presidente brasileño en el combate al virus y ha aumentado la presión sobre el líder de la ultraderecha brasileña.

Bolsonaro criticó en numerosas ocasiones las medidas de restricción impuestas por gobernadores y alcaldes para contener el avance del virus, cuestionó el uso de barbijos y llegó a poner en duda la eficacia de la vacuna anticovid.

El presidente Jair Bolsonaro, blanco de críticas por su postura frente a la pandemia. Foto: AFP

El presidente Jair Bolsonaro, blanco de críticas por su postura frente a la pandemia. Foto: AFP

¿Candidato en 2022?

Bolsonaro y Lula podrían enfrentarse en las elecciones presidenciales de 2022, después de que la Justicia anuló cuatro procesos contra el ex mandatario por un error procesal y ordenó que sean realizados nuevamente en otros tribunales.

La anulación de dos condenas contra Lula que ya habían sido confirmadas por tribunales de segunda y tercera instancia habilitó al ex presidente (2003-2010) a disputar las elecciones presidenciales de 2022 tras haber sido impedido de ser postulado en 2018.

De todos modos, el ex mandatario afirmó que por ahora una eventual candidatura “no es una prioridad” para él. Y, aunque dijo que podría presentarse “si estuviera sano y fuera necesario”, remarcó que el objetivo del PT en las elecciones debe ser sacar a Bolsonaro del poder.

“Ahora el PT tiene que colocar a sus líderes para trabajar por el país”, señaló Lula en una entrevista concedida a la cadena de televisión portuguesa RPT.

“No podemos responder a si vamos a tener un candidato ahora o no”, remarcó, y manifestó que de cara a 2022 su partido decidirá si presenta un candidato a la presidencia o si forma parte de un “frente amplio”.

La pandemia, otro eje de la pelea entre Jair Bolsonaro y Lula da Silva.

La pandemia, otro eje de la pelea entre Jair Bolsonaro y Lula da Silva.

Libre de cargos

“La única verdad es que Bolsonaro no puede seguir gobernando Brasil”, aseguró el ex presidente, quien acusó al actual jefe de Estado de “crear contenciosos con todos los países”.

El Tribunal Supremo Federal de Brasil (TSF) anuló el 8 de marzo las condenas contra Lula da Silva relacionadas con la trama de corrupción Lava Jato y le restituyó sus derechos políticos, por lo que podría presentarse de nuevo a la elección de cargo público.

Lula había sido condenado a doce años y un mes de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar el tríplex de lujo en San Pablo como pago de la constructora OAS a sus favores políticos. Ingresó en prisión el 7 de abril de 2018.

Hasta noviembre de 2019 el ex mandatario estuvo preso en las dependencias de la Policía Federal brasileña en Curitiba.

Su condena supuso además su inhabilitación como candidato presidencial cuando era el favorito en las encuestas a las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2018, que llevaron a la presidencia al ultraderechista Bolsonaro.

Fuente: EFE y DPA

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba