Deportes

Los Suns quedaron a un triunfo de la final tras derrotar a los Clippers y poner 3-1 la serie


Gracias al veterano Chris Paul, los Phoenix Suns derrotaron este sábado, en forma ajustada, 84-80 a Los Angeles Clippers en su cancha y quedaron a un paso de la final al ponerse 3-1 en esta final de la Conferencia Oeste de la NBA.

Los Suns necesitan solo una victoria más para clasificar a sus primeras Finales de la NBA desde 1993, cuando cayeron ante los Chicago Bulls de Michael Jordan.

En un partido lleno de tensión, nervios e imprecisiones, los Clippers llegaron a estar solo un punto por debajo (79-78) a falta de 13,2 segundos, pero Chris Paul sentenció a su antiguo equipo desde la línea de tiros libres.

DeAndre Ayton fue la gran figura de los Suns al sumar 19 puntos, 22 rebotes y cuatro tapones, mientras que en los Clippers, Paul George, anotó 23 puntos con una estadística de 5/20.

El escolta Devin Booker anotó 25 puntos y Chris Paul, recuperando el ritmo tras su cuarentena por coronavirus, aportó otros 18 puntos y 7 asistencias para que los Suns volvieran a la senda del triunfo tras la derrota del jueves.

“Ganar un partido ante esta multitud, fue una muestra de carácter de nuestros chicos (…) DeAndre fue el catalizador esta noche”, destacó el técnico Monty Williams.

Phoenix tendrá la primera oportunidad para clasificar a las Finales de la NBA, donde enfrentaría a los Hawks o los Bucks, si el lunes en su cancha suman una nueva victoria ante los Clippers que siguen pagando la ausencia por lesión en esta serie de su estrella, Kawhi Leonard.

Los Suns, que el jueves vieron rota una racha de nueve victorias seguidas, impusieron un ritmo más fuerte al inicio del juego, que derivó en un primer parcial a su favor de 12-2.

El técnico Monty Williams aplicó ajustes ofensivas para facilitar que Booker se zafara de su feroz defensor, Patrick Beverley.

Con el apoyo y la presión del Staples Center, los Clippers intentaban compensar su ineficacia ofensiva con ventajas en la batalla psicológica.

Paul George protagonizó varios encontronazos con el joven Booker, que tuvo que volver a usar una máscara protectora después del fuerte golpe que sufrió en la nariz en el segundo juego.

Pero esta vez la intensidad defensiva no era suficiente ante la falta de puntería de los titulares de los Clippers, que apenas metieron un triple de 10 intentos en el primer cuarto.

La jornada confirmó que Deandre Ayton, quien fue cuestionado como número uno del Draft de Luka Doncic y Trae Young, se está consagrando en estos playoffs como uno de los hombres altos con más futuro en la liga.

Esta vez, el pívot de 22 años fue de los pocos con buenos porcentajes (8 de 14) y terminó con 19 puntos, 22 rebotes (9 en ataque), 4 tapones y 3 asistencias.

Más allá de su aporte en la ofensiva, su presencia  en la defensa fue determinante para evitar que los angelinos encontraran cualquier tipo de vista clara del aro en la pintura.

Los Clippers llegaron al descanso con unos ínfimos 36 puntos (por 50 de Suns), igualando su peor marca en un juego de playoffs, y un nefasto 4/22 en triples (18,2%).

Booker regresó del vestuario sin la máscara y los Suns vieron reducida su ventaja en un tercer cuarto en el que los Clippers apretaron las dientes para aferrarse a la eliminatoria.

El base Reggie Jackson apareció como socio ofensivo de Paul George y los angelinos se pusieron a solo un punto de distancia (66-65) a las puertas del cuarto final.

Booker vio su cuarta falta y una técnica al inicio del último cuarto por un empujón a Paul George en los mejores momentos del partido para los Clippers.

El equipo angelino estaba solo un punto por detrás cuando ambos equipos entraron en cortocircuito y pasaron casi cuatro minutos del último cuarto sin que se moviera el marcador.

Chris Paul acabó con la sequía con una espectacular asistencia para volcada de Ayton y los Suns mantuvieron pequeñas ventajas en un errático final en el que Paul George y DeMarcus Cousins fallaron tiros libres a la desesperada para intentar capturar el rebote ofensivo.

Del otro lado, Chris Paul mantuvo la sangre fría desde la línea de personal. A sus 36 años, Paul acabó celebrando un triunfo que lo pone a las puertas de sus primeras Finales en la misma cancha donde jugó seis años (2011-17) y nunca llegó a estas alturas en playoffs.

Con información de AFP


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba