Internacionales

“Los presos de Nicaragua son verdaderos rehenes de una dictadura cruel y sanguinaria”

La doctora Vilma Núñez sufrió la tortura brutalmente durante el régimen de Anastasio Somoza y hoy cree que un proceso similar está sucediendo en su país bajo el gobierno del dictador sandinista, Daniel Ortega. Esta abogada, especialista en derecho penal y humanitario, y activista es Directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, uno de los pocos organismos que defiende en ese país centroamericano los derechos fundamentales.

Sobrevivió la masacre de los estudiantes del 23 de julio de 1959 y hoy continúa batallando por sus convicciones y la de los detenidos, que no tienen acceso ni a sus abogados ni a sus familias ni a la comida, bajo la autocracia de Ortega y su esposa Rosario Murillo. Son ellos todos los pre o candidatos presidenciales, opositores, ex sandinistas y periodistas. Nadie tiene noticias de ellos desde su detención: ni los familiares ni los abogados los ven y solo les aceptan el agua que les llevan. El temor es que estén siendo torturados porque en la prisión de Chipote se aplican técnicas cubanas, iraníes y venezolanas de represión, que jamás se aplicaron antes.

“Es una situación de exterminio. Quieren prácticamente exterminarlos, doblegarlos emocionalmente y quién sabe qué cosas más. Y por eso, toda esta situación se convierte en una tortura. Son verdaderos rehenes de una dictadura cruel y sanguinaria, definitivamente no puede dársele otro nombre”, denuncia Núñez. Para Daniel Ortega, los detenidos son “golpistas” y no serán liberados, aun que su propio hermano Humberto, ex jefe revolucionario del ejército sandinista y ex ministro de defensa, le exija una amnistía.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

Reconocida internacionalmente, nominada para recibir el Premio Nobel de la paz entre 1000 mujeres en el 2005, Núñez es jueza del Tribunal Permanente de los Pueblos, el sucesor de los tribunales Russell, donde ha participado en 10 procesos de crímenes por lesa humanidad.

Núñez permanece en Nicaragua, a pesar que su oficina ha sido allanada, robada y revisada por las fuerzas policiales de esta nueva autocracia durante esta razzia pre electoral. Este fue el diálogo con Clarín desde su casa en Managua.

-¿Qué esconde esta estrategia represiva del presidente Ortega y su vicepresidenta, la señora Murillo?

-El objetivo fundamental es perpetuarse en el poder de manera indefinida, él y su familia. Es ir acaparando todo el dinero que ha sustraído de las arcas del Estado.Sobre todo de lo que se ha apoderado de la cooperación internacional, especialmente venezolana. Entonces su objetivo inmediato, y esta arremetida sin precedente en la historia de ninguna dictadura, es impedir que se realicen elecciones, que era el método que la población nicaragüense había decidido impulsar para buscar cómo terminar con la represión y con este régimen. La opción de lucha ha sido la lucha cívica después de la lucha armada, que nadie quiere y no hay ninguna posibilidad y no corresponde.

-¿Es una verdadera cacería contra opositores, políticos, familiares, periodistas, la que está llevando a cabo el gobierno?

-Definitivamente por la forma como está reprimiendo queda absolutamente claro ese objetivo que le estoy mencionando. Inexplicablemente, empezó el día 20 de mayo a perseguir a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro. Estuvo persiguiendo primero ,quitando al Ministerio de Gobernación, a la que fue su directora, Cristiana Chamorro Barrios, que prácticamente ya no es ni presidenta, porque la fundación fue cancelada de manera legal por decisión de sus miembros, cuando se les pretendió obligar a inscribirse como agentes extranjeros.  Entonces empezó a citar el Ministerio de Gobernación, reclamándoles incumplimientos desde hace 5 años, desde 2015, sobre la responsabilidad de que como organización civil sin fines de lucro tenía. Lo cual es una forma de reprimir , una cacería. Porque anualmente se les entrega a las organizaciones civiles sin fines de lucro una constancia de legalidad para que funcionen el siguiente año. Todas esas certificaciones se le habían entregado a la fundación. El día 20 entraron a allanar ilegalmente las instalaciones.

No encontraron las instalaciones de la fundación porque es una oficina que ya se extinguió. Entonces, allanaron de manera ilegal, reprimiendo al único periodista que se encontraba y robándose todo, las instalaciones temporales de Confidencial, que dirige el hermano de Cristiana, Carlos Fernando Chamorro, que estaba temporalmente alquilando un local enIntercasa, en un edificio de oficinas públicas. Se le robaron absolutamente todo. Y aquí quiero aprovechar para decir que es la segunda vez que Carlos Fernando Chamorro, Confidencial y los dos medios televisivos que impulsa fueron destruidos, robados y saqueados prácticamente en instalaciones propias, el 12 y el 13 de diciembre de 2018.

En Managua, un mural con Rosario Murillo y Daniel Ortega. Foto Reuters

En Managua, un mural con Rosario Murillo y Daniel Ortega. Foto Reuters

-Carlos Fernando Chamorro debió exiliarse…

-Como consecuencia de esta situación, Carlos Fernando, que en ese entonces, con todo su equipo periodístico no dejó de transmitir, se tuvo que asilar. En vista que le montaron una campaña de difamación, de persecución, de amenaza de encarcelarlo. Se tuvo que asilar por segunda vez, ya que el 21 de junio, allanaron su casa, y ya no lo encontraron ni a él ni a su esposa. Le allanaron su casa a Cristiana Chamorro , en un operativo violentísimo, de más de 60 antimotines y fuerzas paramilitares. Cerraron como dos cuadras a la redonda de su casa, que queda como a 11 kilómetros fuera de Managua.

Se metieron a su casa, le presentaron una orden de allanamiento que llevaban de una juez. ¿Cómo da una juez una orden de allanamiento contra alguien que no se está escapando, con alguien que atendía las citas que la fiscalía le hacía cada vez que lo requería? Y entonces ,desde ese día ,la dejaron en su casa por cárcel, incomunicada. Le llevaron todos los aparatos electrónicos, todas las documentaciones que podía tener de sus archivos históricos, le cortaron el cable. No la dejan salir ni al patio de la casa. Solo le permiten visitas cortas de sus hijos. Incluso su propia defensora no sabe cuál es la situación jurídica porque únicamente le permitieron hablar con ella media hora una sola vez este mes. Por declaraciones de la misma defensora dice que no tuvieron tiempo de planificar una adecuada defensa. Y ella acaba de declarar el día de hoy que desde entonces no la ve, no ha hablado con ella. Ni hay una sola gestión, ni saben dónde está el juicio.

-Pero ese método se extendió a otros candidatos…

Esa represión contra Cristiana después se extendió a otros candidatos, o precandidatos a la presidencia de la República. Viniendo de Estados Unidos, a Arturo Cruz lo capturan el día 5 de junio en el aeropuerto. Desde allí lo han secuestrado prácticamente y se lo llevaron al Chipote y no se ha sabido ni se sabe nada de él. Después siguieron con Félix Maradiaga, a quien después de que declara en la fiscalía, lo capturan en la calle con lujo de violencia y lo golpean, lo golpean y se lo llevan. Y no se sabe él. Hicieron igual con Juan Sebastián Chamorro en su casa, la cual allanaron violentamente y se lo llevaron. Y el día el 20 de junio, el último que capturaron de los precandidatos fue a Miguel Mora, en una actitud violenta en horas de la noche rompieron las puertas de su casa y se metieron.No respetan ancianos, no respetan niños, en las condiciones que sean.

Cristiana Chamorro, una de las detenidas. Foto AFP

Cristiana Chamorro, una de las detenidas. Foto AFP

-¿Hay muchos más detenidos?

-Los cinco dirigentes del partido UNAMOS, que era antes Renovación Sandinista, casi todas mujeres. Allí está una heroína nacional, Dora María Telléz.También Tamara Dávila, Suyen Barahona, la presidenta del partido, Ana Margarita Vijil y el general retirado, Hugo Torres, que fue prácticamente quien sacó de la cárcel en 1974 a Daniel Ortega. Lo puso en libertad y ahora él lo encarcela.Igualmente encarcelaron a Víctor Hugo Tinoco, el vicecanciller .Después capturaron a los dirigentes empresariales, incluso un gerente de banco, Luis Rivas.! A periodistas!. Los periodistas están siendo citados para buscar cómo incriminarlos a la fiscalía. Una de las últimas capturas es Miguel Mendoza, un periodista deportivo.

-¿Se sabe las condiciones de detención de los presos políticos? ¿En qué cárcel están? ¿Los abogados tienen acceso a ellos? ¿Alguna familia puede comunicarse con ellos, puede enviarle comida?

-Sabemos que están presos porque la policía se encarga de sacar un comunicado diciendo las detenciones. La cárcel emblemática de detención ,que es además un centro de tortura aquí en Managua, la Unidad de Auxilio Judicial, conocida como el nuevo Chipote, se supone que están allí. Cuando capturan a alguien, ¿por qué la familia suponen que están ahí? Porque en un primer momento les recibieron las cosas que ellos les llevaban. No se sabe en qué condiciones están.

No los han dejado verlos, violando sus propias disposiciones que establecen visitas para los presos los martes y los jueves. Ni un familiar, ni un abogado se ha podido reunir con los presos. Definitivamente desde hace ya once días no les aceptan la comida. Los primeros días si. Desde hace once días solo les aceptan agua cada vez que llegan, y llegan 3 veces al día: desayuno, almuerzo y cena. Es increíblemente doloroso y terrible ver el peregrinar de las familias, que se vuelven con sus cosas.

Dora Maria Tellez, ex dirigente sandinista tambien detenida. Foto AFP

Dora Maria Tellez, ex dirigente sandinista tambien detenida. Foto AFP

-¿Nada se ha filtrado?

-No saben en qué condiciones están. Nosotros nos preguntamos: ¿Cómo estarán? ¿Estarán aislados en celdas individuales? ¿Estarán compartiendo celdas comunes mujeres y hombres? ¿Los dejarán bañarse?. Es una situación de incertidumbre tremenda. No se saben ni las condiciones físicas, ni las condiciones emocionales, ni las condiciones de salud. Muchos de ellos, como el Doctor José Pallais, es una persona como con 7 enfermedades crónicas severas, como ha denunciado recientemente su esposa. Es una situación verdaderamente de exterminio.

-¿Usted cree que están siendo torturados, como ha denunciado el diario El País la semana pasada, que están utilizando las técnicas del submarino?

-Nosotros como organismo de derechos humanos no tenemos ningún acceso. Ni la familias pueden decir con precisión qué es lo que les está pasando. Nosotros valoramos todo este trato que les están dando y todo este secretismo y ocultamiento de información como una tortura, que los hace presumir que están o gravemente lesionados o agredidos mentalmente o físicamente. Nosotros no tenemos una evidencia. Pero es de suponer que algo grave está ocurriendo dentro por ese secretismo y por esa falta de información exacta. Entonces decirle yo que le hicieron tal o cual tortura no tengo esa posibilidad. La familia no los ha visto, la familia no lo conoce. No sabemos cuáles son las fuentes de información que lo han tenido y definitivamente la situación es realmente grave. Son verdaderos rehenes de una dictadura cruel y sanguinaria. Definitivamente no puede dársele otro nombre.

-¿Usted cree que hay extranjeros organizando esta represión en las cárceles y en las casas? ¿Hay cubanos, iraníes, o venezolanos participando en la represión?

-Nosotros no podemos afirmar que en este momento tales y cuáles de esos ilustres personajes existen. Pero vea aquí en Nicaragua, esa represión violenta que empezó el 18 de abril de 2018 y que ya lleva 3 años no se ha desarrollado sola. La presencia incluso masiva de cubanos, de venezolanos y, en mayor o menor medida, se ha mencionado también el apoyo ruso, de Irán, pero sí la presencia de cubanos y la presencia de venezolanos. Nosotros ,con nuestro largo conocimiento de las estrategias de represión que tenían conocimiento aquí, no solamente en esta época de la dictadura sandinista, sino también en la época de la dictadura de Somoza, los métodos que están usando aquí en esta actualidad no se corresponden con este patrón histórico. Sino que hay un incremento en la modalidad como la que se usa en las cárceles cubanas. Entonces definitivamente aquí hay algo. Todo eso no se está desarrollando solo.

Esta represión que se vive en Nicaragua es parte de una estrategia que la vemos repetirse muchas veces en Venezuela, otras veces en Cuba, otras veces en otros países de Sudamérica, como Bolivia en algún momento, en Ecuador. Entonces nos preguntamos quién es el maestro. ¿Será Daniel Ortega exportando esos métodos represivo o será una estrategia mayor global, dirigida contra todos estos peones que no sabemos qué ideas políticas tienen?

Aquí hay prácticamente una represión generalizada en contra de toda la población. Está prácticamente instalada una militarización permanente,. Pero son prácticamente personas entrenadas con comportamientos paramilitares. Es decir civiles armados los que patrullan junto con la policía y la policía de operaciones especiales permanentemente las ciudades.A instancias partidarias, han formado los llamados consejos del poder ciudadano, que son organizaciones barriales pero que son prácticamente sistemas de espionaje.Un sistema de espionaje establecido en contra de toda la población. Prácticamente vivimos en un estado de sitio. Y eso se refleja en las acciones que realizan: tienen a la gente encerradas en sus casas, no las dejan salir. Prácticamente cuando a ellos se les ocurre, “usted no sale”, no lo dejan salir a comprar una medicina a una farmacia. Ya no se pueden hacer porque inmediatamente son encarcelados, son golpeados y son torturados o llevados a la cárcel.

-Usted cree que se necesita que lleguen organizaciones internacionales como la OEA, la ONU, Amnesty? ¿Los van a dejar entrar?

-Precisamente esa es una de las luchas que se sigue dando, que no se abandona. Tanto a la Oficina de la Alta Comisionada, a la ONU, como en un primer momento y después a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con su mecanismo de seguimiento especial para Nicaragua, los expulsaron. Y al Grupo Interdisciplinario Independiente, que vino a investigar la magnitud de las violaciones de derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad, los expulsaron violentamente el gobierno el día 18 de diciembre de 2018 y ya no los deja entrar. Tanto el sistema de Naciones Unidas como de la oficina de la alta comisionada, Michelle Bachelet, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, todos los días en toda intervención de manera especial reflexiona ante el gobierno la posibilidad de dejarlo entrar. La sociedad civil, todo el mundo pide, clama, que dejen entrar de nuevo a estas instancias que el gobierno se niega absolutamente. Yo no veo en este momento ninguna posibilidad de que los dejen entrar.

-¿Qué esperan ustedes de la reacción de Estados Unidos, que de última es su patio trasero Nicaragua?

-Pienso que, por lo menos nosotros que venimos de derechos humanos, tenemos más fijada nuestra atención en las posibilidades reales que tiene para actuar los mecanismos internacionales de protección de derechos humanos, tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, como la oficina de la alta comisionada de Naciones Unidas en Ginebra. A eso es lo que apuntamos. Allí encaminamos toda nuestra información y todas nuestras decisiones.

Nosotros pensamos que el acompañamiento internacional no debe ser unilateral, debe ser global. Por eso estamos muy esperanzados en este momento muy poco alentador, este nuevo empuje que están tomando las nuevas disposiciones, las nuevas resoluciones que pueden sacar la Unión Europea o el Parlamento Europeo en las próximas semanas.

-¿Y los riesgos que ustedes corren?

-Es dificilísimo en este momento, como es dificilísimo en los regímenes autoritarios defender derechos humanos. Estamos expuestos día a día a cualquier situación. Lo que les pasó o lo que les está pasando a los dirigentes políticos, a los candidatos presidenciales, a los gerentes empresariales, en cualquier momento le puede pasar a un defensor de derechos humanos activo y deliberante. Y en el caso de nosotros como Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, tenemos la agravante que fuimos el primer organismo de derechos humanos atacado y destruido por el gobierno.

En el año de 2018, el 12 de diciembre nos cancelaron nuestra personería jurídica. Allanaron ilegalmente todas nuestras oficinas, nos robaron todos nuestros equipos de trabajo, toda nuestra documentación y prácticamente trabajamos en la clandestinidad. Hemos hecho un compromiso de seguir trabajando con nuestra investidura de defensores de derechos humanos reconocidos nacional e internacionalmente, afiliados a varias organizaciones no gubernamentales de derechos humanos. Mi derecho personal como defensora no me lo van a quitar ni me van a silenciar así nomás.

PB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba