Uruguay

Los medios españoles siguen cautivados por los esquiladores uruguayos

El trabajo de los esquiladores uruguayos que durante fines del otoño e inicios del invierno desarrollan ese oficio en predios de ovinocultores en España sigue generando admiración en los medios de comunicación de ese país.

En este caso, el portal canalextremadura.es publicó un trabajo especial, que fue difundido por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) en la red social Twitter.

El año pasado había realizado un material similar la cadena Antena3.

Este nuevo trabajo audiovisual, titulado Un día junto a una cuadrilla de esquiladores uruguayos, tuvo como base el diálogo con el esquilador Nicolás Olivera durante una jornada de esquila en un establecimiento de la comarca La Serena.

Allí el esquilador uruguayo, que habla de “pelar” las ovejas dado que así se alude a la cosecha de lana en España, explica que trabajaba con una majada de la raza Merino Australiano y muestra cómo maneja al animal, utilizando el moderno sistema de esquila Tally Hi, marcando las ventajas que ello permite respecto a la esquila tradicional.

También alude al valor de los controles de calidad de la lana y al acondicionamiento de la misma en el establecimiento, previo a remitirla a los complejos industriales, manejos en los que Uruguay está a la vanguardia con relación a lo que sucede en España.

Olivera también destaca como una rutina que un buen número de esquiladores viajen a España básicamente desde fines de marzo a fines de junio y que luego regresen para encarar los mismos trabajos en la zafra de esquila local, que se inicia en el invierno con las esquilas pre parto y se extienden hasta poco antes de instalado el verano.

Exportación de un servicio campero tradicional

Si bien los números van ascendiendo o disminuyendo, se estima que son al menos 300 los esquiladores uruguayos que viajan a realizar sus labores en la zafra de esquila lanar en España, y que cada uno suele volver con unos US$ 10.000, por lo cual el ingreso de divisas involucrado en esta exportación de servicios camperos asciende al menos a US$ 3 millones.

Dependiendo del contratista y de las condiciones acordadas los trabajadores reciben 1,20 euros por oveja esquilada. El promedio de ovejas esquiladas va de 200 a 220 cada día, pero ese depende de la cantidad de lana en las ovejas y la destreza de cada trabajador.

Teniendo en cuenta que trabajan unos 60 días aproximadamente y quitando los gastos de alojamiento, comidas, traslados y pasajes –todo depende de cada contrato en particular–, los esquiladores pueden ahorrar alrededor de esos US$ 10 mil mencionados.

Hace al menos 15 años que Uruguay “exporta servicios de esquila” y cada vez lo hace en una cantidad mayor. Debido a las restricciones que trajo la pandemia del covid-19 (coronavirus), fue más complicado en 2020 y este año la operativa logística, pero la corriente se sostuvo.

Por qué los europeos valoran la mano de obra uruguaya

La mano de obra uruguaya es requerida en España por su trayectoria y profesionalismo, y eso está dado también por el reconocimiento y la valoración que se tiene de la lana uruguaya en el mundo, gracias al trabajo que históricamente ha realizado el SUL.

Según lo informado tras la zafra de 2020 a El Observador por Carlos Piovani, coordinador nacional de esquila del SUL, a los españoles les gusta mucho contratar a los uruguayos, porque estos cumplen con algunos requisitos fundamentales, como el buen comportamiento –por ejemplo no generan problemas por consumo de alcohol y/o drogas– y el conocimiento sobre Tally Hi, una técnica de esquila que prioriza el bienestar animal y, a la vez, una mejor calidad en la obtención del vellón.

También incide que mientras en Europa la mayoría esquila con la oveja atada, con poco control del animal que es apretado, la esquila “uruguaya” es más amigable con el ovino.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba