Internacionales

¿Los medios de China “inventaron” una periodista francesa para defender el discurso de Beijing?

El domingo 28 de marzo el sitio de internet de la cadena de televisión estatal china CGTN, antes conocida como CCTV-News, publicó un artículo firmado por la periodista francesa Laurène Beaumond.

El texto hablaba de la situación en la región de Xinjiang, donde gran parte de la comunidad internacional denuncia que China ha violado los derechos humanos de la minoría uigur. Y defendía los argumentos del régimen de Beijng, que rechaza las acusaciones y se enfrenta duramente con Estados Unidos por este tema.

Sin embargo, el diario francés Le Monde denunció que, luego de realizar una investigación, esa periodista no existe.

Según CGTN, la supuesta Laurène Beaumond es doblemente diplomada, en historia del arte y en arqueología en la histórica universidad de París, la Sorbona, una de las más antiguas del mundo.

También habría realizado una maestría en periodismo para después trabajar en diferentes redacciones parisinas antes de mudarse a la capital de China.

En Francia, gran parte (aunque no todos) del cuerpo de periodista está inscrito en una comisión profesional que otorga anualmente una tarjeta oficial de prensa con un número de matrícula personal.

De acuerdo a Le Monde no hay nadie bajo el nombre de Laurène Beaumond en la base de datos de la comisión.

Además nadie parece conocer a ninguna profesional de la información con ese nombre, a pesar de que CGTN sostiene que trabajó en varios medios antes de viajar a Beijing.

El texto de opinión publicado por CGTN de Beaumond busca desmentir las acusaciones contra China de “genocidio cometido contra los uigures mayoritariamente musulmanes” en la región china de Xinjiang.

Un mercado en Yarkand, una región china donde a minoría uigur está bajo presión. Foto: Gilles Sabrié para The New York Times.

Un mercado en Yarkand, una región china donde a minoría uigur está bajo presión. Foto: Gilles Sabrié para The New York Times.

La situación en Xinjiang

Según estudios publicados por institutos de Estados Unidos y Australia y rechazados por Beijing, hay al menos un millón de uigures internados en “campos” en Xinjiang, en el noroeste de China, donde algunos de ellos son sometidos a “trabajos forzados” y a “esterilizaciones”.

Beaumond, quien supuestamente vivió siete años en China, también dice tener familiares que viven en Urumchi, la capital de Xinjiang.

“Tuve la oportunidad de visitar la región muchas veces entre 2014 y 2019, y no reconozco el Xinjiang que me describen en el que conozco”, dice.

Según Le Monde, la opinión de Beaumond sobre los uigures repite todos los elementos del lenguaje oficial del régimen de Beijing sobre el tema, cuestionando las “nuevas pasionarias de la causa uigur, esta etnia cuyo destino no preocupaba a nadie hasta ahora”, y señalando que “las grandes marcas extranjeras que han anunciado que dejarán de utilizar algodón cosechado en Xinjiang para confeccionar sus prendas son la gota que colma el vaso”.

Este nuevo rostro puesto al servicio de la propaganda china, dice Le Monde, fue también descubierto por un investigador de la Fundación para la Investigación Estratégica, Antoine Bondaz. El perfil falso ha aparecido desde finales de 2020, en temas como Covid-19, señaló Bondaz.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, denunció supuestos derechos humanos cometidos por China contra minorías étnicas. Foto AFP

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, denunció supuestos derechos humanos cometidos por China contra minorías étnicas. Foto AFP

Choque con Estados Unidos

Este miércoles, China respondió con dureza a las acusaciones de Estados Unidos sobre un supuesto “genocidio” en Xinjiang. Y afirmó que “es una gran mentira que viola el derecho internacional”.

Comentando sobre lo que se escribió en el Informe sobre Derechos Humanos 2020 elaborado por Washington, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, dijo que Estados Unidos “ha fabricado mentiras una tras otra, incluso tan escandalosas como las relacionadas con el genocidio y el trabajo forzoso. Esto es realmente absurdo”.

Beijing afirmó que las instalaciones denunciadas como campos de internamiento, con más de un millón de uigures y otras minorías, son centros de formación profesional contra el terrorismo y el extremismo religioso.

El jefe de la cancillería de Estados Unidos, Antony Blinken, quien presentó el informe junto a la subsecretaria para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo, Lisa Peterson, hizo énfasis en las violaciones de estos derechos en China, en especial sobre minorías étnicas como los uigures, en la región de Xinjiang.

Fuente: RFI y ANSA

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba