Deportes

Le metieron un gol, se enfureció, le pegó una trompada a su compañero y lo noqueó

Hay partidos en los que la temperatura sube, la tensión crece y la bronca puede explotar fácilmente. Aun así, este sábado, cuando faltaban 10 minutos para que termine el encuentro, se dio una situación impensada para la máxima categoría del fútbol. Durante el cruce entre Glentoran y el Coleraine por la liga de Irlanda del Norte, el arquero del equipo local le pegó una terrible piña a su compañero luego de que cometiera un error en el medio campo ¡y lo noqueó!

El partido estaba muy tensionado, los del Glentoran ganaban 2-1 y tenían un hombre menos en cancha. Había que resistir, aguantar hasta el final para lograr quedarse con la victoria a pesar de haber sufrido una expulsión. Este resultado los dejaba a solo cinco puntos del Cliftonville que lidera la tabla con 20 unidades y los acercaba un poquito más al sueño de consagrarse campeones. Toda la épica que un partido puede tener: ganar con uno menos y acercarse a la cima. Aun así, nada de esto ocurrió.

El instante en que los jugadores se acercaron a separar al arquero del mediocampista. Créditos: @Chris78Williams

El instante en que los jugadores se acercaron a separar al arquero del mediocampista. Créditos: @Chris78Williams

Iban 81 minutos cuando el Coleraine generó un contraataque que rompió con las ilusiones de los locales. En la zona del medio, Bobby Burns perdió la pelota y eso generó que los visitantes avanzaran con fuerza y Cathair Friel aprovechó la oportunidad para anotar el empate. En ese instante la bronca se apoderó del arquero que no esperó a que terminara el cruce y largó toda su furia en ese mismo instante.

Aaron McCarey se acercó corriendo a su compañero Bobby Burns y completamente furioso le recriminó lo que había ocurrido. En un comienzo lo insultó, pero lentamente fue escalando y de los gritos, pasaron a la acción. McCarey le pegó una piña y tras el duro golpe Burns cayó noqueado al piso. El ataque no fue suficiente para que el arquero recapacitara sobre lo que había sucedido y arrastró a su compañero agarrándolo de la camiseta hasta que llegaron el resto de los jugadores a separarlo.

En ese momento el árbitro del encuentro se sumó al tumulto y le sacó la tarjeta roja al arquero que salió del campo de juego quitándose los guantes con enojo y furia. Al finalizar el cruce, el entrenador Mick McDermott contó:“Aaron le ha dado la mano (a Burns) en el vestuario y le ha dicho que nunca debería haber ocurrido”.

En la transmisión, los periodistas que estaban a cargo mostraron su sorpresa y reivindicaron que jamás habían visto una situación similar. Ambos cuestionaron la actitud y apuntaron que podría haberlo resuelto de otro modo. Hasta el momento ni Bobby Burns ni Aaron McCarey han salido a hablar al respecto ni publicaron imágenes en redes sociales. De cualquier modo, el DT ya aseguró que la reconciliación estaría encaminada. 


Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba