Uruguay

Las medidas propuestas por el GACH para bajar movilidad sin recurrir a “Estado policíaco”

El presidente Luis Lacalle Pou defendió este lunes las medidas adoptadas por su gobierno para frenar el avance de los contagios de covid-19, ante la presión de diversos colectivos médicos, científicos y políticos que reclaman una mayor reducción de la movilidad. 

A la salida del Hospital Maciel, donde recibió la primera dosis de la Coronavac, Lacalle fue consultado sobre la postura de organizaciones médicas e intensivistas, que advirtieron que “las acciones para evitar la catástrofe sanitaria inminente son la reducción de la movilidad en su máxima expresión y el cierre de toda actividad no esencial”.

El mandatario volvió a preguntar a qué se refieren con mayores medidas y remarcó que “el gobierno no va a establecer la cuarentena obligatoria porque no cree en un Estado policíaco, porque no cree que haya que aplicar medidas prontas de seguridad”. “Si ese es el final de todo el camino, no va a haber cuarentena obligatoria”, agregó.

Sin embargo, el gobierno dispone de un menú de medidas que son más restrictivas que las vigentes pero no necesariamente implican el pasaje a un estado policíaco o a una cuarentena obligatoria. 

En su informe del pasado 7 de febrero, el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) planteó diversas opciones para reducir la movilidad y frenar el avance del virus en caso de llegar a un escenario de transmisión comunitaria “muy intensa” y una capacidad de respuesta del sistema de salud “limitada”.

Allí los científicos establecen que ante una situación de capacidad de respuesta seriamente comprometida, se debería considerar el cierre de bares y restaurantes y su habilitación únicamente para entregas a domicilio. 

Actualmente esos locales están habilitados a funcionar hasta la medianoche, y expertos del GACH han advertido que son un lugar propicio para los contagios. 

El documento de febrero proponía asimismo considerar la limitación del tiempo de atención al público de comercios no esenciales, mayores limitaciones al transporte público, y la suspensión de los torneos profesionales (además de los amateurs que ya se suspendieron).

Los científicos proponían también analizar restricciones “más estrictas” de ingreso al país. Hoy en día Presidencia tiene la potestad de habilitar el ingreso a personas que cumplan ciertos requisitos.

Por fuera de esas recomendaciones, actores del sistema político –tanto de la oposición como dentro del propio Partido Nacional– reclamaron en estos días la suspensión de las ceremonias religiosas presenciales.

Este lunes, tras reclamar que le dieran ejemplos de medidas para lograr que frenen los contagios, Lacalle fue consultado sobre las ceremonias religiosas pero no dio una respuesta concreta. 

“¿Cuál medida realmente va a hacer que esto frene? Eso es lo que nosotros evaluamos diariamente”, afirmó el presidente.

“Entiendo que hay reclamos, seguramente muchos legítimos, pero el gobierno tiene que evaluar qué de la vida cotidiana de los individuos se puede cortar, y si ese corte genera efectos sobre la pandemia”, argumentó Lacalle.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba