Internacionales

La lucha y los dramas de una médica que batalla contra el coronavirus en un hospital de Brasil

Lo que empezó como un viaje desde Nueva York para celebrar el carnaval en familia derivó pronto en una lucha incansable contra el coronavirus. En medio de sus propios dramas, la médica Marise Gomes ya lleva un año salvando o enterrando pacientes vencidos por el covid en Brasil.

La noche se asoma en el hospital de campaña de Santo André, un municipio a veinte kilómetros de San Pablo. El estacionamiento del polideportivo, acostumbrado a recibir atletas y aficionados, se llena en un abrir y cerrar de ojos de ambulancias colmadas de jóvenes y viejos que batallan por respirar.

En lo que antes era una cancha de básquet, Marise y un grupo de médicos y enfermeras atienden a decenas de enfermos de un virus que ha matado a más de 320.000 personas en Brasil.

Al ruido de los aparatos de ventilación con frecuencia se sobrepone la tos de algún paciente.

“Ahora nuestros pacientes son más bien jóvenes, sin comorbilidades, que responden mal (al covid-19) y mueren, para sorpresa nuestra”, dice esta médica y cirujana de 53 años, con tatuajes y piercing en la nariz.

La explosión de la pandemia halló a Marise en su tierra, que visita poco desde que se radicó en Estados Unidos hace quince años.

Una unidad de Terapia Intensiva en un hospital de Brasilia, este miércoles. Brasil enfrenta el peor momento de la pandemia. Foto: AFP

Una unidad de Terapia Intensiva en un hospital de Brasilia, este miércoles. Brasil enfrenta el peor momento de la pandemia. Foto: AFP

Un año de lucha contra el virus

Viajó a Brasil en febrero de 2020 a disfrutar de la temporada de carnavales en momentos en que varios países ya avizoraban la magnitud de la tragedia. Su esposo Jack, un abogado estadounidense de 74 años, se le unió un mes después.

Marise hubiera podido alistarse en la lucha contra la nueva neumonía en Nueva York, donde ejerce. Pero optó por quedarse, haciendo caso a las corazonadas que le decían que Brasil iba “a tener dificultades”.

“Pensé en regresar, llegué a avisarlo, pero de cierta forma fueron 15 años en que no vi un paciente en mi país”, señala. “Creí que podría ser más útil aquí”.

Contactó a colegas de facultad y en abril empezó labores en el hospital de campaña de Santo André, de 180 camas, aledaño a la ciudad de Sao Bernardo do Campo, donde vive su familia, en el cinturón industrial de la capital económica del país.

Un trabajador de la salud limpia una ambulancia frente a un hospital en Brasilia, este miércoles. Foto: AP

Un trabajador de la salud limpia una ambulancia frente a un hospital en Brasilia, este miércoles. Foto: AP

La pandemia empezaba a explotar en el gigante latinoamericano a la par de que el presidente Jair Bolsonaro minimizaba los efectos del virus y se oponía a las medidas de distanciamiento alegando sus efectos económicos negativos.

El covid-19 tocó pronto las puertas de la casa de esta especialista rubia y delgada. El virus se llevó a dos tíos suyos, mientras ella, como miles de médicos y enfermeras, trabajaban a tiempo completo para atender una demanda que crecía como espuma.

“La gente me decía: ‘¿Qué estás haciendo aquí? ¡Regresa para allá!’. Como si hubiera algún ‘allá’ perfecto”, recuerda.

El deseo inicial de estar junto a su madre, sus tres hermanos y sus sobrinos fue tornándose un espejismo. Su esposo alquiló una casa en una zona costera cercana y ella hacía malabares para evitar poner en riesgo a su mamá.

Gran parte de los hospitales en Brasil están sobrepasados por los casos de coronavirus, como este en Brasilia. Foto: AP

Gran parte de los hospitales en Brasil están sobrepasados por los casos de coronavirus, como este en Brasilia. Foto: AP

“Es difícil regresar a casa y sentirse rechazada por venir de un hospital”, afirma. Pero los cuidados evitaron que se contagiara y ahora, ya vacunada, respira más tranquila.

Sin embargo, es una tranquilidad relativa. Los ojos se le encharcan y su voz se quiebra cuando recuerda el suicidio de su hermana, una profesional de salud de 47 años, en noviembre. Una depresión que arrastraba hacía años le ganó la puja.

“Es mucho dolor junto, pero al mismo tiempo he visto tantas personas con un dolor mayor que el mío”, afirma.

Una fila frente a un centro de vacunación contra el coronavirus. en Río de Janeiro, este miércoles. Foto: AFP

Una fila frente a un centro de vacunación contra el coronavirus. en Río de Janeiro, este miércoles. Foto: AFP

Poca responsabilidad

Antes de terminar una jornada extenuante, Marise lamenta que “no haya un cambio de comportamiento” de los brasileños, poco más de un año después de la detección del primer caso de covid-19 en el país.

En las calles los cubrebocas no son ley, las fiestas clandestinas son recurrentes y la vacunación avanza a paso lento.

“Las tomografías son terribles, de jóvenes de 22, 23, 25 años. Es asustador. Tengo miedo, miedo por la población (…), porque los enfermos no entienden la magnitud de lo que están viviendo y lo que van a tener que vivir en el futuro”, confiesa.

La doctora espera volver “en breve” al Nueva York donde construyó su vida. Mientras ese día llega, junto a médicos y enfermeras seguirá desafiando el peor momento de la pandemia en su paíscon hospitales al borde del colapso y récords de muertos.

“Yo estoy dando todo lo que tengo”, afirma.

Fuente: AFP

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba