Política

La justicia electoral de Brasil rechazó el pedido del bolsonarismo de anular las elecciones

El Tribunal Superior Electoral (STE) brasileño multó por unos US$ 4,2 millones a la coalición integrada por el partido de Jair Bolsonaro, tras negar un pedido de revisión del resultado electoral por supuestos errores en las urnas que habrían dado la victoria a Lula.

El presidente del TSE, Alexandre de Moraes, consideró de «mala fe» la denuncia presentada el martes por la agrupación política, según una nota publicada en el sitio del tribunal.

El fallo destacó la «falta de pruebas y circunstancias que justifiquen el establecimiento de una verificación extraordinaria» de unas 280.000 urnas electrónicas utilizadas en el balotaje presidencial.

El izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva fue elegido presidente el 30 de octubre, al derrotar al mandatario ultraderechista por un estrecho margen de 50,9% a 49,1% en la segunda vuelta de la elección.

El Partido Liberal (PL) de Bolsonaro pidió invalidar los votos de las urnas electrónicas «en que fueron comprobadas disconformidades irreparables de funcionamiento», ya que según una supuesta auditoria el actual presidente habría ganado en le conteo del balotaje.

El pedido de impugnación fue para casi el 60% de las urnas electrónicas cuya fabricación fue previa al 2020.

Moraes consideró «absolutamente falsos» los argumentos presentados y dijo en su resolución que el pedido fue «ostensiblemente ofensivo al Estado Democrático de Derecho y realizado de manera inconsecuente, con el propósito de alentar movimientos delictivos y antidemocráticos», detalla la nota.

Esos movimientos, añade, se han manifestado con «amenazas graves y violencia» en bloqueos de carreteras en todo el país.

Luego del triunfo de Lula, camioneros y otros seguidores del presidente protagonizaron centenares de bloqueos que se extendieron por varios días y en algunos casos derivaron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

En la denuncia, el partido del presidente alegó un «mal funcionamiento» de cinco modelos de urnas, que «pondría en jaque la transparencia del proceso electoral», algo supuestamente demostrado en un informe del Instituto Voto Legal, contratado por la propia agrupación política.

En respuesta, el presidente del TSE aplicó a la coalición liderada por el PL una penalidad de 22,9 millones de reales, equivalente a unos US$ 4,2 millones.

También pidió investigar la responsabilidad de Valdemar da Costa Neto, presidente del PL, y Carlos César Moretzsohn Rocha, presidente del Instituto Voto Legal.

Bolsonaro volvió ayer a su despacho en Brasilia al que no concurría desde hace cuarenta días, cuando fue derrotado por Lula por 1,8% de los votos.

La semana había estado internado en el hospital de las fuerzas armadas acusando dolores en la región del torso en que fue apuñalado en 2018 durante la campaña electoral en que fue electo, con el jefe líder izquierdista preso.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba