Deportes

La increíble jugada que definió un partido universitario en el último segundo y asombró a LeBron James

La Locura de Marzo (March Madness) de la NCAA, el básquet universitario en los Estados Unidos, es uno de los eventos deportivos del año en aquel país. Es habitual que la definición del certamen nacional tenga incluso mayores ratings que la de la NBA. Y la noche del sábado entregó una perla para la historia.

Se trata de la última etapa del campeonato nacional, en el que las 64 universidades clasificadas después de jugar sus respectivas conferencias se miden mano a mano, a partido único, hasta llegar al campeón. La mayor parte de la llave se juega durante marzo, lo que le otorga ese nombre particular. Y vaya que el partido entre las universidades de Gonzaga y UCLA le hizo honor.

Después del triunfo de los pibes de Baylor sobre Houston (78-59) en la primera semifinal, el público que se acercó hasta el Lucas Oil Stadium de Indianápolis y los millones que siguieron las acciones por televisión o streaming se habían quedado con ganas de un poco más de competencia para semejante instancia.

Y el segundo turno no les falló.

Jalen Suggs y un momento decisivo en la semifinal de la NCAA. Foto AFP

Jalen Suggs y un momento decisivo en la semifinal de la NCAA. Foto AFP

Gonzaga y UCLA armaron un partido espectacular, punto a punto, que cambió de dueño 19 veces en el marcador y en 15 ocasiones estuvo empatado.

Y la paridad fue tal que se terminaron yendo al tiempo suplementario, donde terminaría de explotar una de las definiciones que se metió directamente entre las más dramáticas de todos los tiempos.

Con 19 segundos en el reloj, la Universidad de California Los Ángeles tomó la última posesión de la noche. Perdía por dos puntos. Johnny Juzang condujo la jugada y se animó al uno contra uno. Penetró, intentó la flotadora y la pelota tocó el aro. Pero él mismo tomó el rebote y anotó con bandeja.

Quedaban sólo 3,3 segundos.

Fue entonces cuando Jalen Suggs recibió la pelota y encaró hacia el aro. El reloj lo ahorcaba, por lo que hizo lo único que a esa altura podía intentar: un triple desde el logo de mitad de cancha. A lo Damian Lillard, a lo Stephen Curry. Y lo metió. Su equipo ganó 93-30 y pasó a la final.

La locura se apoderó del joven jugador, proyectado como una de las cinco primeras elecciones del draft de este año en la NBA. Sus compañeros salieron desesperados corriendo a abrazarlo. Algunos se agarraban la cabeza de incredulidad. Lo mismo hacían, claro, muchos de sus rivales.

Entre los espectadores que siguieron el juego por TV y que se volcaron a las redes sociales para comentar el increíble final, estuvo nada más y nada menos que el mejor jugador de básquet del mundo: LeBron James, quien de inmediato tomó su teléfono y tuiteó sus sensaciones.

“¡Dios mío!”, escribió el Rey para manifestar su asombro. Y lo acompañó con una onomatopeya inconfundible: “Wow!”. Luego, sacó pecho por el comentario que había hecho en su casa antes de esa última acción: “Dije que Suggs iba a encestar apenas cruzó la mitad de la cancha. ¡Y ganó el partido!”.

Otra figura del deporte estadounidense que soltó sus sensaciones fue Patrick Mahomes, el talentoso mariscal de campo de Kansas City Chiefs que ganó el Super Bowl en 2020 y fue MVP de la NFL en 2018. “¡Qué partido!”, tuiteó durante el juego. Y una vez que Jalen Suggs hizo su proeza, agregó: “¡¿Me están jodiendo?!”

La jugada no pasó desapercibida, claro, y ya está en la galería de grandes definiciones del básquet universitario. Más allá de la locura por la definición, a Suggs y Gonzaga les queda el último paso: este lunes por la noche se medirán con Baylor para definir al campeón de la temporada.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba