Uruguay

la idea de Ceres sobre rentas vitalicias

Un instrumento para estirar la vida laboral, pero a la vez cobrar anticipos de una jubilación futura a partir de un ahorro voluntario y adicional al obligatorio. Esto es la principal idea de la propuesta del Centro de Estudios de la Realidad Económica (Ceres) que plantea un sistema de rentas vitalicias, a partir de la experiencia de otros países destacados por su “eficiencia”, según difundió la institución. 

La idea consiste en un pago mensual de cupones FARO (Fruto Adelantado de Retiro Opcional), es un “producto nuevo” que “no es pasividad”. La propuesta trata de que cuando el trabajador llegue a la edad de retiro, pueda estirar su etapa activa y “gozar del fruto de su ahorro”. 

Los cupones FARO requieren ahorro voluntario y adicional al obligatorio, pero tienen la “garantía” de la “capitalización” de este ahorro, sin la necesidad de jubilarse. A su vez, cada AFAP deberá informar a sus afiliados sobre las oportunidades de ahorro adicional para acceder al beneficio

En otros países, un instrumento vinculado a una modalidad de inversión son los Bonos Selfie  –títulos de ingreso en retiro indexados a estándares de vida–, que son pensados para generar renta luego del retiro. En la propuesta de Ceres se incluye un modelo similar, aunque “ajustado” al mercado uruguayo. Se trata del título de deuda pública denominado Bono Precaver (Preservar la Calidad de Vida en el Retiro). 

Para Ceres, la reforma jubilatoria –que estudia la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS)– debe incorporar “más opciones al trabajador”, que “contemple las necesidades del afiliado y la sustentabilidad del sistema”. 

Con esa nueva fase, el sistema quedaría conformado por tres fases: la fase activa, que consiste en el trabajo, el aporte y el ahorro obligatorio y voluntario; la fase transicional, que es opcional, de trabajo y cobro de retiro programados; y la fase pasiva, que es de inactividad laboral y cobro de jubilación mixta (pasividad y renta vitalicia). 

Según Ceres, si este instrumento se concretara el afiliado tendrá una “triple ventaja de posibilidades” al momento de “configurar causal jubilatoria”: podrá “seguir trabajando y acumulando ahorros para mejorar su jubilación”; podrá “seguir trabajando, en igual o menor cantidad de tiempo, y cobrar un retiro programado” –esta es la fase transicional–; podrá “dejar de trabajar y cobrar una jubilación mixta”. 

Esta fase “no se considerará retiro” sino el trabajador “quedará habilitado a cobrar una mensualidad de ahorros, que complemente el sueldo por su actividad”, dice el texto difundido por Ceres. 

“El sistema previsional uruguayo tiene un cuello de botella en la etapa de desacumulación del ahorro previsional acumulado en las AFAP y es necesario implementar cambios para generar condiciones propicias para el ingreso de aseguradoras privadas al mercado de renta vitalicia”, argumenta el centro de estudios. 

En sus reflexiones finales, Ceres concluye que es “necesario implementar una serie de cambios para que se generen las condiciones necesarias para que aseguradoras privadas ingresen al mercado de renta vitalicia”. 

A su vez, asegura que con el paso del tiempo “empeora” la situación, a medida “que se incrementan los montos asociados al fin de la etapa de acumulación”. “La acción debe ser urgente”, alerta el informe. 

La CESS entregó el diagnóstico del sistema previsional uruguayo al Poder Ejecutivo y ahora inició la segunda etapa, en la que deberá proponer recomendaciones para la reforma jubilatoria, que luego deberá ser aprobada por el Poder Legislativo.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba