Tecnología

La historia Kimbal Musk, el hermano rebelde y ecologista de Elon Musk

Cada generación tecnológica tiene su arquetipo de emprendedor. Así, el modelo de éxito que alguna vez encarnó Bill Gates o Steve Jobs hoy lo representa el multifacético Elon Musk.

En su currículum figuran empresas como PayPal, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink, OpenAI y Tesla Motors. Con semejante foja de servicios, no es de extrañar que Kimbal, su hermano menor, haya quedado tapado por su sombra.

Si bien es accionista de casi todos los proyectos de su hermano, Kimbal (48) no desarrolló interés por los autos eléctricos y las naves espaciales, sino que se convirtió en uno de los máximos referentes foodie de Estados Unidos.

El mes pasado, Kimbal se convirtió en noticia tras vender un paquete de sus acciones de Tesla. En total recibió 25,6 millones de dólares, aunque sigue conservando gran parte de su participación en la empresa y es miembro de la junta directiva.

Los exitosos hermanos Musk, juntos. Foto Reuters

Los exitosos hermanos Musk, juntos. Foto Reuters

La carrera de los hermanos comenzó como una sociedad comercial tras mudarse a Silicon Valley en 1995 y abrir la visionaria firma de software Zip2.

Esta compañía desarrollaba alojamiento en internet para medios de comunicación como The New York Times o el Chicago Tribune. Mientras Elon se dedicaba a la programación y la ingeniería, Kimbal explotaba el costado social del negocio.

En 1999 vendieron Zip2 a Compaq por 252 millones de dólares. Ese fue el combustible que necesitaban para perseguir sus sueños.

La primera empresa de Kimbal la fundó junto a su hermano.

La primera empresa de Kimbal la fundó junto a su hermano.

Siguiendo la visión comercial de su hermano, Kimbal distribuyó la mitad de sus ganancias en startups como X.com, PayPal y también Tesla y SpaceX, de las que todavía es accionista.

En este punto de la historia, los caminos de los hermanos se bifurcan. Mientras Elon se convirtió en un referente tecnológico por sus ideas vanguardistas, Kimbal, se dedicó al negocio culinario.

Así, con la llegada del nuevo siglo, Kimbal cambió Silicon Valley por el esplendor neoyorquino. Su primera decisión fue alistarse en la International Culinary Center, una renombrada escuela gastronómica.

Kimbal crea talleres para difundir los beneficios de los alimentos no procesados.

Kimbal crea talleres para difundir los beneficios de los alimentos no procesados.

Poco después dejó Nueva York para asentarse junto a su primera esposa en Boulder, Colorado, donde abrió The Kitchen, un restaurante con una estricta política de comercio local y productos orgánicos que se convertiría en una cadena con sedes en Denver y Chicago.

Un accidente de esquí lo dejó postrado por varios meses en 2010. Con la mirada clavada en el techo le llegó su epifanía: debía dedicarse por completo a mejorar la manera en la que nos alimentamos.

Cruzada ecológica

Desde entonces, Kimbal encontró en su cruzada ecológica, un escalón para diferenciarse de su hermano.

Comenzó con un proyecto de granjas urbanas para promover la comida saludable en varios colegios de Estados Unidos. Esto derivó en la ONG Big Green, desde donde también enseña a cultivar sus propios huertos.

Según el empresario, la alimentación sostenible es el único futuro viable para el ser humano. De hecho, él mismo se considera “el padre fundador del movimiento por la comida moderna” y asegura que “la comida es el nuevo internet”.

"No podríamos haber creado un sistema alimentario peor que el que tenemos”, dijo.

“No podríamos haber creado un sistema alimentario peor que el que tenemos”, dijo.

Desde su perfil de Instagram promociona todas sus iniciativas. En las imágenes se puede apreciar que, a pesar del parecido físico con su hermano, su look de vaquero rico, con sombrero de cuero y botas texanas, se convirtió en su marca.

Un porcentaje de la ganancia de cada uno de sus restaurantes la destina a esta iniciativa, que se ha expandido a siete ciudades y 600 colegios de EE UU.

Su nuevo costado tecnológico es la compañía Square Roots, que actúa de incubadora para startups que producen alimentos de manera sostenible.

SL


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba