Sin categoría

La historia del argentino que ganó la carrera más importante de Uruguay tras una cadena de cambios

MONTEVIDEO.– Detrás de la corajuda victoria del caballo Roundofapplause por el pescuezo en el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1), en la noche del viernes en Maroñas, hay una historia de cambios. De cabaña, de país, de costumbres, de entrenamiento. Con la pasión como nexo para unir cada etapa, desde su gestación en la Argentina hasta su obra cumbre en el principal hipódromo uruguayo.

El zaino pudo haber sido profeta en su tierra, pero una cadena de sucesos lo llevó a alcanzar la gloria en la carrera más importante del turf charrúa, en su segundo intento –fue 5° en 2022– y después de haber dado buenas señales en sus tiempos de potrillo, en la primera campaña. Hoy, sus 562 kilos están inmortalizados en las imágenes de su reacción por adentro en la recta final para volver sobre las huellas que había dejado en la arena en la primera pasada frente a las tribunas corriendo adelante, recuperar el liderazgo que había cedido al final del último codo y quedarse con la prueba que quieren ganar todos los que rodean a un sangre pura de este lado del charco.

El Gran Premio José Pedro Ramírez (G1)

Una historia de múltiples cambios llevó al caballo argentino Roundofapplause hasta su triunfo

Una historia de múltiples cambios llevó al caballo argentino Roundofapplause hasta su triunfo

Glorieuse Bavarde, la madre de Roundofapplause, fue parte de la última etapa de la liquidación del mítico haras La Biznaga y salió a subasta el 4 de marzo de 2018 en La Rural, ya preñada por el padrillo Fortify. La cría que llevaba en el vientre mientras se subastaba esa tarde era Roundofapplause, que cuatro meses después nació en el haras El Paraíso. La decisión de cerrar la emblemática cabaña de los Blaquier hizo que el caballo no naciera en su campo de 25 de Mayo y sí en otra localidad bonaerense, Estación La Luisa, en el partido de Capitán Sarmiento. Triple Alliance, que cría en ese lugar, lo adquirió, creció en las praderas de la familia Duggan y, cuando tenía 2 años de vida, se decidió venderlo.

Lo compró el stud 3 de Enero en medio de la pandemia de Covid en sus días más feroces en la Argentina y, aunque históricamente esas sedas han estado representadas en las pistas de ambas orillas del Río de la Plata, optaron por embarcarlo en 2020 hacia la capital uruguaya, donde la interrupción de las carreras fue muy corta en tiempos de restricciones sanitarias. Pablo Hernández, Juan Vio Bado y Julio Lacordelle, que componen la sociedad, eligieron que el comienzo del entrenamiento sea en Maroñas, a las órdenes del mismo equipo que había construido un caballo invencible en 2005: Invasor. Invicto en suelo uruguayo tras emigrar de la Argentina sin campaña de pistas, fue el primer ganador de la Triple Corona desde la reapertura de ese hipódromo y pasó a manos árabes antes de que pudiera correr el Ramírez. Una paradoja: Roundofapplause fue el “culpable” de que en 2021 no hubiera otro argentino triple coronado en la pista de barrio Ituzaingó porque le ganó el Jockey Club a Prelude Rye, que antes y después venció en la Polla de Potrillos y el Nacional, las otras dos gemas.

Roundofapplause, un caballo de 562 kilos que acumula cinco triunfos en un año y medio en las pistas uruguayas.
Roundofapplause, un caballo de 562 kilos que acumula cinco triunfos en un año y medio en las pistas uruguayas.Pres

Aquella primera temporada se cerró con dos victorias. La siguiente, en 2022, sumó otras dos, pero perdiendo furia en sus últimas presentaciones. Por eso, solamente cuatro de sus 15 rivales este viernes prometían un dividendo más alto. “Aníbal le cambió el vareo el último mes, dio un vuelco de 180 grados respecto de lo que venía haciendo y dio sus frutos”, dijo Hernández. Aníbal es San Martín, el preparador de Invasor, de Roundofapplause y de tantos otros ejemplares destacados de esa caballeriza.

Por problemas de presión, el cuidador no pudo estar junto al caballo los últimos tres días de entrenamiento previo al Ramírez. Lo seguía a través de los ojos de su hijo Sebastián, que forma parte del equipo de trabajo y estuvo a cargo de la presentación. “Yo quería estar en la carrera”, afirmó, como quien toma todos los recaudos como para no perderse algo muy preciado. Esta vez, adoptando otra estrategia, dejó en el camino a los cuatro adversarios que venían de quedar delante el mes pasado en un clásico en la misma pista y distancia.

Roundofapplause, un caballo argentino radicado en Uruguay desde potrillo, se adjudicó el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1), en Maroñas.
Roundofapplause, un caballo argentino radicado en Uruguay desde potrillo, se adjudicó el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1), en Maroñas.Gentileza Duprat

“Correlo como si fuera tuyo, como vos quieras. Le di toda la confianza porque él es el que lo conoce y va arriba de la Ferrari, mientras yo lo veo desde abajo, con la experiencia de haberme subido a un caballo para pasear por Parque Rodó”, contextualizó Hernández. El mensaje fue para Javier Emanuel Pérez, el jockey, que esta vez estaba decidido a conducirlo en la punta y no especular. Otro detalle: tras dos carreras flojas, el caballo no llevó careta, ese elemento que les ponen en la cabeza a algunos para que el animal no vea a su alrededor y se concentre solamente en ir hacia adelante.

Esta vez, en el último eslabón de la cadena de cambios, quiso el destino que Roundofapplause viera que Quixote le había arrebatado el primer lugar gran parte de la recta final y, por orgullo, no quisiera perder la carrera más importante de su vida.

Conocé The Trust Project

Source link

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior