Internacionales

La hija del emir de Dubai denuncia un secuestro y estalla una crisis diplomática con Gran Bretaña

El secuestro de una joven princesa, hija del emir de Dubai, ha generado una incómoda crisis diplomática entre Gran Bretaña y los Emiratos Árabes Unidos. La princesa Latifa lanzó un grito de socorro, a través de un video, desde un baño de la mansión real donde, asegura, está secuestrada por su propio padre, el Sheik Mohammed bin Rashid al-Maktoum.

“Soy una rehén”, denunció. Sus palabras fueron grabadas en el 2019, y en la noche de este martes fueron transmitidas por la cadena BBC.

Estas son sus primeras declaraciones y desde entonces nada se sabe de ella. Este es su destino, después de que intentó fugar por segunda vez, con la ayuda de un francés y su entrenadora finlandesa, en un yate desde Oman. El barco fue asaltado, en medio de las aguas del Océano Indico, y se encontró detenida y drogada por una inyección las fuerzas especiales indias, en febrero del 2015, para ser enviada a Dubai en un avión. India jamás comentó el episodio.

Desde entonces solo se supo de su vida cuando el palacio utilizó a la ex presidenta de Irlanda y ex comisionada de derechos de Humanos de la ONU, Mary Robinson, para demostrar que no estaba secuestrada, ante la presión de las denuncias internacionales. No era cierto. Mrs Robinson fue utilizada por el régimen, según denunció y, especialmente por la princesa Haya, una de las seis esposas del sheik, que huyó a Londres y se divorció de él el año pasado para no correr la misma suerte que Latifa.

El Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, emir de Dubai, y su esposa, la princesa Haya, en una imagen de 2017. Foto:  EFE

El Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum, emir de Dubai, y su esposa, la princesa Haya, en una imagen de 2017. Foto: EFE

El video desesperado

La voz de Latifa fue escuchada el martes, en un video donde cuenta su historia, en un inglés con acento británico. ”Soy una rehén, estoy en una villa, que se ha convertido en una cárcel. Las ventanas están cubiertas. Hay cinco policías afuera y dos mujeres policía dentro de la casa y ni siquiera puedo salir a tomar aire fresco”, contó la princesa, hija de uno de los grandes millonarios del mundo.

“Hago el video desde el baño porque es la única habitación en la que puedo hablar. En la habitación donde duermo no hay llave. Fui castigada. No sé que pasará conmigo. Pasé tres meses en una cárcel, después que me secuestraron”, contó Latifa en ese video que se grabó hace casi dos años pero recién ahora sale a la luz. Desde hace 9 meses nadie sabe donde está la princesa secuestrada.

Con unos de los haras más famosos del mundo y una colección de caballos pura sangre, el emir de Dubai, Mohammed bin Rashid al-Maktoum, tiene enormes inversiones en Gran Bretaña y es un amigo personal de la reina Isabel. En su biografía se registran seis esposas y 25 hijos.

Presión para el gobierno británico

Ahora surgió una crisis diplomática entre Gran Bretaña y los Emiratos ante la desaparición de la princesa Latifa. Pero también frente a las denuncias de tres de sus ex esposas por malos tratos, la imposibilidad de ver a sus hijos en Dubai, amenazas de muerte del Emir, intentos de casamientos forzados de sus hijos y la desaparición de otra de sus hijas en las calles de Cambridge, bajo sus órdenes.

El primer ministro británico Boris Johnson dijo este miércoles que está “preocupado” por la desaparición de la princesa de Dubai. Boris está a la espera de los resultados de la investigación de la ONU, después de las imágenes “preocupantes” de la hija del gobernante multimillonario.  En imágenes mostradas en el programa Panorama de la BBC, la Sheikha Latifa bin Mohammed al-Maktoum dice que está detenida contra su voluntad.

Una imagen de diciembre de 2018 muestra a la princesa latifa con la ex presidenta de Irlanda Mary Robinson, en Dubai. Foto: AFP

Una imagen de diciembre de 2018 muestra a la princesa latifa con la ex presidenta de Irlanda Mary Robinson, en Dubai. Foto: AFP

Las imágenes son muy difíciles para el gobierno británico, cuando Dubai es uno de sus mejores clientes y el Emir es amigo personal de la familia real. ¿Cómo no actuar frente a un video en el que una joven de 36 años afirma que vive en una residencia convertida en prisión, que ha dado lugar a llamadas de intervención internacional y a exigir pruebas de que todavía está viva? La presión sobre el gobierno británico es enorme en estas horas.

Johnson dijo el miércoles que estaba “preocupado” por la situación de Latifa. Pero que “el caso estaba siendo investigado por el comisionado de derechos humanos de la ONU”. “Creo que lo que haremos es esperar y ver cómo les va. Estaremos atentos a eso”, dijo Johnson.

Antes, el canciller del Reino Unido, Dominic Raab declaró que los nuevos videos de Latifa, en los que decía que su padre la retenía contra su voluntad, eran “muy preocupantes”.

Raab dijo a Sky News que era “un caso muy difícil” y que el curso de acción correcto es seguir “de cerca” cualquier desarrollo mientras la ONU investiga el asunto.

“Solo puedes ver las imágenes … y ver que hay imágenes muy angustiantes de un caso muy difícil … Creo que es preocupante”, aseguró. “Siempre planteamos cuestiones de derechos humanos a todos nuestros socios, incluidos los EAU”, prosiguió.

“El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos hará un seguimiento de lo que hemos visto. Lo estaremos observando y monitoreando muy de cerca”, agregó el canciller.

“La gente sólo a nivel humano quiere ver que ella está viva y bien. Por supuesto, eso es un instinto natural y ciertamente lo agradeceríamos”, afirmó Raab.

Cuando se le preguntó si Reino Unido impondría sanciones a Dubai después del video, respondió: “No me queda claro que haya pruebas que lo respalden”.

En una entrevista separada con la BBC el miércoles, Raab aclaró: “Cualquier cuestión criminal es legítima para la policía y debe investigarla sin temor ni favor”.

Una vista de los grandes edificios de Dubai. El emir es uno de los multimillonarios del mundo. Foto: EFE

Una vista de los grandes edificios de Dubai. El emir es uno de los multimillonarios del mundo. Foto: EFE

Raab dijo a la BBC que el Reino Unido y la ONU “harían un seguimiento del video”. El gobierno de Dubai no ha hecho comentarios.

Naciones Unidas dijo que planteará el asunto al país. Hay presiones para prohibirle el ingreso al Sheik Mohammed a Gran Bretaña e inhibirles sus bienes.

Mensajes secretos

Latifa, que ha intentado dos veces escapar de Dubai pero ha sido devuelta por la fuerza, logró grabar una serie de mensajes secretos, utilizando un teléfono de contrabando desde el interior de una villa que, según ella, había “sido convertida en cárcel”. El nuevo video fue transmitido por el programa BBC Panorama.

“He estado aquí desde entonces, durante más de un año en confinamiento solitario. Sin acceso a ayuda médica, sin juicio, sin cargos, nada”, dijo Latifa en uno de los mensajes a sus amigos, que grabó en el baño, la única habitación que dijo que podía cerrar con llave. Ellos lograron filtrarlos al mundo. “Todos los días me preocupa mi seguridad y la policía me amenaza con no volver a ver el sol nunca más. No estoy segura aquí“, continuó.

El gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, expresó su "preocupación" por la desaparición de la princesa. Foto: REUTERS

El gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, expresó su “preocupación” por la desaparición de la princesa. Foto: REUTERS

“No puedo cerrar la puerta de mi habitación. No hay llave, pongo una botella y algunas cajas debajo. Así que si alguien abre la manija, se hará un sonido fuerte y será como una alarma. Así dejo de hablar. Esta es mi situación ahora”, contó la princesa, en las imágenes grabadas en el 2019.

Los mensajes cesaron abruptamente el año pasado, lo que llevó a sus amigos a buscar la atención de los medios. Cuando se le preguntó al canciller británico si exigiría una prueba de Dubai de que Latifa todavía estaba viva, Rabb dijo: “Dado lo que acabamos de ver, creo que la gente solo a nivel humano querría ver que ella está viva y bien”.

Denuncias de maltrato

Un tribunal de familia del Reino Unido aceptó el año pasado que el sheik Mohammed había hecho regresar a Latifa por la fuerza dos veces a Dubai. Ha hecho lo mismo con otra hija, Shamsa, cuando huyó de la propiedad de la familia en Sussex, en el 2000, de la que nada se sabe. La habrían secuestrado en las calles de Cambridge. Nadie más la ha visto.

El tribunal también probó que había organizado una campaña de intimidación contra su esposa más joven, la princesa jordana Haya, quien también escapó de Dubai con sus dos hijos hacia Londres por temor a morir.

Ella obtuvo el divorcio en Gran Bretaña y dijo que “el caso Latifa era el que la había convencido para huir de Dubái en un avión privado “para no correr la misma suerte”. Sheikh Mohammed dijo, en ese momento, que el juicio contaba “solo un lado de la historia” y lanzó amenazantes poemas a su última esposa, que es embajadora humanitaria de la ONU.

El sheik tiene al menos 25 hijos con 6 mujeres diferentes y tres de ellas no consiguen verlos. Una de ellas contó sus crueldades desde Líbano. No la dejan ver a su hija desde que era un bebé y ni siquiera pudo asistir a su casamiento.

La última aparición de Latifa

Antes de los videos, la última aparición pública de Latifa fue en una serie de fotografías, publicadas por el gobierno de Dubai, en las que la ex presidenta irlandesa, Mary Robinson parecía dar fe del bienestar de la princesa, almorzando con ella en Dubai. Robinson le dijo a Panorama que la habían engañado.

“Fui engañada, inicialmente por mi buena amiga, la princesa Haya, porque ella fue engañada”, aseguró Robinson. “La princesa Haya comenzó a explicar que Latifa tenía un problema bipolar bastante serio. Y me decía, de una manera muy convincente: ‘No queremos que Latifa sufra más traumas'”, declaró Robinson en la BBC.

“No sabía cómo dirigirme a alguien que era bipolar sobre su trauma. Y realmente no quería hablar con ella y aumentar el trauma con un buen almuerzo”, explicó la ex presidenta irlandesa.

Tiina Jauhiainen, una amiga cercana de Latifa, le dijo a Panorama que la princesa estaba luchando. “Está tan pálida que no ha visto la luz del sol en meses. Básicamente puede moverse de su habitación a la cocina y viceversa”, contó.

La princesa Latifa escapó de Dubai en febrero de 2018, pero fue devuelta por la fuerza al mes siguiente en lo que la familia real dice que fue una misión de rescate. Afirma que fue golpeada, drogada y encarcelada después de su regreso. Desde entonces ha sido encerrada en una villa real y puesta bajo vigilancia armada. Dice que quiere su pasaporte y poder salir de los Emiratos Árabes Unidos.

Un amigo de Latifa, el activista de derechos humanos David Haigh, quien anteriormente ha sido acusado y detenido en los Emiratos Árabes por acusaciones de fraude, espera que los videos animen a la ONU y a otros a actuar.

Reclamo a la comunidad internacional

“Queremos que los políticos, ex políticos, líderes mundiales, celebridades y supuestos influenciadores, las personas que van a Dubái y los Emiratos Árabes Unidos y promueven ese país, se despierten y vean cuál es la realidad”, dijo David Haigh a Sky news.

“La gente estará en esas playas de Dubai, a unos cientos de metros de donde Latifa se encuentra, esencialmente en régimen de aislamiento, como rehén”, denunció.

En marzo pasado, un juez del Tribunal Superior de Londres dijo que aceptaba como probadas una serie de acusaciones hechas por la ex esposa del gobernante de Dubai, la princesa Haya, en una batalla legal, incluida que el jeque ordenó el secuestro de Latifa. Los abogados del jeque rechazaron las acusaciones.

París, corresponsal


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba