Espectáculos

La hija de Luis Miguel criticó la serie sobre su padre y acusó a los creadores de sexualizar a su personaje

La segunda temporada de la serie sobre Luis Miguel terminó el pasado fin de semana, pero sus ecos aún resuenan entre el público y también entre los personajes reales retratados en la ficción. Una de las voces más críticas con el proyecto que emergió esta semana fue la de Michelle Salas, hija mayor del cantante mexicano, y uno de los roles clave de esta segunda parte de la serie, que tuvo como uno de sus ejes el vínculo entre el artista y su hija, a quien reconoció legalmente cuando ella alcanzó la mayoría de edad, aunque tuvo vínculo con ella desde su infancia.

La serie mostró tanto los primeros tiempos de Luis Miguel en el rol de padre, como la convivencia con Salas cuando el vínculo se hizo oficial, un momento en el que el artista intenta recomponer la relación luego de más de una década separados. Además, en su tramo final, la ficción retrata un romance entre la joven y Mauricio Ambrosi, colaborador de su padre. El retrato de esa relación fue la gota final para la Salas real, que publicó en sus redes sociales un comunicado aludiendo a su retrato en la serie y criticando al proyecto. 

“Y de pronto así, me encuentro en la necesidad de hablar”, escribió. “Siempre me he mantenido al margen de escándalos y opiniones aunque se traten de mí, porque a lo largo de mi vida he aprendido que es mejor para mi salud mental y para cuidar a los que me rodean”, publicó en su cuenta de Instagram. 

“Soy una persona pública, pero antes que nada soy un ser humano y una mujer. Una mujer que muchos pensarán que lo ha tenido todo, pero que pocos conocen la verdad. Quizás hoy no sea el día para contárselas, pero sé que en algún momento abriré un poco más las puertas de mi vida, de cómo crecí y de lo mucho que me ha costado llegar a donde estoy. Estoy segura de que ese día entenderán muchas cosas y que unos cuantos se sentirán identificados. A final de cuentas, todos compartimos los mismos deseos, los mismos miedos, las mismas dudas. Todos nos caemos y nos levantamos, todos tenemos momentos complicados”, continuó.

Salas dijo que su vida personal, su infancia y su intimidad se vieron “expuestas” y “no de la mejor manera”. La modelo explicó que no permitió el uso de su imagen, su nombre y su vida personal para la serie. “Así como tampoco me consultaron si yo estaba de acuerdo con que mi vida se convirtiera en una serie de televisión y en uno de los principales personajes de la interpretación ficcional de esta. Sí, he vivido momentos inolvidables con mi padre y me da gusto que puedan conocer una pequeña parte de la relación que hemos tenido. Pero tengo que decir que me parece verdaderamente innecesaria, irrespetuosa y desafortunada la manera en que la producción decide tratar a una mujer, su hija, para terminar este capítulo de su historia. Sexualizándola explícitamente a los 19 años de edad, y violentando su intimidad”, dijo en referencia a una escena de sexo que protagoniza su versión ficticia en el último episodio. 

“No es justo que utilicen mi vida y mi historia como si tuvieran los derechos de esta y además la distorsionen a su conveniencia”, concluyó Salas, que luego recibió mensajes de apoyo de su hermana y su madre, Stephanie Salas. 

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba