Internacionales

la gente se niega a vacunarse con AstraZeneca y las dosis quedan en las heladeras

Cuando el presidente francés Emmanuel Macron mencionó mayo para un lento regreso a la normalidad, los franceses lo escucharon con esperanza pero escepticismo. Todo el mundo sueña en Francia con impaciencia la reapertura de bares, restaurantes, cines, museos, abrazar a sus amigos y familiares, saber si van a poder tener vacaciones. Pero esa realidad depende de las vacunas contra el coronavirus. Los franceses rechazan hoy vacunarse con AstraZeneca, la vacuna “maldita” para los europeos.

Acosada por la campaña de la Comisión Europea contra el laboratorio sueco británico a causa de su contrato, la amenaza de impedir la exportación de vacunas fuera de Europa, y escasos casos de trombosis detectados, AstraZeneca fue diabolizada por las autoridades como una vacuna “insegura” y hoy los franceses no quieren vacunarse con ella.

Según France Bleu, cientos de citas fueron canceladas en los centros de vacunación de Calais, Gravelines y Boulogne-sur-Mer, en el norte de Francia, el sábado y el domingo. Quedaron así casi 1.200 dosis de AstraZeneca sin encontrar un receptor. En detalle, el sábado en Calais, de las 750 dosis de la vacuna anglo-sueca que se iban a administrar a los pacientes elegibles, solo 200 fueron inoculadas. El resto se devuelve a los refrigeradores.

El mismo escenario en Gravelines, con casi 800 dosis planificadas, pero donde finalmente solo aparecieron 130 personas. Es decir más de 600 dosis huérfanas de pacientes. En Boulogne-sur-Mer este domingo fueron 160 dosis las que no encontraron interesados , según el diario Voix du Nord.

CASOS
0.000.000


00.000

por millón de hab.

MUERTES
00.000


0.000
por millón de
hab.


Fuente: Johns Hopkins
Chart: Flourish | Infografía: Clarín

Es el norte de Francia, donde la zona es roja total y cuando los especialistas pronostican en el país al menos 700 muertos diarios. Los médicos temen el desborde de las terapias intensivas y exigen al presidente un confinamiento severo y total, que él no otorga.

Si bien la Agencia Europea de Medicamentos confirmó hace unos días un riesgo “raro” de trombosis tras la administración de la vacuna AstraZeneca, la historia de este suero, en el que Francia ha confiado gran parte de su campaña de vacunación, parece cada vez más desconcertante.

“Todas las vacunas son efectivas”​

Al visitar el vacunódromo de Marcq-en-Barœul (norte) el domingo por la tarde, para tranquilizar a la población, el ministro del Interior, Gerald Darmanin, instó una vez más a los franceses a vacunarse. “Todas las vacunas son efectivas contra el coronavirus”, dijo.

La alcaldesa (LR) de Calais, Natacha Bouchart dijo este lunes a la AFP que tenía “550 dosis de AstraZeneca para colocar ” y solo tenía unas 70 citas. Los turnos para otras vacunas se llenan fácilmente.

“Han pasado ocho días desde que empezó y el viernes, (cuando el regulador británico de medicamentos dijo que había identificado 30 casos de coágulos sanguíneos en personas que recibieron esta vacuna), fue el golpe de gracia”, resumió la alcaldesa en Calais, que no ha vacunado a los migrantes, que allí se encuentran viviendo a la intemperie.

“Realmente hace falta una campaña nacional para explicar que esta vacuna no tiene más consecuencias negativas que Pfizer o Moderna”, insistió la funcionaria en Calais , apuntando a “una comunicación muy pobre que tiene graves consecuencias”.

La cancelación de citas no se observa cuando se ofrece una vacuna distinta a AstraZeneca. Foto: AFP

La cancelación de citas no se observa cuando se ofrece una vacuna distinta a AstraZeneca. Foto: AFP

Este fenómeno de cancelación de citas no se observa cuando se ofrece una vacuna distinta a AstraZeneca. Los temores nacen por declaraciones recientes en torno a casos muy limitados de trombosis en todo el mundo. Pero que dan miedo a la gente que debe inocularse.

Hasta el sábado por la mañana, de los 18 millones de dosis administradas a lo largo de la campaña de vacunación en el Reino Unido, solo se declararon siete casos fatales por coágulos. En total, se identificaron 34 casos de trombosis.

Mayo

El presidente Macron habló de conseguir a mitad de mayo y al inicio del verano un calendario para la cultura, los deportes, los eventos, los cafés, los restaurantes. Pero sin vacunas eso será un milagro o solo una expresión de buenos deseos.

La batalla de la vacuna altera las relaciones entre Francia y Gran Bretaña. Es la herencia pos Brexit y afecta a los ciudadanos comunes, que deben enfrentar el Covid y el nacionalismo de las dosis.

El presidente Macron habló de conseguir a mitad de mayo y al inicio del verano un calendario de reaperturas. Foto: EFE

El presidente Macron habló de conseguir a mitad de mayo y al inicio del verano un calendario de reaperturas. Foto: EFE

Hoy hay una guerrilla política que se corporiza en Astrazeneca, el contrato de exclusividad que firmó con el gobierno británico y el de “buena voluntad” que estableció para los 27 países de la UE con la Comisión Europea, de acuerdo a su capacidad de producción. La vacuna ya ha vuelto incandescente un vínculo que estaba al rojo vivo al final del Brexit.

Hoy Gran Bretaña ha vacunado más de 30 millones de personas y va a un promedio de 700.000 personas por día. El 57 por ciento de los adultos vacunados en el reino, mayoritariamente con AstraZeneca. En Francia el ejército va a abrir vacunódromos en todo el país para acelerar la campaña y las expectativas son vacunar 54.000 personas a la semana en ellos.

En el Stade de France el martes se recibirán los primeros voluntarios con un objetivo de 10.000 inyecciones a la semana.

El ministro de salud Olivier Veran anunció que pronto llegarán 12 millones de vacunas al país para conseguir tener lo más rápidamente posible 10 millones de vacunados. Hasta ahora 9,3 millones han recibido una primera dosis y esperan poder aplicar en todo el país 400.000 dosis a la semana, cuando reciban vacunas.

Para ello confía en la llegada de la vacuna Johnson & Johnson, que necesita una sola inyección, con 600.000 dosis en mayo.

En algunos días se inaugurará en Eure y Loire la planta de embotellamiento de vacunas Pfizer/BioTechn en Francia.

Las vacunas se vuelven indispensables cuando en la noche del domingo había 29.000 enfermos con Covid y los servicios de reanimación alojaban a 5.300 pacientes en terapia intensiva. Se espera un pico de Covid a fin de abril y se ha ampliado la capacidad de terapia intensiva a 10.000 camas.

París, corresponsal

ap


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba