Internacionales

“La gente fue aplastada hasta morir, es la peor tragedia en Israel desde los atentados del 2000”

“Se trata de uno de los peores desastres que sufrió Israel“. Así lo resumió Dov Maisel, director de operaciones de United Hatzalah, uno de los principales servicios de emergencia conformado por voluntarios, al describir la trágica escena que dejó la estampida en el Monte Merón, donde decenas de personas murieron y cientos resultaron heridas.

Horas de tensión y angustia se vivieron en el emblemático Monte Merón, donde miles de personas se habían congregado para conmemorar la festividad judía de Lag Baomer sin pensar que todo iba a terminar de la peor manera.

“Acabamos de ver uno de los peores desastres de Israel. Un terrible desastre de personas que vinieron a celebrar Lag Baomer y, lamentablemente, fueron literalmente aplastadas hasta la muerte ”, expresó Maisel, en declaraciones que consignó el portal de noticias Arutz Sheva.

Dov Maisel, jefe de una de los grupos de rescatistas israelíes. Foto: captura de pantalla de Arutz Sheva

Dov Maisel, jefe de una de los grupos de rescatistas israelíes. Foto: captura de pantalla de Arutz Sheva

Maisel confirmó que “muchas personas resultaron heridas y muertas aquí”.

“Los voluntarios detrás de nosotros se están reuniendo para una consulta inmediata con la unidad de psicotrauma debido al hecho de que estuvieron expuestos a visiones muy difíciles que no hemos visto aquí desde los peores días, de las oleadas terroristas a principios de la década de 2000”, expresó Maisel quebrado por la tragedia.

David, uno de los sobrevivientes de la tragedia, relató que cuando estaba a punto de entrar salió como una ola humana. “Nuestros cuerpos fueron arrastrados por sí mismos. La gente fue arrojada al aire, otros fueron aplastados en el suelo”,  describió el joven al sitio de noticias Ynet.

“Había un niño allí que seguía pellizcándome la pierna, luchando por su vida. Esperamos ser rescatados entre 15 y 20 minutos y fue terrible. Un policía me sacó”, contó Meir, quien resultó levemente herido en la tragedia.

El sobreviviente agregó que “se sintió como una eternidad, los muertos estaban a nuestro alrededor”.

Eli Beer, también de la organización de servicios de rescate de Hatzalah, contó que había varios niños entre las víctimas. “Para mi pesar, encontramos niños pequeños que habían sido aplastados, tratamos de resucitarlos y en algunos casos logramos salvarlos”, relató.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba