Política

la famosa pintura de Blanes adaptada a la pandemia

Inspirado por un parte policial, Juan Manuel Blanes pintó en 1871 una de sus obras más conocidas. Se llama Un episodio de la fiebre amarilla en Buenos Aires, y retrata una escena de la epidemia de esa enfermedad que la capital argentina atravesó ese año, que mató al 8% de la población de la ciudad (unas 14.000 personas). Esa obra fue la inspiración para el fotógrafo Alejandro Persichetti, que junto con el colectivo artístico Primer ensayo recreó la imagen pero adaptándola a la actual pandemia de covid-19 que atraviesa el mundo.

En el cuadro original, una mujer yace muerta en el piso de su casa, su esposo en una cama, y su hijo, un bebé, está sobre ella. Dos hombres (un abogado y un médico, miembros de la comisión popular que dirigió la situación cuando el gobierno de la ciudad se vio sobrepasado) contemplan la escena acompañados por una persona joven, mientras detrás otras dos personas miran hacia la casa. 

En la versión de Persichetti, la disposición de los personajes es idéntica (salvo por el niño, que está solamente sugerido), así como la de los objetos, con la correspondiente actualización. La estufa de la original se ha convertido en una que funciona a gas, por ejemplo. Todos los personajes, salvo los muertos, llevan tapabocas, mientras que los dos visitantes ya no visten trajes y galeras, sino trajes protectores.

Los dos personajes del fondo, los que miran desde afuera de la casa, también llevan sus tapabocas. Uno de ellos tiene un teléfono en su mano, con el que saca una foto de la situación, mientras que el otro viste un traje y la banda presidencial, algo que el autor explicó que se trata de una crítica a Luis Lacalle Pou. “El presidente lo mira de afuera”, explicó en su cuenta de Twitter ante un comentario de un usuario que detectó el detalle. 

La imagen es parte del proyecto Uruguay: ensayo de una pandemia, que cada domingo tendrá una nueva entrega. Esta adaptación del cuadro de Blanes fue la primera. “¿Qué nos devuelve un espejo? La realidad que queremos, buscando el mejor perfil. Actuar y fotografiar interpelan la mirada del espectador. A falta de espectadores en la plateas, salimos a interpretar nuestra dura realidad”, dice el texto que acompaña la imagen. 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba