Política

La coalición de gobierno, entre lo urgente y lo importante

El gobierno tuvo una buena semana. El presidente Luis Lacalle Pou se mantuvo firme en sus convicciones en cuanto a cómo manejar la pandemia, pero movió otras perillas, también muy importantes, en el terreno del diálogo político y en el de las políticas públicas.1 Soy de los que suspiraron con alivio. Finalmente, se abrió un espacio, al menos una rendija, para una conversación civilizada entre gobierno y oposición. Luis Lacalle Pou se reunió primero con los tres intendentes frenteamplistas: Carolina Cosse, Yamandú Orsi y Andrés Lima. Se reunió al día siguiente con los líderes de todos los partidos que, en el balotaje, respaldaron su candidatura a la Presidencia: Pablo Iturralde, Julio María Sanguinetti, Guido Manini Ríos, Pablo Mieres y Edgardo Novick. Las dos reuniones fueron muy importantes porque ayudaron a liberar tensión. Lejos de debilitar el liderazgo presidencial, los dos ámbitos de diálogo ratificaron la imagen de un jefe de gobierno que sostiene con mano firme el timón. Es verdad: a veces son los presidentes débiles los que precisan dialogar. Otras veces, como en este caso, el diálogo no es una señal de debilidad sino de fortaleza.




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba