Tecnología

La cápsula Crew Dragon de SpaceX se acopló a la Estación Espacial Internacional

La cápsula Crew Dragon Endeavour de SpaceX, con tripulación a bordo, se acopló este sábado a la Estación Espacial Internacional, según las imágenes difundidas en directo por la Agencia Espacial de Estados Unidos (Nasa).

La primera fase del acople ocurrió a las 5.08 hora (9.08 GMT), a 424 kilómetros sobre el sur del Océano Índico.

La primera fase de la operación comenzó a las 9.08 GMT, 424 kilómetros por encima del océano Índico y la segunda se produjo 10 minutos más tarde, cuando se conectaron de forma segura 12 ganchos entre el Endeavour y el puerto de la ISS.

“Captura completa, bienvenido Crew-2”, anunció la comandante de la ISS, la astronauta estadounidense Shannon Walker.

Los integrantes son Shane Kimbrough y Megan McArthur de la NASA, Akihiko Hoshide de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) y Thomas Pesquet, un ingeniero aeroespacial francés de la Agencia Espacial Europea (ESA) a la ISS.

“Gracias Shannon, estamos contentos de estar aquí, los veremos a todos en unos minutos”, respondió el comandante del Endeavour, a su compatriota Shane Kimbrough, consignó la agencia AFP.

El equipo completo, tras el éxito de la misión. Foto AFP

El equipo completo, tras el éxito de la misión. Foto AFP

La misión Crew-2, que integra el francés Thomas Pesquet, despegó de la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, Florida, antes del amanecer de la jornada de ayer.

La cápsula lleva a la tercera tripulación enviada a la ISS por SpaceX, como parte del contrato multimillonario que la Nasa firmó con la compañía de Elon Musk.

Se trata del segundo viaje del Endeavour a la ISS, ya que el primero fue con la misión Demo-2 en mayo de 2020, que puso fin a casi una década de dependencia estadounidense de Rusia para viajar a ISS luego de que la Nasa pusiera fin al programa de transbordadores espaciales.

Estacion Espacial Internacional: acople exitoso. Foto NASA

Estacion Espacial Internacional: acople exitoso. Foto NASA

Kimbrough, McArthur, Hoshide y Pesquet ahora pasarán seis meses en el espacio realizando experimentos científicos , incluido un enfoque en ” chips de tejido “, que la NASA describe como “pequeños modelos de órganos humanos que contienen múltiples tipos de células que se comportan de la misma manera que ellos”. en el cuerpo.” Los chips pueden ayudar a identificar medicamentos o vacunas más rápidamente que los procesos actuales.

Un susto sin consecuencias

El viaje se realizó sin problemas, salvo por un momento de susto producido a las 17.43 GMT del viernes cuando un pedazo de basura espacial pasó muy cerca de la cápsula, cuando los astronautas se estaban preparando para dormir.

Sarah Gilles, de SpaceX, advirtió por radio a los astronautas unos 20 minutos antes de la “conjunción” y de que inmediatamente debían “ponerse los trajes y asegurarse a los asientos” ante un posible impacto.

Le respondió el francés Pesquet confirmando que había recibido las instrucciones y procedían a cumplirlas, y poco después Gilles volvió a llamar para decirles que el fragmento de basura no pasaría tan cerca como se habían temido en un principio.

En una nueva conversación por radio minutos más tarde les avisó de que el peligro había pasado, de acuerdo con las grabaciones suministradas a medios especializados en información espacial.

Es la primera vez en más de 20 años que astronautas de las agencias espaciales estadounidense, europea y japonesa vuelan juntos.

También es la primera vez que dos cápsulas Dragon están acopladas a la vez a la Estación Espacial Internacional.

Una estación abarrotada

En noviembre pasado llegó a la EEI la misión Crew-1, con otros cuatro astronautas a bordo, los estadounidenses Shannon Walker, Michael Hopkins y Victor Glover y el japonés Soichi Noguchi, que regresarán a la Tierra en esa misma aeronave el próximo 28 de abril si no hay cambio de planes.

En la cápsula llegada hoy, llamada Endeavour, viajaron a la EEI en un histórico vuelo de prueba denominado Demo-2, que se inició a fines de mayo de 2020, dos veteranos astronautas de la NASA, Bob Behnken y Doug Hurley, que regresaron a la Tierra en agosto de ese mismo año.

El propulsor del cohete Falcon 9 usado en el lanzamiento de este viernes ya fue empleado el pasado noviembre para el lanzamiento de la misión Crew-1.

Esta reutilización, para abaratar los costes, es la clave de la alianza de la compañía de Elon Musk y la NASA para multiplicar los vuelos a la EEI para avanzar en experimentos científicos y en las futuras misiones a la Luna y Marte.

La Estación Espacial Internacional es un proyecto de más de 150.000 millones de dólares, integrada por 15 módulos permanentes.

Este laboratorio, que orbita la Tierra a una distancia de 400 kilómetros y una velocidad de más de 27.000 kilómetros por hora, rota astronautas internacionales que realizan estudios y contribuyen a investigaciones médicas y de otra índole.

Los otros tres ocupantes de la EEI actualmente son los rusos Oleg Novitski y Piotr Dubrov y el estadounidense Mark Vande Hei, que llegaron el pasado 9 abril a bordo de nave rusa Soyuz MS-18 que despegó del cosmódromo de Baikonur (Kazajistán).

Ese vuelo festejó el 60 aniversario del vuelo de Yuri Gagarin, el primero de un ser humano al espacio, y el 40 aniversario del primer vuelo de un transbordador espacial, el Columbia.

En 2020, gracias a contratos millonarios con SpaceX y Boeing, la NASA pudo reanudar los viajes de astronautas a la EEI desde suelo estadounidense, que estaban interrumpidos desde 2011, cuando acabó el programa de transbordadores espaciales después de haber enviado el último, el Atlantis.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba