Internacionales

Jordi Pujol, el ex caudillo de Cataluña caído en desgracia, rompe el silencio en un libro: “No soy un corrupto”

“Yo no me dejo entrevistar. Le agradezco el interés, pero no me dejo”, le dijo el ex presidente catalán Jordi Pujol a Clarín en febrero del año pasado.

En realidad Pujol, para quien la Fiscalía Anticorrupción pide 9 años de prisión por considerarlo responsable de un rosario de delitos que incluyen organización criminal, blanqueo de capitales y falsedad de documentación, ya se había dejado entrevistar.

Entre 2019 y 2020 mantuvo conversaciones con el periodista y ex diputado de Convergencia y Unión (CiU) -el partido catalán heredero de Pujol- Vicenç Villatoro que ahora salen a la luz en forma de libro.

“No soy un corrupto”, dice Jordi Pujol en Entre el dolor y la esperanza, el testamento político del hombre que gobernó Cataluña durante veintitrés años controvertidos.

Jordi Pujol (der.) y su esposa Marta Ferrusola, en una imagen de 2016. Foto: AFP

Jordi Pujol (der.) y su esposa Marta Ferrusola, en una imagen de 2016. Foto: AFP

Allí afirma que nunca utilizó el cargo que desempeñó entre 1980 y 2003 para enriquecerse: “Yo tenía mucho más patrimonio en 1975 que cuando fui president”, dice Pujol en el libro.

A días de cumplir 91 -soplará velitas el 9 de junio-, la cara de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido que fundó en los ’70 en el monasterio benedictino de Montserrat, vuelve a aparecer luego de siete años en la sombra y en silencio.

La última confesión

Pujol no hablaba desde 2014, cuando confesó haber ocultado en Andorra la herencia familiar legada por los negocios de su padre, Florenci Pujol.

“La herencia de mi padre no es fruto de comisiones ilegales. No es fruto de corrupción política”, fueron sus palabras.

Su partido, sin embargo, cobró 6,6 millones de euros en comisiones ilegales, según el Tribunal Supremo, a cambio de conceder obras públicas a través del Palau de la Música de Barcelona.

Pujol no hablaba desde 2014, cuando confesó haber ocultado en Andorra la herencia familiar. Foto: EFE

Pujol no hablaba desde 2014, cuando confesó haber ocultado en Andorra la herencia familiar. Foto: EFE

Hoy, Pujol se disculpa: “Pido perdón. Pido perdón a las personas cercanas a las que debería haber evitado que se encuentren en la situación en la que se encuentran. Y también tengo que pedir perdón al hombre joven que yo era hace cincuenta o sesenta años. Y a mi país. No con ánimo de rehabilitación, simplemente perdón”, dice en el libro.

A principios de mayo, la Fiscalía Anticorrupción presentó pedidos de cárcel contra él y sus hijos. Pujol habría acordado con su mujer, Marta Ferrusola, que las ganancias procedentes de acuerdos turbios se distribuirían en cuentas abiertas a nombre de ella y de sus siete hijos.

Para el heredero del clan, el primogénito Jordi Pujol Ferrusola, la Fiscalía pide 29 años de prisión. Su madre fue sobreseída por la Audiencia Nacional por motivos de salud.

Para el resto de sus hijos, Anticorrupción solicita penas de entre 7 y 14 años.

Entre 1978 y 2015 el CDC de Jordi Pujol se uno a Unión Democrática de Cataluña y formaron Convergencia y Unión (CiU), que en 2016 pasó a denominarse PDECat y cuyo líder, Artur Mas, es considerado el arquitecto del Procés con el que el nacionalismo catalán espera alcanzar la independencia de Cataluña algún día.

En el libro, Pujol no esquiva opinar sobre ese sueño soberanista. “Es cierto que no está a su alcance conseguir la independencia”, admite.

“Hubo una parte de la opinión pública catalana que creyó que todo este proceso sería rápido y sencillo, con muy poca resistencia del Estado, y con muchos apoyos internacionales. Esto es una quimera”, opina.

Madrid. Corresponsal

ap​


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba