Deportes

Jessica Pegula, la heredera de una fortuna de 5 mil millones de dólares que sorprendió a todos en el Abierto de Australia

Las primeras cuatro rondas del cuadro femenino del Abierto de Australia dejaron algunas sorpresas. Una de las más grandes llegó en los octavos de final, de la mano de la estadounidense Jessica Pegula, quien venció en tres sets por 6-4, 3-6 y 6-3 a la ucraniana Elina Svitolina, número cinco del mundo, y se metió por primera vez entre las ocho mejores de un Grand Slam. Con 26 años, la 61ª del ranking mundial está dando que hablar en Melbourne, tanto por el gran nivel que está mostrando en las canchas, como por su particular historia personal.

A diferencia de muchas -la inmensa mayoría- de sus colegas del circuito, Pegula no juega al tenis para ganarse la vida ni para costear los gastos de su carrera. Lo hace simplemente por la pasión que siente por un deporte que comenzó a practicar cuando tenía siete años. Es que la norteamericana es la heredera de una gran fortuna familiar, estimada en unos 5 mil millones de dólares. Sus padres Terry y Kim son los dueños de los Buffalo Bills, uno de los equipos más populares de la NFL y semifinalista del último campeonato.

Los Pegula compraron la franquicia de fútbol americano en 2014 por unos 1.400 millones de dólares, superando las ofertas de un grupo inversor liderado por el cantante Jon Bon Jovi y del ex presidente Donald Trump. El matrimonio es propietario también de los Buffalo Sabres, que compiten en la liga de hockey sobre hielo (NHL), los Buffalo Bandits, un equipo de lacrosse, y otros clubes que funcionan como filiales de los principales.

Los Pegula -desde la izquierda, Jessica, Matthew, papá Terry, Kelly, Laura y mamá Kim- con la camiseta de los Bills en 2014. Foto AP/Gary Wiepert

Los Pegula -desde la izquierda, Jessica, Matthew, papá Terry, Kelly, Laura y mamá Kim- con la camiseta de los Bills en 2014. Foto AP/Gary Wiepert

También posee la compañía Pegula Sports and Entertainment, que además de manejar los equipos profesionales incluye negocios inmobiliarios, un canal de televisión, una discográfica especializada en música country y una agencia de marketing.

La fortuna original, que el patriarca de la familia se encargó de invertir y hacer crecer en los últimos 20 años, viene de la explotación de petróleo. Tras estudiar ingeniería, Terry fundó en 1983 East Resources, una empresa especializada en la búsqueda de gas natural, y comenzó a explotar un gran yacimiento petrolífero ubicado en Marcellus, un pueblo del estado de Nueva York. Más adelante vendió la mayor parte de los derechos de explotación a Shell por casi 4.700 millones.

Jessica heredó el talento para los negocios de sus padres y aprovechando su parte del patrimonio ya puso en marcha dos emprendimientos propios. Abrió un restaurante de comida saludable llamado The Healthy Scratch en un centro comercial de Buffalo y lanzó su propia línea de cosmética y cuidado de la piel, Ready 24.

Jessica lanzó su propia línea de cosmética y cuidado de la piel, Ready 24. Foto Instagram @jpegula

Jessica lanzó su propia línea de cosmética y cuidado de la piel, Ready 24. Foto Instagram @jpegula

Su principal pasión, sin embargo, es el tenis y ella está decidida en dejar su marca en ese deporte por mérito propio. 

“El tenis es mi trabajo y mi carrera. Es lo mío y mis padres no tiene nada que decir sobre lo que debo hacer en la cancha”, comentó.

Su sorprendente actuación en Melbourne

Hasta su llegada a Australia, Pegula era una jugadora más del circuito. Ganó su primer y único título en 2019 en Washington, festejo que la llevó a ocupar el 55° lugar del ranking -su mejor posición histórica- en agosto de ese año. Además fue finalista en Quebec 2018 y en Auckland 2020.

Profesional desde 2009 y entrenada actualmente por David Witt, quien fue el coach de Venus Williams durante una década; su Grand Slam más exitoso había sido el US Open del año pasado, donde llegó a la tercera ronda y perdió ante la checa Petra Kvitova.

Pegula conquistó su único título, hasta ahroa, en Washington en 2019. Foto Rob Carr/AFP

Pegula conquistó su único título, hasta ahroa, en Washington en 2019. Foto Rob Carr/AFP

En Melbourne ya firmó su mejor actuación en esta categoría al llegar a cuartos y con victorias ante rivales de jerarquía. En el debut bajó a la bielorrusa Victoria Azarenka (13ª), dos veces campeona en Australia y ex número uno del mundo. En su segunda presentación derrotó a la local Samantha Stosur, ganadora de un grande y ex top 5; en tercera ronda, a la francesa Kristina Mladenovic (52ª); y en octavos, a Svitolina (5ª). Ahora irá por las semis ante su compatriota Jennifer Brady, 24ª.

“Creo que estoy jugando muy bien y pegándole muy bien a la pelota. tengo que tratar de no relajarme demasiado y seguir concentrada”, comentó tras su triunfo ante la ucraniana.

Luego de su victoria ante Svitolina, la norteamericana volvió a dejar otra vez en claro que en el circuito tenístico ella no es la “hija de…”.

“La estadounidense Jessica Pegula, jugadora profesional de tenis del WTA Tour”, escribió en su cuenta de Twitter con un emoticón guiñando un ojo, en respuesta a un usuario que la había identificado en un tuit como “Jessica Pegula, la hija de los dueños de los Bills”.

Con el respaldo de una importante fortuna familiar, que debe ser la envidia de algunas de sus colegas que deben luchar día a día para costearse sus carreras; pero con la misma dedicación y la misma pasión que las otras jugadoras del circuito, Jessica Pegula está dando que hablar en Melbourne, con el objetivo de dejar una marca en el tenis por mérito propio.

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba