Internacionales

Jair Bolsonaro quiso ver un partido de fútbol y se lo prohibieron por no estar vacunado

Desde su irrupción en la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro se ganó una buena cantidad de detractores, entre otras cosas, por su postura ante el coronavirus. El primer mandatario se mostró siempre reticente a implementar medidas restrictivas para minimizar el impacto de la pandemia, en un país que cuenta más de 600 mil muertos por esa causa. Es más: por decisión propia, todavía no recibió la vacuna para atenuar el impacto de ese virus.

Esto último, precisamente, impactó este domingo en su vida cotidiana, cuando quiso presenciar el juego entre Santos y Gremio de Porto Alegre, en San Pablo, por el torneo Brasileirao, y le prohibieron el ingreso.

Bolsonaro, hincha de Palmeiras, otro equipo de esa ciudad, manifestó que no pudo entrar al estadio Urbano Caldeira, más conocido como Vila Belmiro, por no estar vacunado. Es esa una de las exigencias que las autoridades del estado de San Pablo imponen para entrar a los recintos deportivos.

«¿Por qué pasaporte de vacuna? Yo quería ver el juego de Santos ahora. Me dijeron que tengo que estar vacunado, ¿por qué?«, cuestionó el mandatario al personal de control de acceso, según en un video publicado por el portal Metrópoles en el que se le ve sin mascarilla sanitaria.

A diferencia del final de su exposición ante la ONU, Bolsonaro llegó al estadio de Santos sin barbijo. FotoEduardo Munoz/Reuters

A diferencia del final de su exposición ante la ONU, Bolsonaro llegó al estadio de Santos sin barbijo. FotoEduardo Munoz/Reuters

Según el protocolo sanitario que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) publicó el 16 de agosto pasado para el retorno del público a los estadios, uno de los requisitos a cumplir por los asistentes era la “vacunación plena”.

Escéptico de la pandemia desde su comienzo, Bolsonaro no está vacunado contra el Covid-19 y ha dicho que será el «último» brasileño en recibir el inmunizante.

De momento, solo el 46 por ciento de la población brasileña, aproximadamente, cumplió con el esquema completo de inmunización contra el coronavirus.

Vacunación cercana

Bolsonaro no se inoculó, pero quien sí lo hizo fue su esposa. Lo hizo en Estados Unidos y por esa decisión el primer mandatario brasileño recibió una ola de críticas de políticos y trabajadores sanitarios, que calificaron el hecho de «absurdo» y «desprecio» a la salud pública del país.

«Tomar una vacuna es una decisión personal. Mi mujer, por ejemplo, decidió tomarla en Estados Unidos. Yo no la tomé», declaró Bolsonaro, sobre la decisión de Michelle Bolsonaro,de inocularse durante el viaje del presidente brasileño a la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Michelle Bolsonaro fue criticada por aplicarse la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos. Foto Adriano Machado/Reuters

Michelle Bolsonaro fue criticada por aplicarse la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos. Foto Adriano Machado/Reuters

Durante esa misma misión resultó contagiado de covid-19 el diputado federal Eduardo Bolsonaro, uno de los cinco hijos del Presidente, así como también el ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, y un diplomático.

Los contratiempos en la ONU

El mandatario brasileño fue el único miembro del G-20 no vacunado en Nueva York, lo que le trajo problemas logísticos, ya que debió comer en la vereda porque la ley local también exige el pasaporte de la vacuna para ambientes internos en bares y restaurantes.

El restaurante brasileño Fogo de Chao en Nueva York le armó de improviso un ‘corralito’ con rejas en medio de su vereda para servirle al presidente un pedazo de picaña brasileña bien cocida, tal como contó el gerente.

Bolsonaro también había comido una pizza de parado con sus ministros como forma de esquivar la legislación del pasaporte de la vacuna neoyorquino.

DB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba