Internacionales

Indignación en Italia por la liberación del brutal mafioso que asesinó al juez Giovanni Falcone

La liberación anticipada de Giovanni Brusca, condenado entre otros por el asesinato en 1992 del célebre juez siciliano antimafia Giovanni Falcone, causó indignación este martes en Italia, donde la noticia apareció en la portada de todos los periódicos.

Giovanni Brusca, de 64 años, fue liberado el lunes por buena conducta de la prisión romana de Rebibbia tras pasar 25 años detrás de las rejas, tiempo durante el cual aceptó colaborar con las autoridades.

Según las leyes italianas deberá permanecer en libertad condicional durante los próximos cuatro años. La salida de Brusca de prisión, con una bonificación añadida de 45 días al expirar su pena, ha generado críticas debido a que un asesino tan sanguinario se haya beneficiado de la ley que reduce las penas de los colaboradores, y de la que el propio Falcone fue un gran defensor.

Fotografía tomada al cráter provocado por el atentado en 1992 contra el juez antimafia más famoso de Italia, Giovanni Falcone. Foto: DPA

Fotografía tomada al cráter provocado por el atentado en 1992 contra el juez antimafia más famoso de Italia, Giovanni Falcone. Foto: DPA

“Liberan a Brusca, el capo más cruel”, tituló el diario La Republicca.

“Es una noticia que me duele como persona, pero es la ley, una ley que quiso mi hermano y que hay que respetar”, reaccionó la hermana del juez Falcone, María, citada por el diario.

La justicia estableció que Giovanni Brusca fue la persona que en 1992 accionó el control remoto que detonó la bomba que destruyó el auto del juez cerca de Palermo, causando la muerte de Giovanni Falcone, su esposa y tres guardaespaldas.

La esposa de uno de los guardaespaldas, Tina Montinaro, manifestó este martes su “indignación” ante la liberación de Brusca.

La imagen de un joven Giovanni Brusca, cuando se lo buscaba por ser el autor del atentado al juez Giovanni Falcone, en la década del 90. Foto: AP

La imagen de un joven Giovanni Brusca, cuando se lo buscaba por ser el autor del atentado al juez Giovanni Falcone, en la década del 90. Foto: AP

“Veintinueve años después no sabemos aún la verdad y (…) el hombre que destrozó a mi familia está libre”, lamentó.

Un criminal sanguinario

Brusca, uno de los colaboradores más cercanos de Toto Riina, el temido jefe máximo de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, fue detenido el 20 de mayo de 1996.

Tras su arresto, aceptó colaborar con la justicia y testificar en numerosos juicios. 

Conocido como lo Scannacristiani (el Matacristianos) y también “U’ Verru” (el cerdo en siciliano), Brusca se inició muy joven en la mafia, puesto que su padre, Bernardo, era un conocido “capo” y cuando éste fue arrestado, él tomó su lugar, siempre con el apoyo de Riina.

Formó parte de un despiadado grupo de asesinos que actuaban bajo el mandato directo de Riina y, según él mismo confesó a los investigadores tras su detención, el 20 de mayo de 1996 ordenó y cometió el asesinato de más de 150 personas, cuyos nombres era incapaz de recordar.

Fue condenado por el secuestro y asesinato en 1983 del pequeño Giuseppe Di Matteo, el hijo de 11 años de un arrepentido de la mafia, que estranguló y luego disolvió en ácido su cuerpo, un acto de venganza contra el padre que había aceptado colaborar con la justicia.

Su liberación fue criticada por muchos líderes políticos, tanto de derecha como de izquierda.

El líder del Partido Democrático (PD, centroizquierda), Enrico Letta, la calificó como “un puñetazo en el estómago (que) te deja sin palabras”.

“Una persona que cometió esos actos, que disolvió en ácido a un niño, que mató a Falcone, en mi opinión es una fiera y no puede salir de la cárcel“, reaccionó por su parte el líder de la ultraderechista Liga Matteo Salvini.

Fuente: AFP


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba