19 junio, 2024
Las Noticias de Uruguay de hoy

logo horizontal color

Identificación de Amelia Sanjurjo

URUGUAY – La reciente identificación de los restos de Amelia Sanjurjo Casal, desaparecida en 1977, ha traído un atisbo de paz a su familia y al país. El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, se pronunció sobre este significativo avance en la búsqueda de personas desaparecidas durante la dictadura uruguaya, reafirmando el compromiso del gobierno en esclarecer estos oscuros capítulos de la historia nacional.

El 6 de junio de 2023, en el Batallón 14 de Toledo, fueron hallados restos humanos que, tras un año de investigación, se confirmaron como pertenecientes a Sanjurjo. La noticia, anunciada el pasado viernes, fue recibida con una mezcla de alivio y dolor por quienes han mantenido viva la memoria de los desaparecidos.

Amelia Sanjurjo, militante del Partido Comunista del Uruguay, fue secuestrada el 7 de noviembre de 1977 en Montevideo por un operativo de la OCOA (Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas). Tenía 41 años. Durante su cautiverio, fue trasladada a La Tablada, un centro clandestino de detención y tortura.

El informe del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que realizó el procesamiento genético de las muestras óseas, confirmó que los restos pertenecían a una mujer que sufrió una muerte violenta mientras estaba privada de libertad. Este hallazgo no solo confirma la identidad de Sanjurjo, sino que también corrobora las circunstancias de su desaparición y muerte bajo tortura.

Contexto Histórico y Político

La dictadura militar en Uruguay, que se extendió desde 1973 hasta 1985, dejó una profunda herida en la sociedad. Durante este período, miles de personas fueron detenidas arbitrariamente, torturadas y muchas de ellas desaparecieron sin dejar rastro. La búsqueda de verdad y justicia ha sido una lucha constante para familiares y organizaciones de derechos humanos.

La identificación de los restos de Amelia Sanjurjo se suma a los esfuerzos por esclarecer el destino de las aproximadamente 200 personas desaparecidas durante la dictadura. Este proceso ha sido largo y doloroso, pero cada hallazgo representa un paso hacia la reconciliación y la justicia.

Reacciones y Compromisos

El presidente Luis Lacalle Pou expresó en sus redes sociales: “Hoy se confirmó la identidad de los restos hallados en el año 2023 en el Batallón 14. Se trata de Amelia Sanjurjo, desaparecida en 1977. Reafirmando el compromiso del gobierno con la búsqueda de personas desaparecidas, hoy una familia y el Uruguay todo encuentra un poco de paz”.

Este pronunciamiento se alinea con los esfuerzos de diversos gobiernos uruguayos desde el retorno a la democracia, que han trabajado en conjunto con organizaciones de derechos humanos tanto nacionales como internacionales para localizar e identificar a los desaparecidos. La colaboración con equipos forenses extranjeros, como el EAAF, ha sido crucial en estos avances.

La Importancia de la Memoria y la Justicia

La identificación de Amelia Sanjurjo no solo cierra un capítulo doloroso para su familia, sino que también fortalece la memoria colectiva sobre los horrores vividos durante la dictadura. Mantener viva esta memoria es fundamental para evitar que hechos similares vuelvan a ocurrir y para honrar la lucha de quienes buscaron justicia en tiempos de represión.

La memoria histórica y la justicia para las víctimas de la dictadura siguen siendo temas centrales en la agenda política y social de Uruguay. La sociedad uruguaya ha demostrado un firme compromiso con estos valores, a través de actos conmemorativos, investigaciones y el trabajo incansable de activistas y organizaciones de derechos humanos.

Futuro de las Investigaciones

La identificación de los restos de Amelia Sanjurjo es un recordatorio de la importancia de continuar con las investigaciones. Las nuevas tecnologías y técnicas forenses, junto con el apoyo internacional, seguirán siendo herramientas fundamentales en esta tarea.

El compromiso del gobierno uruguayo y la presión constante de la sociedad civil son esenciales para avanzar en este proceso. Cada nueva identificación no solo brinda consuelo a las familias, sino que también refuerza el estado de derecho y la justicia en el país.