Deportes

histórico debut de Gabriel Deck y otro buen partido de Campazzo

Facundo Campazzo y Gabriel Deck vivieron una noche muy particular en la NBA: por un lado, el cordobés le dio continuidad a lo que fue su mejor partido en su incipiente carrera en la liga. Por el otro, el santiagueño hizo su debut y se convirtió en el decimocuarto argentino en el mejor básquet del mundo.

El de Córdoba totalizó 12 puntos (3-5 de cancha y 6-7 en libres), 4 asistencias, 2 rebotes y 1 robo en 29 minutos en un buen triunfo de Denver Nuggets sobre Toronto Raptors 121 a 111. El de Santiago del Estero, en 14 minutos y medio, completó una planilla con 2 puntos (1-5 en tiros de cancha), 2 rebotes y 2 asistencias en lo que fue derrota de Oklahoma City Thunder ante New Orleans Pelicans 95-109.

Campazzo, como viene siendo habitual desde la lesión de Jamal Murray, arrancó como titular. En un comienzo parejo, hizo su primer aporte al tomar un rebote largo y correr de costa a costa de la cancha para definir con bandeja y sumar dos puntos por goaltending (un rival que tocó la pelota cuando esta estaba ya cayendo hacia el aro, algo que no está permitido).

El equipo arrancó 7-0 pero los Raptors se recuperaron y se adelantaron 13-11. Con una buena circulación, Campazzo encontró cortinas indirectas y sintonía en el ataque con sus compañeros para comenzar a buscar repartir asistencias, con la primera a Nikola Jokic bajo el aro.

Llegaba a este partido con 10 pases gol de promedio en los últimos tres partidos.

Y no abusó, pese a su buena actuación previa, del tiro propio. De hecho, llegando al final del primer cuarto Facundo era, de todos los que habían jugado algún minuto hasta entonces, el que menos lanzamientos había tomado (sólo uno).

En el estado de Oklahoma, en tanto, a falta de poco más de dos minutos el entrenador Mark Daigneault le pegó el grito a Tortuga y precisamente a 1m14 del final del primer cuarto, ingresó.

La primera acción que lo tuvo como protagonista fue en el costado defensivo y no fue nada sencilla: marcar a Zion Williamson, uno de los jugadores físicamente llamados a ser más dominantes en los próximos años (ya lo es). Terminó en giro de espaldas y canasta del norteamericano con tablero.

Al minuto y medio del segundo cuarto, Deck tomó un rebote ofensivo y se la jugó: encaró a Williamson, lo aguantó bien con el cuerpo y anotó con tablero sus primeros puntos en la mejor liga del mundo. Allí mostró una de sus características salientes: la soltura para jugar en cualquier parquet del planeta e independientemente del rival de turno.

Y enseguida asistió a Svi Mykhailiuk para que este anotara un triple y luego regaló un precioso pase de faja. Vale recordar que, luego de seis días de aislamiento y prácticas individuales, Deck saltó a la cancha sin entrenamientos con el resto de sus compañeros.

Con sus intervenciones ayudó a que OKC se mantuviera en partido (33-35) contra unos Pelicans que, si bien están lejos de los mejores puestos, todavía están intentando llegar a jugar el play-in por un lugar en playoffs.

A 6m32, con el Thunder abajo 38-41, el coach lo sentó y Deck se fue entre varios aplausos del público. Aunque el equipo no sostendría ese ritmo y al final de los primeros dos cuartos caía 43-60.

De regreso en el estado de Colorado, Michael Malone devolvió a la cancha a Campazzo a mitad del segundo cuarto, con Toronto y Denver luchando punto a punto por el liderazgo en el marcador (40-39 los Nuggets).

Y en esa lucha se metió el argentino, que llegó a zambullirse en busca de una pelota suelta que logró recuperar y anotó bastante por la vía de los libres en el primer tiempo: 6-7 desde la línea. Importante para irse al descanso 59-57 arriba.

Con Toronto habiendo tomado la delantera en el arranque del 3C, Campazzo encabezó una contra, bancó la marca de Kyle Lowry en el aire y anotó un tiro casi acrobático para igualar en 63.

Y el cordobés fue importante con un doble y dos asistencias (una de ellas, tras un robo) para sacar una luz de ventaja: 81-75 a 3m21 del cierre del tercer parcial.

A poco más de dos minutos para el final, en el Chesapeake Energy Arena volvió a ingresar Deck, justo cuando Malone le dio descanso a Campazzo sobre el  para tenerlo fresco en el momento más importante.

En sus primeros instantes tras la re entrada, el santiagueño no estuvo tan fino, con tres tiros fallados (uno con un triple de su estilo, con poco despegue del suelo) y una pérdida ya que los árbitros consideraron que caminó en una jugada (dar más pasos que los permitidos sin picar la pelota).

A cinco minutos y medio del final, Daigneault reemplazó a Deck, a quien no quería sobrecargar en un debut con la poca carga de entrenamientos que traía el santiagueño.

Todo esto mientras Denver, en su casa y sin Campazzo, lograba estirar diferencias con Toronto a casi 20 puntos, lo que le permitía al DT no tener que recurrir al base cordobés. Sin embargo lo devolvió a la pista a cinco minutos del final. 

Y el argentino, pese a que la ventaja era semejante, no aflojó y quedó demostrado con un robo a Malachi Flynn con una actitud como si el partido fuese empatado.

​Con 120 segundos para concluir el juego, sin embargo, Malone consideró que ya no tenía sentido arriesgar y se llevó al banco nuevamente a Campazzo.

Fue una noche histórica para el básquet argentino. Y vendrán más.

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba