Internacionales

Extrañas monedas en Estados Unidos, la llave para revelar uno de los misterios más antiguos

Un puñado de monedas desenterradas en un huerto de árboles frutales de la zona rural de Rhode Island y otros rincones de Nueva Inglaterra, en Estados Unidos, podría ayudar a dilucidar uno de los casos irresueltos más antiguos del planeta.

El villano de esta historia: un sangriento pirata inglés que se convirtió en el criminal más buscado del mundo tras saquear un barco que transportaba peregrinos musulmanes de regreso a la India desde La Meca, y que luego evitó ser capturado haciéndose pasar por traficante de esclavos.

“Es una nueva historia sobre un crimen casi perfecto“, dijo Jim Bailey, historiador aficionado y buscador de metales que encontró la primera moneda árabe del siglo XVII intacta en un prado de Middletown.

Una de las monedas árabes del siglo XVII halladas en los campos de Estados Unidos. Foto: AP

Una de las monedas árabes del siglo XVII halladas en los campos de Estados Unidos. Foto: AP

Esa antigua moneda -la más antigua jamás encontrada en América del Norte- podría explicar cómo desapareció el capitán pirata Henry Every.

El 7 de septiembre de 1695, el barco pirata Fancy, comandado por Every, emboscó y capturó al Ganj-i-Sawai, una nave real propiedad del emperador indio Aurangzeb, entonces uno de los hombres más poderosos del mundo. A bordo no sólo iban los fieles que regresaban de su peregrinación, sino también decenas de millones de dólares en oro y plata.

Lo que siguió fue uno de los robos más redituables y atroces de todos los tiempos.

El crimen

Los relatos históricos dicen que la banda de Every torturó y mató a los hombres que estaban a bordo del barco indio y violó a las mujeres antes de escapar a las Bahamas, un refugio de piratas. Pero rápidamente se corrió la voz de sus crímenes y el rey inglés Guillermo III -bajo la enorme presión de una India escandalizada y del gigante comercial East India Company- ofreció una gran recompensa por sus cabezas.

El pirata Every torturó y mató a los hombres que estaban a bordo del barco indio antes de escapar a las Bahamas. Foto: archivo

El pirata Every torturó y mató a los hombres que estaban a bordo del barco indio antes de escapar a las Bahamas. Foto: archivo

“Si se busca en Google ‘la primera cacería humana mundial’, aparece Every”, dice Bailey. “Todo el mundo buscaba a esos tipos”.

Hasta ahora, los historiadores sólo sabían que Every finalmente se dirigió a Irlanda en 1696, donde se perdió su rastro. Pero Bailey dice que las monedas que él y otros han encontrado son la prueba de que el famoso pirata llegó primero a las colonias americanas, donde él y su tripulación utilizaron el botín para solventar los gastos diarios mientras huían.

La primera moneda completa salió a la luz en 2014 en Sweet Berry Farm de Middletown, lugar que había despertado la curiosidad de Bailey dos años antes luego de que encontrara antiguas monedas coloniales, una hebilla de zapato del siglo XVIII y algunas balas de mosquete.

Al pasar un detector de metales sobre el suelo, obtuvo una señal, cavó y dio con una moneda de plata oscura del tamaño de una de diez centavos de dólar que, en un principio, supuso que era española o acuñada por la Colonia de la Bahía de Massachusetts.

El historiador Jim Bailey usó un detector de metales para encontrar las mondeas. Foto: AP

El historiador Jim Bailey usó un detector de metales para encontrar las mondeas. Foto: AP

Al mirar más de cerca, el texto en árabe de la moneda le aceleró el pulso. “Pensé: ‘Oh, Dios mío’“, dijo.

La investigación confirmó que esa moneda exótica había sido acuñada en 1693 en Yemen. Bailey dijo que esto lo hizo dudar de inmediato, ya que hasta décadas después no hay pruebas de que los colonos americanos que se esforzaban por subsistir a duras penas en el Nuevo Mundo viajaran a algún lugar de Oriente Medio para comerciar.

Desde entonces, otros buscadores de metales han desenterrado otras quince monedas árabes de la misma época: diez en Massachusetts, tres en Rhode Island y dos en Connecticut. Otra se encontró en Carolina del Norte, donde los registros muestran que algunos de los hombres de Every llegaron a tierra por primera vez.

buscadores de metales han desenterrado otras quince monedas árabes del 1600. Foto: AP

buscadores de metales han desenterrado otras quince monedas árabes del 1600. Foto: AP

“Al parecer, algunos de los miembros de su tripulación pudieron instalarse en Nueva Inglaterra e integrarse”, dijo Sarah Sportman, arqueóloga estatal de Connecticut, donde se encontró una de las monedas en 2018 durante la excavación aún en curso de un sitio agrícola del siglo XVII.

“Era casi como un plan de lavado de dinero“, dijo.

El disfraz del traficante de esclavos

Aunque ahora parezca impensable, Every pudo esconderse a la vista de todos haciéndose pasar por traficante de esclavos, profesión en ascenso en la Nueva Inglaterra de 1690. De camino a las Bahamas, incluso se detuvo en la isla francesa de la Reunión para conseguir algunos cautivos negros y así representar mejor su papel, dijo Bailey.

Unos registros poco claros muestran que un barco llamado Sea Flower, utilizado por los piratas después de abandonar el Fancy, navegó por la costa oriental. En 1696, llegó con casi cuatro docenas de esclavos a Newport (Rhode Island), que se convirtió en uno de los principales centros del comercio de esclavos de América del Norte en el siglo XVIII.

“Existe abundante documentación de fuentes primarias que demuestra que las colonias americanas eran una base de operaciones de los piratas”, afirma Bailey, de 53 años, que se graduó en antropología en la Universidad de Rhode Island y trabajó como auxiliar de arqueología en las exploraciones de los restos del barco pirata Wydah Gally, frente a Cape Cod, a fines de la década de 1980.

Bailey, cuyo trabajo diario consiste en analizar la seguridad del complejo penitenciario del estado, ha publicado sus descubrimientos en una revista de investigación de la Sociedad Numismática Estadounidense, organización que se dedica al estudio de monedas y medallas.

Arqueólogos e historiadores familiarizados con el trabajo de Bailey, pero que no participaron en él, dicen estar muy interesados y creen que está aportando nuevos datos sobre uno de los misterios criminales más antiguos del mundo.

Una de la monedas del siglo XVII. Foto: AP

Una de la monedas del siglo XVII. Foto: AP

“La investigación de Jim es impecable”, dijo Kevin McBride, profesor de arqueología de la Universidad de Connecticut. “Es un material increíble. Es realmente una historia muy interesante”.

Mark Hanna, profesor asociado de historia de la Universidad de California-San Diego y experto en piratería en el Estados Unidos temprano, dijo que, cuando vio por primera vez las fotos de la moneda de Bailey, “perdí la cabeza”.

“Encontrar esas monedas para mí fue algo enorme”, dijo Hanna, autor del libro de 2015 “Pirate Nests and the Rise of the British Empire” (Nidos de piratas y el ascenso del Imperio Británico). “La historia del capitán Every es de importancia mundial. Este objeto material -esta cosita- puede ayudarme a explicarla”.

El enemigo de la humanidad

Las hazañas de Every han inspirado un libro de 2020 de Steven Johnson, “Enemy of All Mankind” (Enemigo de toda la humanidad); la popular serie de videojuegos “Uncharted” de PlayStation; y una versión cinematográfica de Sony Pictures de “Uncharted” protagonizada por Tom Holland, Mark Wahlberg y Antonio Banderas cuyo estreno está previsto para principios de 2022.

Bailey, que no guarda sus hallazgos más valiosos en su casa sino en una caja de seguridad, dice que seguirá investigando.

“A mí, siempre me ha movido la emoción de la búsqueda, no el dinero”, dijo. “Lo único que supera el encontrar estos objetos son las historias perdidas que hay detrás de ellos”.

El autor es periodista de Associated Press

Traducción: Elisa Carnelli


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba