Internacionales

Europa frena un acuerdo clave con China y complica los planes de Angela Merkel

El acuerdo de protección de inversiones negociado entre la Comisión Europea -con un destacado papel de Alemania- y China tiene tantas probabilidades de ratificación a corto plazo como el negociado por los europeos con el Mercosur. Prácticamente ninguna.

La Comisión Europea lo sabe porque una abrumadora mayoría de eurodiputados está en contra y su ratificación es indispensable para que entre en vigor. Pero la Comisión mantiene la ficción de que es posible su ratificación, en parte porque económicamente es de sumo interés para las empresas alemanas.

La ficción la rompió -por un descuido o de forma voluntaria- el comisario europeo de Comercio, el antiguo primer ministro letón Valdis Dombrovskis.

En una entrevista concedida a la agencia AFP, Dombrovskis dijo: “Está claro que en la situación actual con sanciones europeas en vigor contra China y sanciones chinas, incluyendo contra miembros del Parlamento Europeo, el ambiente no conduce a la ratificación de este acuerdo”.

El comisario añadió que la ratificación “dependerá en realidad de cómo evolucionen las relaciones entre la Unión Europea y China”.

El anuncio de Dombrovskis, que la propia Comisión quiso rebajar horas más tarde, llega justo una semana después de la última reunión entre el gobierno chino y el alemán, el que más apoya en Europa ese acuerdo.

El Parlamento Europeo, en Bruselas, en una imagen de febrero. La mayoría de los eurodiputados rechazan el acuerdo con China. Foto: EFE

El Parlamento Europeo, en Bruselas, en una imagen de febrero. La mayoría de los eurodiputados rechazan el acuerdo con China. Foto: EFE

Su congelamiento sería una derrota política de Angela Merkel, pero como recordaba el eurodiputado alemán liberal Engin Eroglu, “con la situación deteriorándose en Xinjiang y Hong Kong y con el Partido Comunista Chino sancionando a eurodiputados e instituciones europeas, era hora” de suspender el proceso de ratificación del acuerdo.

“En el freezer”

Uno de los pesos pesados del comité de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, el también alemán Bernd Lange (socialdemócrata) decía este martes que la Eurocámara había decidido hace días “meter en el freezer” las negociaciones que llevaba a cabo con la Comisión Europea para ver si había algún resquicio de ratificación del acuerdo.

Fuentes del Parlamento Europeo confirmaron a Clarín este martes que los líderes de cada grupo político del Parlamento Europeo decidieron por una amplia mayoría sacar el acuerdo con China de su agenda mientras las sanciones de Beijing a eurodiputados sigan en pie.

En la Eurocámara se cuentan con los dedos de la mano los eurodiputados dispuestos a aprobar el acuerdo tal y como están las relaciones entre Bruselas y Beijing.

Las sanciones chinas a varios eurodiputados -los que más claramente han hablado de las violaciones de derechos humanos en la provincia china de Xinjiang y en Hong Kong- sentaron políticamente muy mal, haciendo que centenares de eurodiputados se sumaran a los que ya pedían suspender la ratificación.

En diciembre, en una videoconferencia, el presidente de China, Xi Jinping, y los líderes de la Comisión Europea y el Consejo Europeo, firmaron el acuerdo de protección de inversiones. Foto: BLOOMBERG

En diciembre, en una videoconferencia, el presidente de China, Xi Jinping, y los líderes de la Comisión Europea y el Consejo Europeo, firmaron el acuerdo de protección de inversiones. Foto: BLOOMBERG

La Comisión sabe que ahora mismo llevar el acuerdo a votación se saldaría con una estrepitosa derrota.

La Comisión Europea y China cerraron el pasado diciembre, ante la sorpresa de muchos observadores que lo daban por imposible pero el impulso decidido de Alemania, un acuerdo de protección de inversiones que se negociaba con altibajos desde hace años.

El pacto se vendió entonces como un éxito porque abría mucho más la economía china a las empresas europeas y protegía sus inversiones en China, por ejemplo no forzándolas a actuar de la mano de una empresa china o protegiendo sus patentes y secretos industriales.

Dombrovskis añadió que sus servicios “no pueden hacer abstracción del contexto más amplio de las relaciones entre la Unión Europea y China”.

Bruselas todavía no lo dice en público, pero fuentes comunitarias confiesan desde hace semanas que la presión estadounidense se está dejando sentir en varios dossieres de política internacional, sobre todo en una mayor dureza hacia Moscú y Beijing.

Bruselas, especial

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba