Internacionales

Europa debate si debe dar asilo a los rusos que huyen de la movilización militar

La movilización decretada por Vladimir Putin provocó protestas y salidas masivas en Rusia.

El ataque ruso a Ucrania generó millones de desplazados internos y refugiados. Estos últimos, en su mayoría, buscaron refugio en los países de la Unión Europea. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados llegó a contar más de siete millones de personas entrando en la Unión Europea a través de Polonia, Chequia, Eslovaquia, Hungría y Rumanía.

Casi dos millones ya volvieron y el resto, en su mayoría mujeres, recibió protección temporal a la espera de saber si piden asilo definitivo o si terminan por volver a su país.

Nadie dudó ni en abrirles la puerta europea ni en darles ese estatuto de protección temporal. Huían de una guerra ilegal. Y no eran árabes, como los sirios, a los que se terminó por cerrar la puerta cuando superaron el millón alegando que Europa no tenía capacidad para acoger a tanta gente, explicación que ahora se olvidó.

El argumento que se usó para dar protección a los ucranianos debería servir para dar protección a quienes ahora huyen de Rusia por temor a que los alisten a la fuerza y los envíen a la guerra en Ucrania.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó una movilización general. Foto AP


El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó una movilización general. Foto AP

Los vecinos de Rusia

La movilización parcial decretada por el presidente ruso Vladimir Putin, por la que pretende reforzar su Ejército con 300.000 reservistas, provocó manifestaciones y protestas en Rusia. En las fronteras todavía abiertas se acumulan los varones rusos que quieren huir antes de ser alistados y los vuelos hacia países que no les piden visado, como Turquía o Armenia, van desde ayer a tope.

Bruselas mira a Finlandia, Letonia y Estonia (los tres países de la Unión Europea con frontera directa con Rusia) y en menor medida a Polonia y Lituania, países fronterizos con el enclave ruso de Kaliningrado. Estonia y Finlandia están a apenas dos horas de carretera de San Petersburgo.

¿Qué hacer si el número de varones rusos que tocan a las puertas de la Unión Europea pidiendo asilo empieza a ser considerable? Una fuente comunitaria explicaba este jueves que no hay ninguna sanción que impida a un ruso pedir asilo en alguno de los 27 Estados miembro de la Unión Europea y que estos deben guiarse por la Directiva Europea de Asilo.

Que se cumpla escrupulosamente es otra historia, como demuestran las deportaciones ilegales desde Grecia o en las vallas entre España y Marruecos en Ceuta y Melilla, en Hungría, en Bulgaria o en Polonia, pero esa es también otra historia.

Represión policial en Moscú. Foto AFP


Represión policial en Moscú. Foto AFP

La misma fuente asegura que en principio se les debería dar asilo si demuestran que lo piden para evitar ser alistados: “Huyen de una dictadura que quiere enviarlos a una guerra que nosotros mismos llamamos ilegal”.

Pero la Directiva europea y la Convención del Refugiado de Naciones Unidas son una cosa y las ideas de los gobiernos fronterizos con Rusia otra muy distinta. Estonia lo dijo ya claramente ayer.

Qué dice Bruselas

Su ministro de Exteriores, Urmas Reinsalu, aseguró a la agencia Reuters que “la negativa de cumplir con una obligación civil en Rusia o el deseo de hacerlo no constituyen suficientes elementos para recibir asilo en otro país”. Su homólogo letón Edgars Rinkevics alegó otro motivo: “Debido a razones de seguridad, Letonia no emitirá visados humanitarios o de otro tipo a los ciudadanos rusos que eviten la movilización”.

Lituania guardó las formas pero apuntó al mismo fin. “Estudiaremos (las solicitudes de asilo) de manera ordinaria, teniendo en cuenta todas las circunstancias y de forma individualizada”. “Pero”, dijo su Ministerio de Exteriores en un comunicado, “Lituania no tiene ni la intención ni la capacidad de emitir visados por motivos humanitarios a todos los ciudadanos rusos que lo pidan”.

Finlandia no cierra la puerta pero su ministro de Exteriores Pekka Haavisto sí dijo el miércoles que la concesión de visados será estricta. Polonia y Chequia tampoco los aceptarán.

La Comisión Europea intentó recordar este jueves a los gobiernos sus obligaciones legales. Un portavoz comunitario dijo que “el derecho europeo debe ser respetado y las autoridades deben garantizar el acceso a los procedimientos de asilo”. El mensaje que intenta lanzar el Ejecutivo comunitario es que los 27 deben ser solidarios con quienes huyen de la movilización militar de Putin.

Alemania quiere cumplir. La ministra de Interior, Nancy Faeser, dijo este jueves que “quien sea que con coraje se oponga a Putin y, por lo tanto, se ponga a sí mismo en peligro grave, puede pedir asilo político en Alemania”.

Gemma Pinyol-Jiménez, experta en asuntos de Migración en la consultora Instrategies e investigadora en la Universidad Pompeu Fabra, explicó a Clarín que “cualquier vulneración del derecho de asilo sería contrario al derecho internacional.

En el ámbito UE, hemos “normalizado” excepciones como los países seguros. Sería curioso que consideraran a Rusia país seguro en este caso. En términos prácticos, además, negarse a aceptar solicitudes desde Rusia por esta razón puede suponer de facto negarlas todas”.

PB

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba