Internacionales

Entre desconfianza y críticas, Venezuela ya aplica una vacuna cubana contra el coronavirus

“Con fe y en el nombre de Dios”, Élide Maldonado se encomienda antes de recibir la primera dosis de Abdala en Caracas, sin mayor información sobre esta vacuna experimental contra el coronavirus desarrollada en Cuba y que todavía no fue aprobada ni siquiera por las autoridades de la isla.

Los médicos en Venezuela no ocultan su preocupación y lanzaron duras críticas por la aplicación de este suero que no cuenta todavía con el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud.

Maldonado dejó a un lado las dudas que le hacían cuestionar el pinchazo en un pequeño auditorio acondicionado para jornadas de vacunación en Fuerte Tiuna, el principal complejo militar de la capital de Venezuela.

“Que la vacuna no servía, que no sé qué. ¡Pero no! Uno lo que tiene es que meterse por internet, averiguar, informarse y tener fe”, dijo a la agencia AFP esta maestra de preescolar de 46 años.

Tampoco tenía mayores opciones en un país donde el plan de vacunación funciona de forma lenta y desordenada.

Una enfermera muestra un frasco vacío de la vacuna Abdala, en un complejo militar convertido en centro de vacunaciónen Caracas. Foto: AFP

Una enfermera muestra un frasco vacío de la vacuna Abdala, en un complejo militar convertido en centro de vacunaciónen Caracas. Foto: AFP

El laboratorio estatal de Cuba que desarrolló la Abdala sostiene que tiene una eficacia de 92%, pero médicos venezolanos, ONGs y la oposición son escépticos sobre este producto, que aún espera por la autorización de OMS e incluso de la agencia reguladora cubana.

“Por tratarse de un producto experimental, no debe aplicarse a la población general, ya que no hay información de su eficacia”, alertan en un comunicado conjunto las principales academias médicas del país.

Venezuela, con casi 30 millones de habitantes, registró unos 270.000 casos de covid-19 con 3.101 muertos, según cifras oficiales, entre denuncias de que las cifras reales deben ser mucho más altas. Y el plan de vacunación avanza lento. 

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 1,2 millones de personas recibieron la primera dosis en Venezuela, mientras que apenas 224.000 la segunda.

Hasta ahora se aplican la vacuna rusa Sputnik-V y la del laboratorio chino Sinopharm, mientras el gobierno negocia la adquisición de vacunas a través del sistema Covax de la OMS, después de vetar la AstraZeneca por posibles efectos secundarios.

El plan de vacunación arrancó en febrero, pero solo hace un mes comenzó a masificarse en decenas de centros en todo el país.

Un hombre recibe la primera dosis de la vacuna Abdala, en Caracas. Foto: AFP

Un hombre recibe la primera dosis de la vacuna Abdala, en Caracas. Foto: AFP

Compras y donaciones de dosis

Ahora llega la Abdala, de la que el gobierno de Nicolás Maduro anunció haber comprado 12 millones de dosis a Cuba, uno de sus principales aliados.

Una donación de La Habana de 30.000 dosis llegó la semana pasada. Se destinará a 10.000 personas, pues esta posible vacuna requiere tres aplicaciones.

“¿Tú te vacunarías con eso? Creo que la respuesta es obvia”, fustigó este martes el líder opositor Juan Guaidó.

“Si esa vacuna llega a ser aprobada por la comunidad científica internacional, bueno, bienvenida. No debemos ser nosotros los venezolanos conejillos de Indias”, advirtió.

En Fuerte Tiuna, personal médico cubano recibió a funcionarios, militares y expectantes vecinos civiles con mascarillas, que pasaban en pequeños grupos.

Demoras y sobresaltos en la vacunación

El auditorio que albergó la jornada es uno de los tres puntos habilitados en el complejo, un primer sitio de vacunación con la Abdala en Venezuela, que inició su aplicación el sábado pasado.

La vacuna cubana Abdala ya se aplica en Venezuela, pese a las críticas de organizaciones médicas. Foto: AFP

La vacuna cubana Abdala ya se aplica en Venezuela, pese a las críticas de organizaciones médicas. Foto: AFP

Mariucy Bravo no la conocía. “La escuché fue ahorita”, reconoce esta trabajadora del metro, de 21 años, cuando recibió en la mañana la convocatoria por WhatsApp.

“Independientemente si es la rusa, la china o la cubana, yo creo que la gente debería vacunarse”, sopesa Andrés Febres, comerciante de 25 años que espera en silencio por reacciones adversas a la inoculación, sentado en una grada junto a una treintena de personas.

El joven desestimó rumores de conocidos suyos que “no lo han hecho por miedo” y prefirió aceptar la Abdala a seguir esperando por un turno de vacunación asignado por el Estado.

Los mayores de 60 años reciben la Sputnik-V, pero fue imposible para Víctor Ilarraza, de 78.

“Me llamaron para ponerme la vacuna rusa, pero fui varias veces: que si no había vacuna, que se terminaron los números, uno tiene que llegar a las 3 de la mañana (a hacer fila)”, cuenta.

La Abdala, que llama “fiable”, fue entonces su alternativa: “Yo no creo que el gobierno va a traer esta vacuna por traerla…”.

Fuente: AFP 

CB


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba