Política

Encontraron una crucera venenosa en la rambla de Malvín

Este viernes por la mañana una mujer que caminaba por la rambla de Malvín se encontró con una serpiente crucera, a la altura de Rambla República de Chile y Ámsterdam y avisó al 911. Desde allí se comunicaron con el criadero de reptiles Alternatus Uruguay. Este centro, ubicado en Piriápolis se comunicó a su vez con Alejandro Crampet, veterinario y experto en reptiles, quien hace dos semanas retiró otra crucera de la Playa Ramirez.

Las cruceras son una de las serpientes más peligrosas que existen en el país, ya que su veneno puede causar mucho dolor, inflamación asi como necrosar tejidos o afectar la coagulación de la sangre. También puede afectar órganos y dejar secuelas. Sin embargo, desde 1986 no se registra una muerte por mordedura de crucera, a raíz del efectivo tratamiento de suero antiofídico que se administra en casos en los que se sospecha que la persona fue atacada por una crucera o una yara, especie similar a la encontrada en Malvín. 

“Es una enfermedad que en muchos países está desatendida y hay mucha gente que muere, pero en Uruguay no, porque cuenta con un CIAT (Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico) en el Hospital de Clínicas, donde hay toxicólogos especializados en este tipo de envenenamientos” contó Irasema Bisaiz, del criadero Alternatus. Explicó a su vez que en el país es obligatorio por ley que se reporte al CIAT todo accidente ofídico (mordida de serpientes), por lo que cuando un paciente llega a un centro asistencial se avisa inmediatamente a este organismo. “Además, las distancias que hay en Uruguay permiten que cualquier persona en cualquier punto del país llegue a ser atendida a tiempo”, comentó Bisaiz. 

Si bien es poco frecuente que este tipo de ofidios lleguen a zonas completamente urbanizadas donde no tienen población estable, no es raro encontrarlas en áreas semiurbanas, ya que la crucera es un animal que se adapta bien a zonas donde hay gente. La explicación de porqué este ejemplar o la hallada en Playa Ramírez puede tener que ver con los camalotes que son arrastrados por las aguas del Rio Uruguay hasta el Rio de la Plata, por lo que terminan llegando a las playas de la zona, según comentó Crampet a El Observador.

El veterinario explicó que estos animales pueden encontrarse con más facilidad cuando hay calor y que al llegar a las playas montevideanas se refugian a menudo en los huecos dejados en los muros de la rambla por ratas y ratones, donde además de resguardo encuentran alimento. 

La serpiente hallada este viernes fue retirada de inmediato por Crampet y actualmente está siendo atendida en el criadero de reptiles Seymouria, dirigido por el veterinario, ya que fue pisada por una bicicleta y sufrió la rotura de dos vértebras. Una vez recuperada, se enviará a Alternatus. El ejemplar encontrado el 12 de abril en la zona del Parque Rodó fue llevado al Ecoparque Tálice de Flores. 

Crampet comentó que es importante que la gente en casos de ver una serpiente consulte con expertos y que no se interactúe con ellas ni se las mate, ya que no solo se puede alimentar la base de datos existentes sobre víboras en el país tras la captura, sino que se trata de especies beneficiosas para el control de plagas como ratas y ratones, y por tanto, para la prevención de hantavirus y otras enfermedades transmitidas por roedores. 

 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba