Internacionales

“Ellos no solo eran amigos, eran familia”

Nicolás Patoka y su familia argentina que vive en Miami no paran de lamentarse. Fueron los que prestaron el departamento a la pareja de argentinos y a su pequeña hija para pasar solo una noche, la noche fatal en la que el edificio Champlain Towers terminó derrumbándose. “Fue una desgracia total”, dice a esta corresponsal, al borde del llanto. “Ojalá les hubiéramos dicho que no”.

“Ellos no solo eran amigos, eran familia”, cuenta Nicolás. Se refiere a Andrés Galfrascoli, cirujano plástico de 44 años, que está desaparecido junto a su pareja, Fabián Nuñez, de 55, y Sofía, de 5 años, la hija de ambos.

“Ellos viven en Argentina y vinieron unos 3 meses acá para vacunarse y escapar de la pandemia y pasar más tiempo con nosotros”, cuenta Nicolás. La pareja estuvo todo este tiempo alojada en la amplia casa de la familia Patoka, que se dedica a los negocios inmobiliarios y está afincada hace más de 8 años en Miami.

La casa familiar está en Hollywood, unos 40 minutos al norte del Champlain Towers, pero un día la pareja de invitados querían romper la rutina y los Patoka les ofrecieron a sus amigos su departamento en Surfside.

“Como son amigos, les dijimos que fueran ese día al departamento en Champlain Towers porque es muy lindo y tiene playa privada. La verdad que nadie sabía que iba a pasar esto. Ojalá les hubiéramos dicho que no”.

“Ayer mi padre estuvo con ellos hasta las 9 de la noche en el mismo departamento que ya no existe. Después se fue y ellos se estaban yendo a dormir porque se iban a levantar temprano para llevar a la nena a un lugar para jugar y después se iban a la playa. La idea era esa, pero no llegaron”, relata.

Nicolás cuenta que ellos estaban todo el tiempo con Sofía, que es una niña nacida de vientre subrogado. “Esa niña era el sueño de ellos. La criaban de forma espectacular” resalta.

Nicolás cuenta a Clarín que la amistad de la pareja comenzó con su madre. “Uno de ellos es cirujano y nos ayudó muchísimo a nosotros y nosotros también a él. Esta fue una amistad que creció y más que amigos son familia para nosotros”, dice.

champlain-towers

“Ellos son personas humildes y buenas y la luchan todo el tiempo. Son personas a las que no le regalaron nada. Más allá de lo que te pueda decir, es imposible describir lo que lucharon para tener a su angelito y ahora ella también está desaparecida. Esto no tiene nombre”.

Nicolás agrega que la pareja quería tener otro hijo o hija y “estaban luchando por eso”. “Ahora pasa esto, a veces la vida es injusta”.

La familia Patoka está todo el tiempo pendiente de la ferviente búsqueda entre los escombros. Saben que su departamento ya no existe más y que ellos seguramente estaban durmiendo en el momento del derrumbe.

Cuando se le pregunta si tienen esperanzas, Nicolás contesta: “Hay mucha desinformación. Estamos esperando que nos digan algo, hay algunos que fueron rescatados vivos. Tengo la esperanza que al menos uno haya sobrevivido, que la niña haya sobrevivido. Si las cosas tenían que pasar para mal por lo menos que uno haya sobrevivido, para poder hablar y decirles que los queremos, que cuenten con nosotros, que no están solos.”


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba