Deportes

El Turco Mohamed recordó el día que Maradona entró a los gritos al Vaticano


El 1° de septiembre de 2014, el papa Francisco organizó el primer Partido por la Paz en Roma. Allí estuvo Diego Armando Maradona. Y también Mauro Icardi, con quien en la previa el campeón en México 86 había pedido no compartir equipo. Así, el entonces delantero del Inter jugó (y marcó tres goles) en el equipo Blanco, el de la Fundación Pupi, mientras que el exfutbolista fue la estrella del Azul, el de Scholas Ocurrentes, que perdió 6-3.

“Icardi no tendría que haber jugado este partido, vamos a hablar muy seriamente con los organizadores. Si quieren que siga viniendo Icardi el próximo partido que lo hagan con él y sin Maradona. El fútbol va a seguir siendo lo más grande en cualquier parte del mundo”, declaró Maradona todavía en el campo de juego.

A casi siete años de ese día, y a más de seis meses de la muerte de Maradona, quien recordó ese episodio fue Antonio Mohamed. “Ese día hubo muchas anécdotas… Fueron muy graciosas. Estaba loco porque cuando fuimos a ver al Papa, estaba enojado con algunos personajes que estaban ahí y entró al Vaticano gritando. Estaba enojado por alguien que estaba ahí y que no quería que esté”, comenzó su relato el Turco en el programa ESPN FC Show.

“¿Entró puteando?”, repreguntó el conductor Alejandro Fantino. “Él estaba atrás. Ubicate: una iglesia, todos los bancos… Todas las familias sentadas. Yo estaba sentado en familia, estaba el Tata Martino con su mujer, mi ex mujer al lado… Y yo estaba en el banco y el pasillo acá, y se empieza a sentir algo de gritos, viste. Y se dan vuelta al lado mío y me dicen ‘Ahí está tu amiguito’, entonces me asomo así y Alejo (Clerici) me hace una mirada cómplice, de amigo, y me dice vení a ayudarme. Me levanto y voy y estaba enfadado, estaba enfadado, y en ese momento me dice ‘Sos un botón, vos también sos un botón’”, recordó riéndose.

Sin mencionar a Mauro Icardi, Mohamed profundizó: “Es que había una persona que estaba allá sentada que no quería que esté”. Fantino, entonces, insistió: “¿Quién era boludo, dale, decímelo”. “Era Icardi, sí. Estaba enojado. Él estaba con toda la familia”, cedió el Turco, develando el protagonista de la bronca del Diez en el Vaticano en la previa del partido.

“Bueno, estaba enojado por eso. Entonces fuimos, lo calmamos y de repente, cuando lo calmamos, que no lo calmamos, pero de repente se escucha ‘Espíritu Santo…’ y aparece el Papa. Nos tuvimos que sentar todos porque apareció el Papa y seguía enfadado. No quería ir al partido… Y después fue al partido”, remató el entrenador.


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba