Espectáculos

el testimonio desde el barrio del derrumbe

Charly Sosa estaba sentado en su terraza cuando sintió el sonido de un estruendo en medio de una noche silenciosa. Al principio pensó que era un trueno, algo frecuente en el barrio Surfside de Miami (Florida, EEUU) pero pronto notó que el ruido duraba más de lo habitual: a media cuadra de su casa, el edificio de 12 pisos Champlain Towers se había derrumbado.

Pasaban ambulancias, sirenas de bomberos y patrullas de la policía. Iban a toda velocidad. Era una cantidad suficiente para pensar que podía ser más que un simple incendio. El cantante uruguayo, que alcanzó la fama con su hit Mayonesa a principios de los 2000, se terminó de vestir y bajó enseguida sin saber qué estaba pasando, acompañado por los guardias del complejo en donde vive.

En esa madrugada, y conmovido por el despliegue que tenía delante de sus ojos, siguió las luces de la policía que se dirigía al Champlain Towers a toda velocidad. El día anterior, el cantante uruguayo había pasado corriendo por el lugar y no había notado ningún desperfecto. En ese ínterin, varias personas más se sumaron al socorro, pero la vista se le nubló hasta que se detuvo en el lugar a ofrecer ayuda.

“Me llamó la atención el despliegue que había y después el hecho de tratar de ayudar porque todo el mundo corría y gritaba. En el momento de desesperación se me ocurrió tratar de ser un poco solidario, agarrar a la gente y contenerla ahí. Incluso, nos metimos para un costado del edificio y después los bomberos nos sacaron. Un montón de vecinos bajaban de los edificios y querían ayudar y a la misma vez no caíamos en lo que estábamos viendo”, dijo en diálogo con El Observador.

Sosa pensó que podía tratarse, primero, de un atentado. En el lugar se imaginó que había “un tornado, un terremoto”. Pero no: ese estruendo era el edificio en pedazos.

“Cuando llegué a la zona, al principio pensé que era un atentado, después que podían estar filmando una película. No imaginás que va a colapsar un edificio. La gente gritaba y los bomberos corrían para todos lados. Estaban los escombros. Era una locura. Fue realmente caótico lo que pasó”, relató.

Después de esa noche, solo pudo dormir dos horas. Se puso en contacto con familiares de los desaparecidos, quienes hablaron con él desde Paraguay y Argentina a través de las redes sociales. En su cuenta de Instagram, el cantante ha publicado una serie de videos dando cuenta de la situación y espera por más noticias para transmitirlas.

Mientras tanto, hace de “nexo” entre las familias y el consulado. Y en unas horas se dirigirá rumbo al centro de reunificación familiar, con todos los sobrevivientes y los familiares que esperan novedades.

Sosa dijo que también fue contactado por la madre de dos jóvenes argentinos que, aseguró, de forma desesperada, que ellos estaban en el edificio. 

Ahora, con el paso bloqueado a la zona, se arrima a ofrecer agua, almohadas y un espacio en su casa para quienes necesiten ir a dormir. 




Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba