Deportes

El River de Gallardo, una clasificación sufrida y un deja vu con sabor a gloria que los hinchas sueñan con repetir

River Plate sufría adentro de la cancha y el resultado contra Fluminense por la última fecha de la fase de grupos en la Copa Libertadores era irreversible. La tensión por lo que pasaba en el partido de Junior era grande. Hasta que desde un sector de la platea Belgrano llegaron gritos alocados por el empate en cero que le daba la clasificación al equipo de Marcelo Gallardo.

Recién en ese instante, cuando faltaban un par de minutos para que se cumpliera el tiempo adicionado, los jugadores se dieron cuenta de que estaban en octavos de final. Desde el banco de suplentes ratificaron esa buena noticia. Hubo un alivio. Pero nada de festejos. El ánimo por la derrota estaba por el piso.

Este final de primera fase tuvo algo similar a la primera Libertadores de Marcelo Gallardo. River fue segundo en el grupo. Y a diferencia de esta oportunidad, llegó a la última fecha con chanches por un primer milagro en México (perdía 2-0 con Tigres y lo empató en el descuento, cuando casi se quedaba afuera empatando).

En el cierre recibió a San José de Oruro, equipo boliviano, pero necesitaba ganar y que Juan Aurich no venciera a Tigres, ya clasificado y con suplentes en Perú.

En la última fecha, la noche en el Monumental se le hizo fácil a River ganándole a San José. Y como la noche más reciente contra el Fluminense, estuvo pendiente de otro resultado, más allá de que dependía de sí mismo y buscó el empate hasta el final.

Teo Gutiérrez celebra en aquella goleada de 2015 contra San José de Oruro. Foto Maxi Failla

Teo Gutiérrez celebra en aquella goleada de 2015 contra San José de Oruro. Foto Maxi Failla

Durante gran parte del partido estuvo en desventaja (desde que se puso 0-1 hasta el final) y tuvo la fortuna de que Junior de Barranquilla nunca pudo doblegar Santa Fe, el mismo equipo que la semana anterior había sido muy débil contra un equipo con Enzo Pérez en el arco y sin suplentes.

Aquella vez, el milagro llegó con la combinación que necesitaba: ganar y que Juan Aurich no venciera a Tigres. Y así pasó. El equipo mexicano triunfó en Perú en un tremendo 5-4. Ahora, si bien River dependía de sí mismo, perdió y necesitó una patinada de Junior, que en Ecuador tuvo todo para pasar. Pero no lo aprovechó y dejó a River, segundo, en octavos de final.

“Tengo la sensación de una buena señal, que hubo una señal. Cuando nosotros estábamos totalmente abatidos, ese empate sobre el final nos da una chance, y nos vamos a aferrar a esa chance”, había dicho el Muñeco tras aquel partido con San José en el Monumental.

En aquella oportunidad, Enrique Esqueda, delantero de Tigres, había sido el héroe por haberle convertido tres goles a Juan Aurich. Esta vez, el que ocupó ese lugar fue el defensor Alejandro Moralez, un juvenil de 20 años que mide 1,90 metros.

¿El motivo? Sacó dos pelotas sobre la línea que eran jugadas cantadas de gol de Junior… Al igual que a Esqueda, los hinchas de River lo buscaron por las redes sociales para agradecerle. En parte, gracias a Moralez, el equipo de Marcelo Gallardo sigue en la Copa Libertadores. Y todos en Núñez ya saben cómo terminó aquella vieja historia…

Mirá también

Mirá también


Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba